Entradas

Cumple en una bolsa!

cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
Empezamos la semana con el cumple de Aida y la vamos a acabar también con la celebración de cumpleaños diferente que hemos tenido este año. Como la idea de una fiesta en casa era inviable y venía parte de mi familia a visitarnos, decidimos ir a Faunia a pasar el día (por recomendación de Dácil, gracias!), pero como nos habían advertido que comer allí no era del todo recomendable, se me ocurrió hacer algo que tenía muchas ganas de hacer desde hace tiempo:

Un cumple con bolsas de picnic!! con lo que me gustan los picnics y las fiestas… la idea me pareció estupenda y salió tan bien que creo que repetiré.

cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
Y aunque al principio mi hija iba por casa en plan dramático “yo solía tener una fiesta en el jardín con muchos invitados..” cual Escarlata O´Hara :-), enseguida se emocionó con la idea de la fiesta/picnic y con las cosas que podíamos meter en cada bolsa.

Yo quería comprar unas bolsas de papel blancas en vez de las clásicas en papel de estraza. Pero no fueron nada fáciles de encontrar, así que a última hora, me salvó un tutorial del libro de el tarro de las ideas, que explica cómo hacer bolsas tu mismo con cualquier papel, pero en este caso recomendaba usar papel de horno. Nunca se me hubiese ocurrido y fue la solución perfecta!! papel resistente, fácil de manejar y lo tenemos todos en casa…
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
Sólo tuve que seguir el tutorial de la bolsa básica y utilizar cola blanca para pegar los bordes (como el papel está encerado, la cinta adhesiva no vale…). Una vez pegadas las bolsas, con una plantilla calcamos los dibujos que habíamos elegido (una A grande y el número 12). Habemus bolsas!!
Como el papel es semitransparente, se copia perfectamente. Y como me gustó tanto la idea del papel de horno y no podía dejar de hacer bolsitas, porque una vez que empiezas a hacer algo y te sale bien, a mi por lo menos me cuesta dejarlo…, preparé también unas más pequeñas para los bocadillos y las galletas saladas:

cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday

cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
Con las bolsas ya listas, sólo quedaba preparar lo que iba a ir dentro!. Como es un cumple, además de bocadillos, no podían faltar chuches, galletitas, snacks, lacasitos, caramelos…
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
Todo empaquetadito con papel de seda y washis en los mismos colores de la bolsa: blanco y rosa. Los paquetes pequeños que veis en las fotos son galletas de animales de chocolate, oreos y mentos:
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
Y como detalle “no comestible” también colocamos unos pomperos y unas chapas que Aida preparó en una máquina en el taller del colegio con su nombre y el número 12.
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
Y por supuesto, las galletas que nos envió Paula desde Vigo, ya que íbamos a Fuania, algo de temática “animal” había que incluir….
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
Una botella de agua para cada uno adornada con washi tape, otra de su refresco preferido, unas etiquetas con dedicatoria especial de la cumpleañera y listos!!
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
Y os aseguro que les llegó para todo el día :-). Yo creo que vamos a repetir esta idea, me ha encantado porque lo puedes preparar con antelación, así que el día de la celebración te relajas (algo nuevo para mi), y por otro lado en el parque te olvidas del “quiero agua”, “tengo hambre”, ya que cada niño lleva su mochila con su pack y ellos mismos se administran. Es muchísimo más cómodo, eso sí, les he visto comer bocadillos a las doce y chuches y galletas al medio día, pero por un día, no nos vamos a complicar con las tablas de nutrición, no?? :-).
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday
cumpleaños picnic. Birthday in a bag, picnic birthday

Lee el post original

Entradas encadenadas – Farolillos chinos con luz

Hace mucho tiempo, en una galaxia lejana… abrí este blog. Ya sé que lo sabéis, pero una tiene que ir lanzando citas frikis siempre que puede, que hay una reputación que mantener.
En fin. Hace unos cuantos años que empezó el blog y curiosamente hay ciertos posts que siguen generando un montón de tráfico. Digo curiosamente porque cuando voy a verlos me sorprende que Google los indexe y que la gente entre a verlos con lo feas que son las fotos y lo escueta que es la información. Claro que también es una alegría verlos, porque me doy cuenta de todo lo que he aprendido, pero en general la sensación es más de vergüenza total ante mi completa falta de ídem.
Así que he decidido ir actualizando algunos de los posts más viejunos, cambiarles las fotos y darles, en general, un aire más decente, para que quien entre a mi blog por ahí no huya despavorido.
La buena noticia, si es que la hay, es que repasar esas viejas entradas para sacar fotos más bonitas y desempolvar un poco los tutoriales, es que voy a poder recuperar ideas y desarrollarlas un poco más.
Y es que, siendo sinceros, este blog empezó como un lugar donde documentar actividades con pompones pequeñitos, porque por ese entonces, si no me equivoco, el pompón mayor tenía 5 años y los peques 3. Y poco a poco se fue transformando.
Transformarse es una cosa buena. Nunca he entendido a la gente que se queja cuando su grupo favorito saca un disco distinto, con un estilo nuevo. Solo AC/DC pueden sacar el mismo disco durante 30 años sin que el resto de los mortales nos aburramos. El resto de los grupos tienen que evolucionar y probar otras cosas para crecer y mejorar.
No es una traición personal que una escritora de libros juveniles se pase a la novela adulta, ni que un blog que trataba de manualidades infantiles se convierta en un cajón desastre para todo tipo de DIY, por mal que le pese a mi amiga Ruth, que a veces me tira de las orejas cuando no sabe qué hacer con sus hijos.
Pero me voy por las ramas. Como este blog empezó siendo un catálogo de actividades infantiles, hay todavía un montón de ideas que pueden mejorar y evolucionar y tener una nueva vida. Y como en casa somos mucho de reciclar, no las vamos a dejar ahí tiradas sin más, ¿no? Así que de vez en cuando voy a hacer una entrada encadenada que recupere un post antiguo y amplíe la actividad, con enlaces en ambos posts a su post encadenado. Que viva el reciclaje.

Pues bueno, una de las primeras ideas que compartimos en el blog fueron los farolillos chinos. Son súper fáciles de hacer y seguro que ya los hacíais cuando erais niños. Pero si no sabéis por dónde empezar, aquí os explico cómo hacerlos. Con mi lacónica forma de comunicarme de hace cinco o seis años, pero con fotos más o menos bonitas (sigo sin cámara!) realizadas ahora. No os he dejado ninguna foto vieja porque solo había una y te hacía venir ganas de llorar.
¿Qué le hemos hecho al farolillo para actualizarlo? Primero, cambiarle el asa de papel por un asa de cinta pegada con washi tape. Que los pompones preadolescentes son mucho más cuquis que los pompones niños.
Pero además, hemos cortado un círculo del mismo diámetro que la base de nuestro farolillo y lo hemos fijado con washi a la parte inferior del farolillo. Hemos comprado unas velitas eléctricas, de esas que tienen LED en la llama y las hemos metido por la abertura superior. Y voilà.

Ya tienes farolillos para tu fiesta en el exterior, para tu cena romántica en el balcón o para iluminar la mesa del estudio o el comedor mientras tú descansas vegetando en el sofá frente al último capítulo de la temporada de la serie que mires. Porque ahora es época de últimos capítulos (y si veo una vez más el anuncio de The Walking Dead voy a ser yo la que empiece a arrancar cabezas).

En fin, ahí está, nuestra primera entrada encadenada. Podéis ir a ver el post original, Farolillos chinos.

Lee el post original

Haz un cuadro con clavos e hilo para #elretopinterest

Por fin he llegado a uno de los #elretopinterest que cada mes lanza Marta de Scarlata y el Señor Don Gato II. Este mes nos retaba a hacer un cuadro con clavos e hilo y esta es mi aportación: una flecha que he puesto en un rincón de mi espacio de trabajo y que me recuerda que siempre tengo que mirar y seguir hacia adelante:
Nunca había hecho uno pero es muy fácil e intuitivo. En una tabla, corcho u otra superficie dibujáis el motivo que queréis hacer, seguidamente ponéis clavos por todo el contorno y por último vais pasando un hilo de uno a otro.
Lo mejor de todo es que no hay reglas, se puede hacer libremente o siguiendo un patrón pero el resultado os va a quedar bonito y original.

Es muy rápido de hacer y aunque no tengáis maña con el martillo no os preocupéis porque los clavos se meten en la madera sólo lo suficiente para aguantar el hilo, así que es difícil que queden torcidos.
Os dejo unas fotografías donde se ve el paso a paso de esta manualidad. La modelo es la niña, que en cuanto vio cómo quedó el mío le faltó tiempo para pedirme una madera (pintada con chalk paint como la mía, ojo), un corazón dibujado e hilo rosa.
El material necesario es:
– Hilo, lana, cuerda, según lo que se quiera crear y el tamaño de la base.
– Clavos, grandes o pequeños también según dónde vayáis a hacerlo, no es lo mismo una maderita como estas que usamos nosotras que un mural de madera aglomerado, homigón, etc.
– Martillo para clavarlos, el mío no salió porque no está para enseñar.
– Dibujo con el motivo que queramos hacer, lógicamente adaptado a las medidas de la base. Os sugiero que en el mismo pongáis ya los puntos donde irán los agujeros porque aquí es más fácil calcular la distancia entre ellos.
El primer paso es centrar el dibujo en la base y con uno de los clavos ir marcando los puntos donde irán el resto. Aquí golpearemos suavemente con el martillo porque sólo queremos la marca, no clavarlo:
Es muy práctico hacerlo así porque a la vez que marcáis el dibujo haréis un agujero en el que luego será más fácil y cómodo clavarlos definitivamente:

El tercer y último paso es ir pasando el hilo de un clavo a otro. Sin orden, siguiendo un patrón, uno sí y otro no, que se crucen sólo en el centro, de cualquier forma que lo hagáis quedará bonito y original:

¿Qué os parece cómo ha quedado? ¿Creéis que os animaríais a hacer uno? Si queréis más inspiración en el blog Scarlata y el Señor Don Gato II estaremos [email protected] [email protected] participantes en el reto.
¡Que paséis un feliz fin de semana!

Lee el post original

Arrullos y algo más

Ya os conté que he ido a Amsterdam, este fin de semana pasado, y allí he visitado a mis amigas embarazadas (embarazadísimas por cierto).
Les quería llevar algo especial, y hecho por mí.. y no sabía el qué. Busqué camisetitas para personalizar, pero no encontré nada que me convenciera, y de repente me acordé de un post de El taller de las cosas bonitas y me fui a comprar telas. Y lo que es el subconsciente.. o la memoria dormida.. compré exactamente la misma tela para uno de los arrullos, que el que usó ella para el que hizo a su bebé. Porque Mónica esperaba un niño y mis amigas un niño y una niña, así que busqué un color que fuera neutro y el gris de topitos y el de rayitas me lo parecieron.
Compré también puntilla, porque yo para esto soy muy clásica (quien lo diría jeje) y en la mercería que fui la tenían ya fruncida (un trabajo menos).
Arrullo


Cuando estaba esperando a Laia, mi madre me hizo unos arrullos y tanto con Laia como con Mario los usé muchísimo!! Y para todo! para salir del baño, para que jugaran en el suelo de bebés, para taparles en la sillita, para los viajes… Tenía dos y los iba lavando para tener siempre uno listo!

Nunca había hecho uno, pero me lancé. Las medidas me vinieron casi dadas, porque el señor de la tienda de las telas me cortó la cantidad que necesitaría de cada tela, y de la de toalla lo mismo, pero es doble.
Así que han salido unos arrullos de aproximadamente 75×80, y son bastante grandes y gustosos.
Lavé todas las telas antes de ponerme a trabajar con ellas, porque el algodón encoje.. no fuera a llevarme una sorpresa después.
Arrullo


Preparé la tela, cortando primero el rectángulo (gracias a los topos y las rayas fue muy fácil no perder la línea recta) y después redondeé dos de las esquinas… con la ayuda de un plato! marcando bien con un lápiz.
Arrullo
Arrullo

Sin la puntilla en esta foto se ve cómo quedaría preparado el sandwich.

Pero yo quería añadirle puntilla, y ya estaba fruncidita, así que sólo tuve que hilvanarla a lo largo de los bordes laterales y superior (dejé libre la parte de abajo), dejándola hacia adentro.
Arrullo


Después preparé el sandwich con la toalla.

Arrullo
Arrullo
Fijaros en la foto que la tela está del revés con la puntilla hacia dentro, y la toalla por el lado mullidito hacia dentro también.
Y a la máquina con mucho cuidado de no pillar la puntilla!
Nota: Si no pones puntilla te saltas ese paso y es hasta más rápido coserlo después.

Dejamos sin coser un trozo, en la parte que no hay puntilla, para poderle dar la vuelta después.

Una vez dada la vuelta, comprobamos que ha quedado bien (en la primera tuve que descoser algún trozo porque había pillado la puntilla y porque los extremos de la puntilla no los preparé bien).
Cosemos con punto escondido el hueco y ya tenemos listo el arrullo.. en mi caso los dos!
Arrullo
Arrullo


A mí me parece que han quedado preciosos. Y estoy orgullosa de mí misma, porque nunca había hecho uno 🙂

Arrullo



Pero quería hacerle algo más a uno de los bebés con lo que me había sobrado de tela. Y pude añadir otro detalle, esta estuche personalizado para guardar unas gasitas, los chupes, o lo que su madre necesite.

Nota: Tengo un tutorial medio preparado de un monedero siguiendo la misma técnica que he usado para esta bolsita que salió más grandecita. Espero tenerlo para la semana que viene.

Bolsita personalizada

Bolsita personalizada

Bolsita personalizada

Yo creo que a las dos les ha gustado! Ahora sólo hace falta que pasen unos días para estrenarlos.

Feliz puente y nos vemos el lunes!

Paula

Lee el post original

Agenda de bolsillo con Washi

Ya sé que estoy un poco pesado con el washi, pero necesitaba publicar algo, y con tanto estrés ultimamente no doy más de mí. Os dejo este mini-post, espero que os guste!!!!

No sé si conocéis alguien que trabaje en un hospital (aparte de mí). Pero resulta un follón cada vez que alguien te formula la famosa pregunta…

-De qué vas X día?
Es inútil que intentes explicar tus turnos a familia o amigos, y casi se convierte en una clase de matemáticas con mezclas de D, M, N, T o V (algún día llegaré a despejar la X de mi planilla) así que mejor no explicar nada y llevar a mano tu “planning” y sacarlo en cuanto te haga falta.
De hecho el otro día un compañero me pasó un enlace a un blog donde se aborda el tema de las planillas y me hizo reír un rato (aquí), cosa que solo quien la sufre la entiende.
Cada año acaba apareciendo algún que otro calendario de este tipo que algún representante o sindicato majo nos regala, y la verdad es que es muy útil, así que en cuanto apareció este me hice con él para anotar mis turnos:
Como veis es tipo “acordeón” y cuando se cierra tiene el tamaño de una tarjeta, así que es ideal para llevar en la cartera. Además como detalle lleva 2 imanes que hacen que quede cerrado y más protegido lo cual es una ventaja, ya que tiene que durar un año entero.
Peeeeero, no me acababa de gustar, por muy bonico que nos lo regale Coloplast (marca de bolsas para ostomías).
Así que me acordé de unos celos decorados que compré en Casa el otro día, donde la chica de la caja, muy maja ella, conversó conmigo acerca de Washis, y me dijo que habían tenido algún modelo más. Tendré que pasarme más a menudo, ya que además vi que empiezan a incluir cosas de manualidades en su stock, como unas letras que ya he decorado y pronto os enseñaré.
Volviendo al post, el precio de los celos de Casa era fantástico y no podía dejarlos pasar, aunque reconozco que no tienen mucho que ver con el auténtico washi.
Son un poco más gruesos que el washi normal, pero aún así tras la primera prueba transparentaba la impresión de la portada del calendario, opté por forrar con cinta aislante blanca las tapas.
Me encanta decir eso de “ya tenemos nuestro lienzo en blanco”.
No me molan demasiado las cosas ñoñas, pero este Tape de Casa tiene unos colores llamativos, así que para una de las tapas me servía. Unas pasadas y en un minuto ya está forrado!
Para la otra tapa lo mismo, un poco de cinta aislante blanca y unas pasadas de celo decorado.
Cortamos los sobrantes con un cúter bien afilado.
Y ya tengo mi planning anual más molón! Ahora cuando alguien me pregunte algún turno ya puedo sacar to´ chulo mi planilla de bolsillo!
Aunque eso sí, primero habré de pasar los días uno a uno y procurar no equivocarme (ya me presenté una vez al hospital sin tener guardia ese día!)

Conclusión

– Nunca llegaré a entender mis turnos, por mucho planning que haga.
– Los representantes se estiran poco, pero cuando lo hacen se lo agradecemos mucho (aquí hay otro post con material propagandístico”)
– Como veis ultimamente no aparecen los chinos por aquí, aunque el otro día ví algo similar al Washi Tape en un bazar. Paradójico que un bazar que vende de todo no tengo algo tan asiático como el celo japonés.
– Este año repasaré 4 veces mi planilla transcrita, no quiero volver a pegarme el viaje hasta el curro de madrugada para tener que volverme para casa y encima aguantar el cachondeito.
– Señores Coloplast… gracias por sus calendarios y bolígrafos! para cuando el jamón?

Lee el post original

¿Reciclamos bombillas?

Nunca me habría imaginado reciclar una bombilla de esta manera hasta que lo he visto hace poco por Internet, y claro, no pude evitar hacerme con un florero así de particular. El resultado es sorprendente y muy minimalista, como a mí me gusta. Quizás el mayor problema sea buscar una base sólida que lo soporte e impida que vuelque (me acaba de salir la vena ingenieril) porque la flor que le puse pesa un poco y tiende a hacer que el florero desequilibre, pero Don’t worry! Hay solución.
En resumen: este DIY se caracteriza por el espíritu recicladero y por tanto es muy muy pero que muy barato. Sólo he gastado dinero en la flor, la cual, por cierto, la ha hecho mi madre de fimo (así no se marchita ☺).

Lo primero que necesitamos es una bombilla fundida del tamaño deseado; cuanto mayor sea más espectacular será el resultado. Tendremos que quitar la parte interior de la bombilla con mucho cuidado de no romper más de la cuenta.

Para darle un toque diferente introducimos un alambre en su interior generando formas aleatorias. A continuación pegamos la bombilla a una superficie, en este caso he usado un portavelas que había por casa y que nadie usaba.
Y una vez que tenemos las flores más bonitas del mundo las ponemos en el florero y listo para adornar nuestro hogar o para regalar. Y es que además ¡esta es la mejor época del año para realizar esta manualidad! Se acerca San Valentín y, quién sabe, podemos sorprender a alguien con un regalo tan personal y bonito. Dependiendo a quien se lo regalemos podemos poner unas flores u otras. Os doy algunas opciones más de flores.

Como cada mes participo en el desafío de las #diogeneras el cual consiste en hacer manualidades con objetos reciclados. El tema de este mes es San Valentín y Carnavales. Pásate por su blog y descubre todas los DIY de las demás participantes.
Además este post participa también en la Fiesta de enlaces 53 de Personalización de Blogs.
Muchas gracias por vuestros comentarios y visitas.
Cristina ♥

Visita la entrada original AQUÍ

BOOKMARKER DIY

Nunca he tenido marca-páginas, yo siempre he sido de doblar una esquina o colocar un clip, pero hace unos días navegando por pinterest encontré el marca-páginas más original que he visto en mi vida, así que me inspiró para hacer este DIY, que es muy muy sencillo!
 
I’ve never had a bookmark, to know where is my reading, I made  a mark in a corner or I put a clip, but a few days ago, surfing in  pinterest, I  found the most original bookmarker I’ve seen in my life, so I was inspired to make this DIY, which is very very easy!
Inspiration

 

¡Que no digan que leer es aburrido!
Do not say reading is boring!
Espero que os guste y gracias por los comentarios!
I hope you like it and thanks for the comments!

BOOKMARKER DIY

Hacer macetero con garrafa de lejía

Me gustan los típicos tópicos y darle vuelta de rosca a lo que no me gustan para amoldarlo a mí.
Quizás pienses, qué c*** dice este ahora?
Sencillo, estamos acostumbrados a ver ciertas cosas (espantosas) que tenemos asimiladas como normales pero que con un pequeño tuneo quedan un poco más aceptables, y es que… Nunca has visto una garrafa de lejía aprovechada como macetero? Apuesto que sí.
Como adicto a la lejía y amoniaco (también al suavizante para la ropa, que le haremos) que soy, en casa gasto litros y litros y cada vez que tiraba una garrafa sentía como si traicionara los principios de yonolotiraria. El otro día me levanté inspirado y pensé en homenajear esos feos envases amarillos y “salvar” uno del contenedor de envases.
Ahí va el paso a paso:

Aquí tenéis los materiales, como la mayoría de las veces no hace falta salir a por nada, ya que los tenía por casa. El retal me lo dio mi hermana, una virtuosa de la costura que junto con Serafín hacen cosas chulísimas para el hogar: cortinas, colchas, cojines, tapizados… Les tengo que pedir permiso para colgar algún trabajo suyo, como un almohadón para dormitorio infantil con forma de tabla de surf que me dejó “to loco”.

Seguimos con la materia prima del tuneo: además del retal usaremos tijeras, mi siempre admirada pistolita de cola termoadhesiva y cómo no la garrafa de lejía.
-Empezamos tomando como medida una maceta que tengamos por casa para que una vez acabado el macetero quede justo a la medida. Cortamos. La parte que nos sobra ya puede ir a la bolsa de reciclaje de envases 😉
-Lo siguiente será cortar el retal de polipiel. Primero lo cortas un poco a ojo y pillando como medida el envase cortas ajustando, pero dejando sobrante tanto por arriba (la parte que quedará abierta) como por abajo, en el “culo”.
-Con la cola bien calentita pones una tira a lo largo de todo el retal y forras.
-Tendrás un cilindro ya forrado. Con los sobrantes de los que hablaba antes.
-Por el “culo” (como me gusta llamarlo así) lo pegaremos sin compasión haciendo dobleces y poniendo pegotes de cola. Presionaremos con los dedos para que queden ajustados (Caution, la cola quema!)
-Arriba será más fácil, una tira de cola por la parte interior del borde y doblar para dentro el retal.
-Ya tenemos lo que era una garrafa convertida en un macetero “hand made”. Me encanta el efecto de saco que he conseguido. Como decía al principio había tomado como medida una maceta que tenía por casa que era un aloe que me había dado mi madre hace unos años. Tengo comprobado que en verano dentro de casa luce mejor, así que lo he incluido en mi dormitorio y ahora decora una estantería que hasta ahora le faltaba “algo”.
Además, gracias a su nuevo envoltorio la puedo regar sin miedo a que me estropee los muebles ya que el agua queda recogida en mi MACETERO LOW COST.
Tú también aprovechas las garrafas para utilizarlas como macetero?

Hacer macetero con garrafa de lejía

Ideas para envolver tus regalos

Éste es el título del libro a cuya presentación asistí como invitada el pasado jueves en Rosas Crafts. Se trata del primer libro DIY de Index Book, y la verdad es que mola mucho. En la presentación nos enseñaron en un pequeño taller cómo crear una de las cajitas preciosas de este libro, y cómo decorarla. Hicimos una cajita cuadrada, estampamos manualmente el papel de regalo con el que la envolveríamos, y nos enseñaron a hacer estas flores pom pom tan bonitas. Nunca había hecho yo misma una cajita, ni me había puesto a hacer una flor de éstas, pero resultó ser bastante sencillo siguiendo las indicaciones del libro ^_^

Os dejo con las fotos de la cajita que creé. A ver si consigo las fotos de las otras chicas que asistieron al taller, ¡ nos lo pasamos genial!

recorté los extremos de mi flor en punta, por eso parece más un clavel, no sé, por variar un poco…
al abrir en elvoltorio, nos encontramos con la cajita
dentro pusimos chocolatinas, que por supuesto duraron un suspiro en casa ^_^

Desde aquí quiero agradecer a Index Book que me invitaran a la presentación, fue un placer conocerles y descubrir de primera mano las posibilidades (que son muchas) que nos ofrece su bonito libro.

Ideas para envolver tus regalos