Entradas

DIY Moodboard con raqueta

Que cualquier objeto puede ser rescatado para darle una vida mejor ya no es ningún misterio, y para las que somos muy diogeneras hasta la mínima cosa que encontremos nos sirve para reciclar.
Como prueba de ello os traigo el DIY de hoy.

Una noche paseando al perro iba miré en el suelo entre dos coches, cuando de repente ví lo que eran los restos de una raqueta de badminton. Las cuerdas rotas, sin palo, con la pintura gastada y algo deforme…pero para algo serviría! Así que a casa me la llevé.

Lo primero fue quitarle la cuerda y pintarla de nuevo con spray.

En casa tenía una especie de alambre plastificado en color dorado que ni se me ocurría para qué usar (esas cosas que se compran sin saber para qué…) y que me vino perfecto para este DIY.
Fui haciendo la rejilla de la raqueta hasta terminarla a mi gusto.

Aunque mi idea era colgarla en la pared, al final como tenía el principio del mango, decidí hacerle una base.
Cogí un listón rectángular, lo corté, lijé…

Le hice el agujero en el centro para encajar el metal, y listo!

Aunque tengo ya unos cuantos moodboards en casa, tenía la excusa perfecta con ésto para hacer otro a coste cero.
Al tener la cuerda viene genial para colocar postales, papeles, etc.
No es de un gran tamaño, pero para algunas cosas pequeñas que queramos tener a la vista viene bien.

También se puede usar para colgar la bisutería, como los pendientes por ejemplo…
Un DIY de lo más económico. fácil y práctico, no creéis? 🙂
Con este reciclado participo en el Finde Frugal que Marce organiza cada viernes. No te quedes sin pasarte por su blog y ver todas las propuestas!
Nos leemos pronto.

Lee el post original

Bote de cocina reciclado con chalk paint y tela

Allá por el verano os enseñaba un bote de cocina de esos de guardar legumbres que había reciclado con chalk paint y tela aquí. Entonces os contaba que había salido de la casa del #pueblitobueno que sigue guardando tesoros en forma de juegos de café con dibujos de parejitas que parecen sacadas de la corte de Luis XVI, platos de duralex y tazas de desayuno con diseños psicodélicos. Hay un crucifijo de madera regalo de boda de mis padres tan grande que el Jesucristo parece un Nenuco con un rosario a juego con las bolas del tamaño de pelotas de tenis, que porque todavía no he sido capaz de convencer al esposo que si no ya lo tenía colgado en la entrada o estaba presidiendo el comedor. Palabra.
Yo cuando voy por allí controlo las ganas de llevármelo todo poniendo por delante el criterio de que tenga una funcionalidad pero estoy planeando una remodelación en casa sólo para traer todas esas cosas que hay muchas que son guapas de puro feas que son.
Y doy gracias mientras que esto no vaya a mayores (en tamaño, se entiende) que hay una mesita que cada vez que la veo me pone ojitos y no hago más que visualizarla pintada con chalk paint en la habitación de la niña y una cómoda con espejo que ya he desarmado y pintado mil veces en mi cabeza, el mueble para escritorio de la niña y el espejo para nuestra habitación que hasta los colores les tengo decidido, oliva para el mueble y gris francés para el espejo.
Mientras, aplaco mis ansias restauradoras con cosas menos aparatosas o al menos más fáciles de disimular entre el equipaje que traemos de vuelta de esas visitas, como este bote de cocina.
La base es el gemelo del que os enseñaba en julio y os prometo que ya no se hacen cosas como las de antes, porque estos botes deben de datar de la época de recién casados de mis padres (…) y ni una grieta ni una falta ni nada de nada, impecables como el primer día excepto el dibujo pero yo creo que ahí lo mismo que pasó fueron los años de exceso de celo de mi madre con el estropajo más que la calidad de la pintura y si no juzgad [email protected] [email protected]
Para éste escogí una tela de fondo gris con estrellitas blancas que nada más verla la compré aunque no sabía en qué iba a emplearla porque me enamoró al primer vistazo. La tapa quería coordinarla con la tela y la pinté con chalk paint gris claro.

Queda taaan bonito y es tan práctico para meter mis cosas de manuales. ¿A [email protected] cómo os parece que ha quedado?

¡Feliz comienzo de semana y que la tengáis muy buena!


Lee el post original

Cómo echar el lazo a una cremallera DIY

En el post de hoy os traigo una idea que llevo poniendo en práctica desde que la niña empezó a reclamar su autonomía en el apartado de imagen personal. Esta criatura desde bien pequeña se ha empeñado en vestirse ella sola y que no se te ocurriese intervenir para acabar de meter un botón en un ojal por más que te estuviesen mordiendo los perros porque no llegabas al colegio por la mañana o echar mano a una cremallera que no había forma de encarrilar para que al esposo no empezase a salirle humo por las orejas mientras esperaba con el coche arrancado en doble fila.

Ahí teníamos que estar los dos aguantando como campeones contemplando esos deditos regordetes y torpes sin poder echarle un manotazo y acabar de vestirla de una vez como se ha hecho toda la vida de Dios. Que las profes de Infantil estaban encantadas predicando las bondades de la autonomía y tú mientras te acordabas de la madre que parió al del invento. Que en la teoría todo funciona porque para eso es teoría pero hay que ver las trifulcas que hemos llegado a montar en esta santa casa a cuenta de que la niña se empecinaba en abrocharse ella los botones (todos y cada uno) de una camisa por no hablar de las cremalleras de anoraks y de chaquetas de chándal. Con decir que después de una muy gorda y memorable llevó sólo camisetas durante un año.

Lo de ponerle un corazón de tela al anorak (aquí) se me ocurrió como medida desesperada y funcionó. No más líos con las cremalleras. Hasta en la mochila le puse por si acaso (aquí) y otro día os enseñaré el del estuche de clase, que también lleva lo suyo.

Aparte de la funcionalidad, ponerles un adorno en el tirador (por donde se coge) hace que luzcan muy bonitas, así que cuando por el verano compré este neceser se me ocurrió ponerle un lazo negro igual que el que trae de charol y este fue el resultado:

No me llevó nada hacerlo y fue tan sencillo como quitar el tirador que traía el neceser y sustituirlo por el lazo negro, que hice yo misma. ¿Qué os parece cómo ha quedado? Original seguro que sí y yo creo que ha ganado con el cambio. ¿Habéis hecho algun@ de [email protected] algo así? Contad, contad.

¡Pasad un feliz martes, que esta semana es un día más corta!

Lee el post original

de cómoda de dormitorio a vajillero de salón

Buenos días!
 
Hoy os enseño el cambio que ha dado la antigua cómoda de mis abuelos…
 
Cuando me cambié a esta casa, quise recuperar varios de los muebles de mis abuelos, dándoles un aire más actual, más en mi estilo…esta cómoda estaba en su habitación, haciendo las veces de tocador, con un espejo arriba…y yo me la quería llevar al salón!
 
Así que me puse manos a la obra…
 
 
 
En su inicio la cómoda llevaba una encimera de mármol, y al quitarla dañó un poquito la superficie, pero al lijar la superficie ya no se notaba…
 
 
Los pasos a seguir son sencillos…lijar, limpiar, decidir colores y pintar!!
 
Utilicé mi pintura de cabecera, la que nunca me falla, pintura acrílica multiusos de Tkrom
 
 
Empezamos!
 
 
Primero apliqué pintura por todos los bordes y con decoración…
 
 
 
 
Las patas tenía claro que no las quería en el mismo color, pero no me decidía, así que las dejé sin pintar para ver el efecto y decidir posteriormente…
 
Los cajones llevaron su trabajo…pero más de lo mismo, lijar, limpiar, pintar…
 
 
…dan ganas de soplar eh
 
Una vez pintado todo el mueble, tocaba decidirse por las patas…
 
 
Finalmente me decanté por hacer una chalk paint casera (muy muy pronto el contrapost a favor de esta, con receta incluida, de mientras podéis ver las desventuras de Helena · Sopa de Sobre con la chalk paint)
 
 
Patas grises!
 
 
 
 
et voilà
 
El porqué de que los pomos tuvieran un toque amarillo, no era otro, que porque el cuadro que ya os enseñé aquí, tiene estos tonos, y me apetecía que todo tuviera un punto de unión…
 
 
 
¿Qué os parece? Os gusta cómo ha quedado?
 
Yo estoy súper contenta, además con esto, completo los puntos 24 y 25 de la Operación, la casa de mi sueños 😛
 
 
 
 
 

Lee el post original

p>

La vuelta al cole: DIY portalápices

Cómo ya anuncié en Facebook, a partir de ahora las publicaciones en el blog, serán los martes y los viernes, y para estrenarnos en esto de los viernes, os recupero un post que prepararé para las chicas de Hoy Compartimos, que es perfecto para la vuelta al cole.
 
Se trata de un portalápices con estampado étnico, a partir de un bote pequeño de patatas Pringles.
 
 
Empezamos!
 
 
Nos deshacemos de la tapa, y pintamos el exterior del bote en el color que más os apetezca, yo en este caso, me hice una chalk paint casera en un tono turquesa tirando a mint…
 
 
Ahora no recuerdo de dónde saqué el papel, creo que de algún tutorial de Pinterest, y lo imprimí, pero no estoy segura, de todos modos, podéis usar lo que más os guste, si tenéis papeles bonitos por casa, de scrap, de decoupage, de periódico…lo que se os ocurra!!
 
Lo pegamos, y ahora vamos con el bordecito de arriba…queda feo, y se nota que es un bote de patatas, así que buscamos algún cable viejo que tengamos por casa.
 
 
Cortamos con el cúter, a lo largo, para sacar del interior el cable eléctrico, y quedarnos solamente con el cable negro, que lo recubre.
 
 
Ahora, sólo tenemos que aplicar un poco de pegamento, cola, silicona caliente…en los bordes e ir colocando el cable, que encaja casi a la perfección!!!
 
 
Sujetamos con una pinza para que no se suelte, hasta que quede totalmente pegado
 
 
 
Y aquí está terminado, qué os parece? Fácil y bonito, con un toque diferente al llevar el bordecito cubierto.
 
Os animáis a hacer uno? Si es así, estaré encantada de verlos!!!



Redordad que hoy termina el plazo para que subáis vuestros collages de 39 grados…a la sombra! al grupo de Flickr!!!
 
 
Y por último os quiero pedir un favor…no os llevará más de 5 minutillos y a mi me haréis un favor enorme!!!!
 

Lee el post original

p>

DIY ¡pinta tus latas!

Mientras espero pacientemente a que todo vuelva a su sitio, os traigo un DIY que tenía guardado bajo la manga. Iba a ser un tutorial de lo más sencillo, pero no. Os cuento lo que he hecho, en qué la he liado y cómo lo he solucionado. ¡Allá vosotros si os queréis meter en el fregado!

DIY ¡pinta tus latas! by I am a Mess

Primavera, y con ella, los pelos. No los míos, los de los peludos que viven con nosotros. Aunque nos regalan sus pelos todo el año, en primavera ya es la locura, así que a los gatos les he comprado hierba gatera (no perderán menos pelo, pero tienen menos riesgo de que se les formen bolas en el tracto intestinal).

Mi primera intención era usar una lata de galletas para la hierba. Y he aprovechado el momento para pintar unas cuantas más que tenía por ahí guardadas; unas para maceteros y otras para ordenar el escritorio.

DIY ¡pinta tus latas! by I am a Mess

1. Después de limpiar bien las latas les di un par de manos de imprimación. Todo bien, pero justamente en la que quería para la hierba gatera la imprimación no se quedaba. Como si fueran agua y aceite (jamás de los jamases voy a volver a pintar una de esas latas).

Solución: Le di unas 5 manos y quedó horroroso.

2. Las pinté todas de blanco ¡perfecto!

3. Puse cinta de carrocero y  pinté algunas con negro y otras con gris.

DIY ¡pinta tus latas! by I am a Mess

4. Retiré la cinta de carrocero y… ¡Horror! No se si es que tiene un mecanismo oculto completamente desconocido para mi. Pero quedó fatal.

Solución: Repasé los bordes cuidadosamente… Y las primeras latas blancas y negras quedaron bien, les puse unas suculentas del jardín y ¡hecho!

DIY ¡pinta tus latas! by I am a Mess

5. Las grises quedaron fatal aunque las repasé con primor.

Solución: Las pinté “a mano alzada” sin tratar de hacerlo perfecto y luego les hice unos puntos como me apeteció con un rotulador posca blanco. Al fin y al cabo ¡va más conmigo!

6. Además como estas van en el escritorio las forré por dentro.
(nota mental: El poto necesita más agua).

DIY ¡pinta tus latas! by I am a Mess

7. ¡Horror! La lata para la hierba gatera no podía estar peor, ni mano alzada ni nada. Cuando tu amor te suelta: “Nada más que te des la vuelta lo tiro”. Tienes que admitir la derrota.

Solución: Le planté un papel adhesivo que me sobró de cuando forré las mesitas de noche (el mismo de las otras latas) y aquí no ha pasado nada.

8. Planté la hierba, que el verde mejora mucho cualquier cosa. Es muy fácil (esto si), viene todo junto y solo hay que añadir agua. En cuatro o cinco días empiezan a salir y luego crecen como un centímetro al día.

DIY ¡pinta tus latas! by I am a Mess

Por si os ha sabido a poco, os dejo con otras latas, muy chulas y originales:

DIY ¡pinta tus latas!fuente Flickr (wrongdecade) vía Áurea en pinterest

DIY ¡pinta tus latas!fuente Flickr (Florencia Delboy) vía Áurea en pinterest

DIY ¡pinta tus latas!fuente White life vía Áurea en pinterest

DIY ¡pinta tus latas!fuente Lalole Blog vía Áurea en pinterest

DIY ¡pinta tus latas!fuente Family Chic vía Áurea en pintares

Ahora bien, que sepáis que aquí en las españas las latas de conserva vienen con Bisfenol A que es muy maligno, por lo que es mejor evitarlas (si no lo digo, reviento).

Lee el post original

Cincuenta y siete · De pizarra vileda a pizarra de tiza ·

Ainsss que corta se me ha echo esta semana de vacaciones que he tenido..snif snif, ya estamos de vuelta, y hasta dentro de un mes y pico no vuelvo a tener otra semanita, pero bueno, he cargado pilas, que es lo importante!!

Hoy os traigo un antes y después 🙂


Esta pizarra vileda, magnética, con mini estantes y reloj es de Ikea, aunque ya no la comercializa 🙁 (siempre dejan de hacer las cosas que más me gustan), total que la pizarra “vileda” dejo de funcionar jeje, los rotus pintaban pero no había nadie que consiguiera borrarlo, y se había quedado bastante fea, así que un día decidí cambiar de blanco a negro y la transformé en una pizarra de tiza, de las de toda la vida!!

Aquí va el paso a paso…
Lo primerisimo que hay que hacer es limpiar bien toda la superficie, una vez limpia y seca, empezamos con la primera mano de pintura pizarra…


Hay que dar una segunda mano para que la pintura agarre bien y tape toda la superficie


Así tal cual no me decía nada, así que decidí darle un toque a las mini baldas rojas…
Use washi tape, servilletas y cuerda




Vale, ya están las mini baldas y los huecos decorados, pero le faltaba algo, así que pinte toda la superficie con una tiza y la limpie con una servilleta, así conseguí el efecto de pizarra de las de verdad, al reloj le pinté los números en tiza y listo!!


Bueno, aquí va una vista de la pizarra terminada

Y a vosotros, cómo os gusta más??

Visita la entrada original AQUÍ

El regalito de Naia

Hace unas semanas, os enseñé una selección DIY de regalitos molones para bebés, y hoy os enseño el regalito que le preparé a Naia.

Antes de nada os presento! Naia es la hija de una buena amiga, nació a finales de Agosto y es taaaaaaaaaaaaaaaan guapa…. me tiene enamorada 🙂

Esta niña me pierde, y antes de que naciera ya se había decidido que iba a ser mi modelo fotográfica preferida y con la que iba a practicar mis fotos con recién nacidos jijiji.

Queréis ver lo monísima que es? mirar, mirar, os presento a NAIA!!!


Es mi alcahuetilla preferida!! así con el dedito está pa comérsela, a que sí!?!
Y claro a la mami se le cae la baba con la niña…


Yo mientras hacía la foto desde lo alto también babea un poco, lo reconozco, son o no son adorables?

En fin, que me lío, hoy quiero enseñaros uno de los regalitos que le hice, y viene en modo de tutorial!!!

Le di mil vueltas a qué le quería regalar, y la idea de que tuviera un cartelico para la habitación con su nombre me gustaba mucho, así que me puse manos a la obra, he de decir que no quería algo muy de bebé, vamos que rositas, azulitos, cremitas, blanquitos y demás colores típicos de recién nacido, estaban totalmente descartados…

Aquí van los materiales y el paso a paso para poder realizarlo




Si os da tiempo, podéis hacer las letras vosotros mismos, pero si os pasa como a mí, que la niña decidió nacer antes de hora, jaja no tendréis otro remedio que ir pitando a comprar unas letras blancas, lisas y lasas. Y rezar por que tengan de todas y no os pase lo que a mi jaja … veréis que las A son V al revés porque estaban agotadas….pero vamos, sino os lo digo, seguro que ni os dais cuenta!!

Lo primero que hice fue pintar el tablero en un rosa….(esta es la parte más ñoña del cartel)


Lijar y dar aspecto de envejecido, es el segundo paso


Ahora le toca el turno a las letras, las podía haber pintado, pero cuando probé el papel con el rosa me gustó tanto que decidí empapelar con papel Decopatch, elegí este con estampado de cebra, para romper y que no fuera algo muy de bebé


El papel sobrante, simplemente se lija y queda perfecto al borde de las letras



Aquí de repente me dio la neura y dije…todo rosa y cebra? nononono quiero una letra de otro color, así que le tocó a la I que la pinté en un turquesa…

Y este es el resultado…


¿Qué os parece?
A los papis les gustó un montón, además al no hacer el cartel muy de bebé, cuando sea niña y/o adolescente lo podrá seguir teniendo, porque mola un montón!! De hecho estoy por hacerme uno así de molón para mi jaja

Visita la entrada original AQUÍ

Cuelga collares

A mi, lo de pintar tronquitos, ramas, palos de madera… es una cosa que llevaba apeteciéndome mucho tiempo, así que un día, estando en mi lugar favorito del mundo …
 
(ver foto y sentir envidia jeje)
 
Decidí coger uno tronquitos para hacer cosas, sin saber muy bien qué, y un día, se me iluminó la bombillica, vamos a ver! tienes un hueco libre? sí, necesitas un cuelgacollares? sí, te apetece algo original? sí, vale, ya está, lo tenía todo!! así que me puse manos a la obra…
 
Sí, has acertado, hoy os cuento en modo tutorial cómo hacer un cuelgacollares con una ramita 🙂
 
 
 
Primero lijamos un poco la rama, para eliminar trozos de corteza levantada y demás, luego marcamos con cinta de carrocero las zonas que queremos pintar, y pintamos!!
 
 
Una vez seco, se colocan los ganchos, en las distancias que prefiramos
 
 
Y ya está!! sólo queda colgarlo en el lugar elegido, fácil no?
 
Pues mirar que bien queda!!
 
 
 
 
Todos los colgantes son de “Soña de Soñar” que ya que todo es mío me hago un poco de publi no?
 
Bueno, y con esto, consigo que el número 9 (mi favorito) de la Operación “La casade mis sueños” pueda ser tachado de la lista!!
 
¿Qué os ha parecido?
 
 

Visita la entrada original AQUÍ

humm, café rico…. y decorativo

Pues sí, hoy más que nunca podemos decir… Ójala que llueva café… Porque además de amantes de este caldo, hemos descubierto sus propiedades decorativas.

Todo empezó con el tuneo de este cofre:


Ya sabéis que somos unas incondicionales de “El Corto Maltés”, así que decidimos repetir algo parecido a lo que hicimos con el baúl hace ya unos meses.

En aquella ocasión, envejecimos las ilustraciones con betún de judea diluido con aguarrás, pero fue una tortura porque había que tener muchísimo cuidado con las cantidades ya que a la mínima se emborronaba todo y resultaba demasiado graso. Coincidió que nos habíamos pasado por el blog de Clara (si todavía no la conocéis, pasaros a hacerle una visita, os encantarán sus muebles, relatos y reflexiones) y vimos como utilizaba té para decorar un mueble. Fue entonces cuando se nos ocurrió y nos pusimos a experimentar, pero el té resultaba demasiado flojo, así que probamos con café.


Nos gustó el resultado:


Así que decoramos el cofre con las ilustraciones teñidas (y secas), pegándolas con cola blanca diluida en agua. Una vez seco, le dimos un par de capas de barniz transparente en spray para protegerlo.

Así quedó con unos cuantos años más encima.

Y ahora sí, nos vamos a tomar un café, que tengáis una muy feliz semana.

humm, café rico…. y decorativo