Skip links

DIY: Mi nueva cama hecha con friso de pared

Hace unos días atrás nos llegó desde Leroy Merlín España, una propuesta para realizar nuestras #ideasconvida. Para hacer el proyecto decidí coger el friso de pared blanco ya que me encantó y en una idea principal era colocarlo en la pared de la habitación a modo de cabezal. 

Como veis, la idea fue evolucionando y un día tomando algo le dije a mi marido.-Oye, ¿Y porque no hacemos la cama entera? a lo que él como siempre me respondió. -Pues llevas razón, vamos a hacerlo!. Y así, es como emprendimos la aventura de hacer nuestra propia cama. 
Fueron muchísimos los dibujos y los «planos» que llegamos a hacer para crear nuestra cama, fuimos a Leroy Merlín y cargamos con el material, el que nos sobró tuvimos que ir a devolverlo y cambiarlo por otro y así hasta que al final dimos en el clavo y tuvimos todo el material justo. 
Puedo decir que estoy muy orgullosa de lo que hemos hecho (se nota que no tengo abuela eh!!!) porque la verdad ha sido un gran reto para nosotros. Nunca habíamos hecho un mueble tan grande pero como siempre os digo, nos tenemos que poner a prueba para ver que somos capaces de hacer, y esta vez, hemos ganado nosotros!. Así que os animo a que lo probéis y veréis como con muy poco, podéis hacer que vuestra habitación de un cambio espectacular. Para quien no sepa como tenía la habitación antes, lo podéis ver aquí. Así que empezamos!
Materiales:

– Guardavivos
– Cola blanca
– Listones de madera
– Tornillos
– Caladora
– Metro, lápiz
– L de metal
– Pintura blanca (opcional)
Pasos:

Lo primero que tenemos que hacer es medir la altura que queremos nuestra cama, en mi caso era de 40cm, así que medí y me dio que tenía que cortar las lamas de friso a 30cm porque entre la parte superior y la inferior ya me sumaban los 40cm que yo quería. Corté todas las lamas que me hacían falta, que fueron unos 23 trozos aproximadamente (esto dependerá del ancho de vuestra cama) y las uní tal y como os enseño en las fotos. 

 Una vez presentado y visto que quedaba bien, guardamos esa parte y fuimos a hacer un lateral. Nosotros queríamos que un lateral se pudiera sacar para así poder almacenar cosas debajo de la cama (que a falta de espacio viene muy bien). Así que empezamos por la parte fija.
Cortamos los 23 trozos esta vez a 40cm, ya que estos no irían unidos con la parte superior ni la inferior que venía en el paquete, sinó que más tarde le añadiríamos un guardavivo y listo. 

Cuando tuvimos el lateral listo, volvimos a mirar que nos encajara y lo dejamos a un lado para empezar a hacer el cabezal.

El cabezal fue lo más fácil. Nosotros lo unimos a la pared esta vez, como si fuese friso!. Así que fijamos la parte inferior, después la superior y fuimos introduciendo lamas hasta que tuvimos todo el ancho de la cama hecho. Después añadimos unos listones en cada lateral y los pintamos de blanco para que quedara mas disimulado. 

Una vez tuvimos el cabezal hecho, nos pusimos manos a la obra con la estructura, así que fuimos midiendo los listones y cortándolos a la medida exacta. Como veis, nosotros aprovechamos la estructura de la cama para que los listones reposaran en ella y así hacer más fuerte todavía. 

Después con la ayuda de los clavos y las escuadras de metal, fijamos los listones de los laterales al cabezal. 

 Para que os quede bien visualmente, es muy importante hacer coincidir todas las juntas del friso, así quedará centrado y se verá mucho mas bonito. 

Cuando ya teníamos esto hecho, volvimos a cojer la parte de los pies y le hicimos un marco con listones, de manera que quedara todo bien sujeto. Este paso es muy importante para que el friso no se mueva.

Una vez hecho esto, fijamos el friso a nuestra estructura de la cama. Como véis en la fotografía superior, nosotros dejamos el trocito justo para que el listón encajara y así quedara mucho más fuerte.

Después seguimos con el lateral que iba a ser fijo, así que cogimos todas las lamas que habíamos montado anteriormente y cortado a 40cm y las encolamos con cola blanca a la estructura de la cama, después reforzamos algunos puntos con tornillos para que quedara bien sujeto. En la parte superior, medimos y cortamos nuestro guardavivo a medida de la estructura. 

Después empezamos con la parte que iba a ser la que podríamos sacar. Así que esta vez volvimos a cortar nuestro friso a 30cm y montarlo encima de los «railes» que traía nuestro friso. Después volvimos a hacerle un marco con listones pero esta vez solo unimos la parte inferior con un listón, y los laterales con un trozo de friso, ya que necesitábamos que fuese un poco más delgadito. En la parte superior de la puerta, le pusimos un canto de aluminio con forma de L que sería nuestra fijación para la puerta y la otra L fijada a la estructura de la cama.

Ahora solo nos queda rematar todos los perfiles con los guardavivos y pintar los cantos para que quede todo bien disimulado y ya tenemos nuestra cama lista para usar y decorar.

Yo para acabar de decorar mi habitación, decidí comprar esta manta de Leroy Merlín que por cierto os la recomiendo porque es una pasada de calentita!, y también compramos un calefactor para la habitación super coqueto, programable y con mando. Mi marido es súper friolero y le encanta que le toque el calor directo, así que nos hicimos con este calefactor también de Leroy Merlín y lo instalamos encima de la puerta de la habitación. Va genial porque va colgado como si fuese un cuadro, así que cada día, mi marido enchufa el calefactor y se está un ratillo debajo como polilla que busca la luz!!! jajajjaa.  


Espero que os guste! Este ha sido mi reto de #ideasconvida junto con Leroy Merlín, el cual agradezco desde aquí todo el apoyo que nos dan a los bloggers ya que sin ellos todo esto no sería posible.
Y recordad que si queréis hacerlo podéis ver todo el material justo en la comunidad Leroy Merlín donde participo

Y vosotras
¿También utilizáis el espacio de debajo de la cama?


¡Sígueme y no te pierdas nada!


Comparte este post en:

var linkwithin_site_id = 2295907; Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lee el post original

Return to top of page