Skip links

Cómo transformar una camiseta en una bolsa para la playa

Con la llegada del buen tiempo suele llegar también la renovación de los armarios: las prendas de abrigo suben a los altillos para ser sustituidos por ropa mas veraniega.

Pero no todas las prendas del verano anterior consiguen recuperar su sitio en el armario, unas veces porque ha cambiado la moda y otras porque hemos cambiado de talla…

Si no quieres renunciar a tu camiseta favorita, aunque se te haya quedado pequeña, puedes transformarla en una bolsa para la playa y seguir utilizándola.

En primer lugar hay que despiezar la camiseta, separando el delantero, la espalda y las mangas. Cortamos la pieza delantera para quitar la parte de las sisas y el cuello, dejando un trozo de tela con forma de rectángulo.

Con otro trozo de la camiseta (yo utilicé una de las mangas) recortamos un bolsillo, y lo cosemos al rectángulo que hemos preparado en el paso anterior. Para que resulte práctico hay que colocar una cremallera en la parte superior del bolsillo.

Una vez colocado el bolsillo, doblamos el rectángulo y cosemos el lateral sin llegar al final de la tela. Estos centímetros finales los rematamos con un dobladillo en cada lado. Ya tenemos cosido “un tubo” que es el cuerpo de la bolsa.

Con otra parte de la camiseta cortamos un cuadrado con las esquinas muy redondeadas, que formará el fondo de la bolsa. Para asegurarte de que el fondo tiene el tamaño que necesitas, puedes probar primero con un patrón de papel, hasta que encuentres la medida y la forma adecuadas.

Cose la pieza que acabamos de cortar en el fondo del tubo.

Al coser la bolsa con el fondo, hay que colocar una trabilla, que nos servirá para pasar la cinta que sirve de sujeción a la bolsa.

En la parte superior de la bolsa preparamos un dobladillo ancho.

Con ayuda de un imperdible, pasamos la cinta por el dobladillo de la parte superior

y por la trabilla de la parte inferior. Cosemos la cinta y con unas puntadas aseguramos la unión para que quede escondida debajo de la trabilla.

Y ya sólo queda colocar dentro la toalla y el bañador y seguir disfrutando de nuestra camiseta favorita.

Y si lo que quieréis reciclar es un jersey, no os perdáis este  tutorial para transformar un jersey viejo en un adorable gatito.

Si os ha gustado este tutorial y queréis estar al tanto de todo lo que publico, podéis suscribiros al blog o seguirme en Facebook, en Google+ o en Twitter.

¡Hasta la próxima!

Lee el post original

Return to top of page