Entradas

DIY Tarjetero

La semana pasada colgué la foto de este tarjetero en Instagram y tuvo tanto éxito que, a pesar de no tener mucho tiempo en este momento, monté el tutorial por si queréis hacerlo para estas vacaciones de Semana Santa.

Este tarjetero consta de seis bolsillos pequeños para las tarjetas y uno grande para el pasaporte y lleva un cierre de goma de pelo y botón. Es un proyecto fácil y sin misterios. Lo que más me ha costado ha sido hacer el patrón, pero como os dejaré todo las medidas más abajo, no creo que tardéis más de 2 o 3 horas en hacerlo.
Ya sabéis que tengo debilidad por las telas con flores y esta lona de Clarke & Clarke es ideal. Además de bonita, es resistente y tiene un aire vintage que me encanta. No obstante, si usais una tela más finita, os recomiendo planchar una entretela a ambas piezas principales o incluso a los bolsillos, antes de empezar a coser.

Mi inspiración

Materiales
Tela exterior
Forro
Goma de pelo
Botón
Alfileres
Regla
Tiza
Tijeras
Palillo chino u objeto puntiagudo
Hilo
Tutorial
Cortamos las telas:
Tela exterior:
Principal: 9″ x 9″ (23 x 23 cm)
3 Bolsillos pequeños: 5,5″ x 9″ (14 x 23 cm)
Bolsillo grande: 8″ x 9″ (20,5 x 23 cm)
Forro: 9″ x 9″ (23 x 23 cm)
2 Bolsillos pequeños:
Doblamos, enfrentando los derechos.
Planchamos y sujetamos con alfileres.
Cosemos una puntada recta y un margen de costura de 1/4″ (0,63 cm) el lado más largo y sin doblar de cada bolsillo.
1 Bolsillo pequeño y el Bolsillo grande:
Doblamos, enfrentando el revés.
Planchamos y sujetamos con alfileres.
Cosemos una puntada recta y un margen de costura de 1/4″ (0,63 cm) los lados más pequeños de cada bolsillo.
Damos la vuelta a los 2 bolsillos pequeños.
Planchamos todos los bolsillos.
Cosemos una puntada recta y un margen de costura de 1/4″ (0,63 cm) el lado doblado de cada bolsillo.
Sobre el forro:
Medimos y marcamos dos líneas paralelas: la primera a 2″ (5 cm) del borde inferior y la segunda a 1,25″ (3 cm).
Con los bolsillos con la costura hacia dentro:
Colocamos el lado sin doblar del primero sobre la primera línea y sujetamos con alfileres.
Cosemos una puntada recta y un margen de costura de 1/4″ (0,63 cm).
Repetimos los dos pasos anteriores con el segundo bolsillo y la segunda línea.
Con los bolsillos que tienen las costuras laterales:
Alineamos el lado sin doblar del tercer bolsillo pequeño con el borde inferior y sujetamos con alfileres.
Alineamos el lado sin doblar del bolsillo grande con el borde superior de la pieza principal y sujetamos con alfileres
Cosemos una puntada recta y un margen de costura de 1/4″ (0,63 cm).
Sujetamos con alfileres los bolsillos inferiores para asegurarnos de que no se muevan.
Marcamos una linea vertical en el centro.
Cosemos una puntada recta.
Ahora tenemos 6 bolsillos inferiores pequeños y 1 bolsillo superior grande.
Colocamos la goma de pelo en el centro del borde con el bolsillo grande.
Enfrentamos el derecho de la tela exterior principal con el derecho del forro (al que le hemos cosido los bolsillos).
Cosemos una puntada recta y un margen de costura de 1/2″ (1,3 cm), dejando un hueco de 4″ (10 cm) en la parte inferior para poder darle la vuelta más tarde.
Cortamos las esquinas (sin llegar a las costuras) y el exceso de la goma.
Damos la vuelta al tarjetero y sacamos bien las esquinas.
Doblamos la tela de la apertura hacia dentro, y planchamos bien todo el tarjetero.
Sujetamos la tela de la apertura con alfileres o con unas pinzas.
Cosemos una puntada recta y un margen de costura de 1/4″ (0,63 cm) alrededor de todo el tarjetero asegurándonos de que hemos cerrado la apertura.
Cosemos el botón.
Ya tenemos un tarjetero perfecto para irnos de viaje o incluso para el día día, sólo hay que cambiar el pasaporte por los billetes.
¿Precioso no? Desde luego estoy encantada con el resultado, tiene el tamaño perfecto para llevar todas mis tarjetitas conmigo.
Os animo a que lo hagáis, es muy fácil, no tardaréis nada y es un proyecto que no requiere mucha cantidad de tela, seguro que con los retales que tenéis en casa tendréis suficiente.
¿No os parece perfecto para el día de la madre?
El próximo DIY será una funda para Ipad que también os enseñé en Instgram!!!!
Asi que si no os la queréis perder, suscribiros al blog o seguidme en vuestra red social preferida!!!
Un abrazo y hasta pronto!!!!
 photo xoxosara_zpsb8452687.png
SÍGUEME EN
FacebookTwitterGoogle+PinterestRSSRSS
Blog original: www.sarascode.com

Visita la entrada original AQUÍ

renueva tus bolsas de papel

Cuando pienso ideas bonitas para envolver un regalo siempre me salen en formato cuadrado o rectangular, más grande o más pequeño, pero siempre en forma de caja. Y lo cierto es que no todos los regalos que hacemos tienen este formato. Os suena de lo que estoy hablando, verdad?
Este era mi caso. Quería envolver un bolso, más menos blandito, más o menos redondito. De esos que cuando acabas de envolverlos más que un regalo parece un bulto. Por no decir directamente que su aspecto es realmente amorfo.
Pues atentos porque… he encontrado la solución!

Es la ocasión perfecta para reutilizar las bolsas de papel que siempre guardamos. Claro que no vamos a entregar un regalo con una bolsa de otra marca! Qué hacer entonces? Pues tapar la marca. Y al taparla es cuando una simple bolsa de papel se convierte en el regalo más bonito.
Y si no que se lo pregunten a mi madre, que cuando lo vio me dijo – no sé lo que habrá dentro pero lo de fuera ya me encanta!-

Y a vosotros? os gusta la idea? Pues vamos con el paso a paso:


Fácil y rápido. Necesitaremos una bolsa de papel, cinta adhesiva de doble cara, una tira de papel bonito tan largo como el perímetro de la bolsa y tan ancho como la marca que lleva. También un lazo o moño.

Ponemos la cinta adhesiva en todo el contorno. En uno de los laterales ponemos la cinta también a lo largo. Ahí pegaremos el principio y el final del papel. Para terminar le ponemos un moño. Colocamos el regalo en el interior y lo tapamos con una tira del mismo papel. También le podemos dar una vuelta en papel de seda eligiendo un color que combine con el papel principal.

Como papel elegí papel pinocho o crespón rosa fuerte. El cambio de tono lo podéis conseguir sumergiendo la mitad del papel en agua durante algún tiempo. De este modo se decolora. El moño lo hice con blondas blancas y lo pegué también con cinta de doble cara.

Una forma de envolver regalos diferente, vistosa y reciclante. Qué os parece?

Renueva tus Bolsas de Papel – Revamp your Old Paper Bags