Entradas

Bolso de ganchillo, con forro y cremallera

Este verano aprendí a hacer un bolsito de ganchillo que me encanta. El patrón es de Santa Pazienzia y en este post tienes un vídeo tutorial fantástico para aprender a hacerlo.
Lo he hecho ya de varios colores, y en varios tamaños, y es tan rápido y queda tan mono que creo que es totalmente adictivo.

Quería aprovechar el último que he hecho para renovar un poco uno de los tutoriales más vistos de mi blog. El de cómo hacer y poner forro a un bolso de trapillo, que en este caso será en uno de ganchillo.
Pero este bolsito es un poco especial también porque lo he tejido con hilo de algodón mezclado con lamé dorado. En nuestro último viaje a Madrid, pasé por Sostrene Grene en el centro comercial Gran Plaza de Majadahonda, donde siempre me gusta ir porque me encanta. La de monerías que tienen y especialmente por los hilos de algodón que uso muchísimo para amigurumis, jerseys y ahora bolsitos 😉 Y esta vez había unos hilos de lamé en plata y oro. Así que me los traje a casa para probarlos.

Monté cuarenta puntos de base, y al final necesité un poco más que un ovillo de cada. Aunque ahora pienso que hubiera quedado con unos 44 ó 46 puntos mejor (porque 50 seguro que era demasiado grande, lo probé y lo terminé deshaciendo).


Una vez terminado de tejer el bolsito, había que ponerle su forro y su cremallera. Y me pareció que la tela mapamundi que tiene tonos rosas iba a quedar muy mona. Y la cremallera, pues una gris, que es mi color comodín 🙂

Necesitamos dos rectángulos de tela del tamaño del bolso. Para medirlo pon el bolso encima de la tela y ya está. Esta es la tela que veremos cuando abramos el bolsito, así que la cremallera la tendremos que cosersobre el anverso de la tela.
Te lo muestro en fotos.


Ahora tenemos que cerrar el forro, dejando un poco abierta la cremallera, y uniendo las telas en un rectángulo, quedando el anverso por dentro. 
Así lo tenemos listo para meterlo dentro del bolsito de ganchillo (cortando los restos de la cremallera e hilos).

Ay, pero antes se me olvidaba un detalle. ¡Mi etiqueta! Ya te conté hace tiempo que me gusta ponerle mi marca aunque sea para uso personal 😉 y que me la hago yo con unos sellos!

Vale, y ahora ya queda coser a mano el forro al bolsito. Es un poco pesado, pero merece la pena!
Bueno, aún le queda ponerle algún detallito más, pero lo más importante ya está 🙂

¿Te animas a hacer uno? 

Paula

Lee el post original

DIY – CUADERNO CON FORRO DE TELA

Hola coquetos, 
de nuevo viernes y cada vez más cerca de las vacaciones (al menos yo estoy ansiosa de que llegue agosto que con este calor se me está haciendo muy duro trabajar). Peeero, cuando lleguen mis deseadas vacaciones desconectaré de todo y me vendrá un montón de inspiración para el blog, así que me he personalizado este cuaderno para apuntar todo lo que se me ocurra durante el verano.

Lo que vamos a necesitar es: un cuaderno viejo o que queramos personalizar, cola (yo voy a usar esta de ceys que me tocó en el premio del tercer puesto por mi post de tintes del #desafíocraftlover de tintes ibera), pincel, tijeras y una tela bonita. Yo he utilizado este retal de Ribes y Casals que venía en el wellcome pack del DIY Hunters Day, que aún no la había usado. 

Lo primero que hay que hacer es cortar la tela para que se ajuste al tamaño de nuestro cuaderno. Solo tenemos que situarlo encima de la tela y dejar un margen de unos centímetros. 
A continuación ponemos la tela boca abajo, colocamos el cuaderno encima y aplicamos un poco de cola sobre la tapa del cuaderno que extendemos con ayuda del pincel.
Después abrimos la tapa del cuaderno y cortamos las esquinas en ángulo como se muestra en la fotografía. También hacemos otro corte donde la tapa se encuentra con el lomo.
Aplicamos otro poco de cola en el borde interior de la tapa, doblamos la tela hacia dentro y presionamos unos segundos hasta que se pegue.
Repetimos el proceso con la parte posterior. En mi caso, el cuaderno tiene una goma elástica así que la quitamos y hacemos unos pequeños agujeros en la tela coincidiendo con los de la tapa antes de poner la cola para poder volver a poner el elástico luego.
Por último cortamos los trozos de tela que han quedado en el lomo.
Si queremos podemos añadir algo de detalle para hacerla aún más personal. Yo he puesto una pegatina que tenía más o menos del mismo tono que la tela y he escrito la palabra blog en ella.
Este diy me ha parecido tan fácil y con un resultado tan chulo que ya estoy buscando más cuadernos y nuevas telas para seguir personalizándolos. Ya había utilizado esta técnica antes con papel (podéis ver el tutorial aquí) pero os aseguro que con tela queda mil veces mejor y no hace falta forrarlo para que no se estropee.
Así que ya tengo un sitio súper chulo donde escribir posibles post, garabatear lo que imagine en verano, … en fin un cuadernito de un tamaño genial para llevar en el bolso y ponerme al día con el blog mientras estoy en la playita 🙂
¿os ha gustado esta idea? Espero que seáis de las que apunta ideas sueltas en un cuadernos y os haya valido este diy. 
Un beso y ¡buen finde!

Lee el post original

Forrar carpeta con tela

Necesitaremos una carpeta de anillas, pegamento, tela y algo para rematar los bordes: pasamanería, puntilla, etc. Para que quede más acolchada se puede colocar una capa fina de fibra de relleno.

Colocamos unas pinzas de la ropa para sujetar y dejamos secar.

Aquí se puede apreciar el acolchado.

Cuando se seque la tendremos ¡Lista para usar!

Lee el post original

Chapa forrada de ganchillo

El domingo pasado nos reunimos con las chicas del grupet de les arts. De una colaboración que hicimos teniamos unas cuantas chapas, pero la verdad que ya estaban un poco obsoletas, así que improvisé este tutorial para darle un toque más chulo!

MATERIALES:

Sólo necesitaréis hilo de algodón (yo usé mississippi 3 de katia) y un ganchillo adecuado al hilo y a vuestra tensión (yo usé uno del 2,5 mm). Hilo de bordar, aguja y tijeras.

Empezamos con el “forro” de ganchillo.

Es tan sencillo como:

  • Hacer un anillo mágico de 6 (6p).
  • Ampliamos un punto en cada punto (12p).
  • Ampliamos un punto cada dos puntos, en el resto tejemos un punto bajo normal (18p).
  • Ampliamos un punto cada tres puntos (24p).
  • Ampliamos un punto cada cuatro puntos (30p).
  • Reducimos un punto cada cuatro puntos (24p).
  • Reducimos un punto cada tres puntos (18p).
  • Cerramos con un punto raso y escondemos la hebra sobrante.

Pues ala, así de sencillo!

Si la tejéis con varios colores quedara más mona, en mi caso he decidido darle un toque de bordado, que últimamente me tiene obsesionada!

Primero me he marcado el perimetro de lo que quería rellenar.
Pensad que bordar sobre una base de ganchillo no es tan sencillo como bordar sobre tela, porque la superfície no es lisa, así que hay que ir con más cuidado.

Tan solo he hecho punto llano en forma triangular, ¡Nada más!

Después he repasado el contorno con punto de espiga y he hecho unas líneas rectas para que no quedara tan soso.

Y para acabar ¡la he colocado en mi bolsita de las labores!

Más fácil imposible, ¡y queda genial!

¿Os gusta? A mi me encanta, sobre todo por el poco trabajo que me ha dado

Chapa forrada de ganchillo

We are Knitters

Cuando hace unas semanas recibimos un correo de We are Knitters proponiéndonos una colaboración conjunta, no nos lo podíamos creer ¿de verdad? ¡Pero si nosotros acabamos de “arrancar” como aquel que dice!

Nos encantó conocerlos, compartir un rato con ellos, porque de cualquier conversación siempre se aprende algo, y de ésta aprendimos muchísimo… Ellos son para nosotros un ejemplo a seguir tanto en el mundo del emprendimiento, del estilo y del saber hacer, así que por supuesto, les dijimos que sí sin casi casi ni pensarlo.

Antes seguir contando cómo “acaba la historia”, para quien no los conozca, We are Knitters  son una de las primeras firmas de do it yourself de España. No es solo es una marca de tejer y moda, si no que van más allá, porque crean estilo.

Detrás de We are Knitters están Pepita Marín y Alberto Bravo, dos aventureros con el objetivo de recuperar la tradición antigua de aprender a tejer lana, entendida hoy en día casi como el nuevo yoga.

Ellos decidieron crear su empresa tras pasar una temporada en Nueva York, y ver que que se había convertido en una moda entre los más “trendy”: chicas tejiendo en el metro, grupos que quedaban a tomar café y tejer…. allí es lo más cool. Se atrevieron, lo probaron y  decidieron traérnoslo a nuestro país. Cambiaron su vida en el mundo de las finanzas por las agujas y la lana. Así nació We are Knitters, que más que una marca, es casi un estilo de vida.Para ello crearon una serie de Kits de lana y agujas, para que te tejas tu bufanda, chaleco, cuello. Junto con el Kit tienes el manual y en su web, para faciltarte el trabajo, tienes una serie de videos explicativos. Además puedes ver el nivel de dificultad que tiene cada kit y elegirlo en función de tu experiencia.

Os podemos asegurar que la lana, que la traen de Perú, es muy suave, perfecta para realizar tus complementos. La calidad de sus ovillos es algo que les caracteriza. Son de lana de oveja, sin nada de acrílico. En el momento en el que la tengas en tus manos, lo vas a entender perfectamente. ¡Creo que no había tocado una lana tan suave nunca!

Pensando en cómo trabajar juntos para que en lo que hicieramos estuvieran presentes los dos espíritus (WAK+Handbox), surgió la idea de preparar un Kit de We Are Knitters by Handbox.La idea es que a partir de uno de sus Kits, en este caso el cuello Downtown Snood, nuestros bloggers os propusieran distintas formas de personalizarlos. Ese sería el toque HandBox.

Pedimos ayuda para este reto a las “Martas” : Marta Mamá Diseñadora y Marta de Oh Mother Mine DIY! La primera nos ha propuesto customizarlo darle un toque divertido con un forro (puedes ver el tutorial aquí) y la segunda ha preparado todo un curso para aprender a tejer desde cero patatero y todavía estamos pendientes de su propuesta de customización… ¡cuando recibas tu kit te llevarás la sorpresa!

wak largo

¿No os encantan sus propuestas? Si te atreves, puedes encontrar tu KIT WAK by Handbox, con las agujas, lana y lo necesario para customizarlo según nuestros bloggers, en nuestra shop

Por cierto ¿sabías que hacer punto te hace más inteligente?

 

DIY: Bolso-neceser

¡Buenos días!


Bolso, neceser, estuche… y lo que haga falta, oiga. Tenía muy claro cómo lo quería cuando vi este tapacosturas tan chulo en la mercería online de Cobián. Lo que no tenía tan claro era el uso, que creo que será bastante variado 🙂


Los materiales que utilicé podéis encontrarlos en la mercería online y son estos:

Primero corté un rectángulo de lona y sujeté con alfileres los pliegues según quería que quedasen. Dibujé la forma que quería que tuviera el bolso y la recorté dejando un centímetro de margen de costura.

Utilicé esta pieza como patrón para cortar una más de lona y dos de forro, que no llevan pliegue. En la foto veis que la parte superior queda curva, pero finalmente la hice recta para que quedase el tapacosturas mejor y completamente horizontal.


A continuación sujeté con alfileres el tapacosturas sobre la lona, donde iba a ir y lo cosí a máquina por el lado inferior.
Una vez hecho esto coloqué delantero con delantero y uní las dos partes por el contorno, recortando después el sobrante del margen de costura para que quedase lo mínimo. Lo bueno de estos tejidos es que no se deshilachan 😉


Con las piezas del forro me hice un poco de lío. Primero cosí cada parte de la cremallera a cada pieza de forro y después uní ambas partes de manera que la costura quedase vista por fuera y el interior no (porque la parte de fuera quedará dentro de la lona y no se verá, y así el interior del bolso queda limpio :))


Creo que habría sido menos lioso si primero hubiera unido las dos piezas del forro y después le hubiera puesto la cremallera. Eso sí, la cremallera hay que ponerla de manera que dejemos un sobrante de forro para unir después a la lona.

Para unir el forro a la lona sujetamos con alfileres el borde superior del tapacosturas con la base de los dientes de la cremallera. Yo lo cosí a mano por miedo a que mi pequeña máquina de coser se estropeara. Que si ya lo he pasado mal estando sin remalladora no me imagino sin máquina!!


Y ¡voilá! Ahí está esperando si salir conmigo este sábado o convertirse en mi estuche para la uni o a saber 😉
¿Para qué lo usaríais vosotros?
¡Besos! 🙂

DIY: Bolso-neceser

Bolso de cuerda calado

Hace un par de cumpleaños, entre otras cosas, me regalaron una bobina de cuerda (naranja, ¡como no!) con la que tenia en mente hacerme un bolso. Pero no había manera de que me decidiera y me pusiera a ello.
Recién llegado el verano me dije que tenia que empezar a liquidar proyectos pendientes, que se me acumulan, y este ha sido uno de ellos: ¡Por fin he acabado el bolso de cuerda!

¿Queréis ver como me ha quedado?



Y, para no perder la costumbre, os voy a explicar como lo he hecho, ¡paso a paso!

Lo primero de todo, el material que he utilizado:



Básicamente la bobina de cuerda, de 3mm de ancho en este caso (es bastante finita, por lo que se trabaja bastante bien)
Además un trozo de tela, para forrar el bolso.
También necesitaremos el ganchillo, yo usé el de 5mm, pero eso segun teja cada un@!
Aguja, tijeras e hilo. Además del hilo convencional, de poliester, para coser los laterales y el borde del forro he usado un hilo invisible para coser el forro al bolso, pero se puede hacer igual con el convencional.

Para las expertas, es muy fácil:
Empezáis la base, a punto bajo. Para el punto de red del cuerpo hacéis un punto alto doble con cadeneta de espacio (cada dos puntos de la base, para que sea la misma cantidad de puntos). Al final hacéis dos puntos bajos en cada hueco. Para la asa, igual que en la market bag: váis haciendo punto bajo hasta que decidáis que empiece la asa, y ahí hacéis una cadeneta tan larga como queréis que sea la asa. Entonces la amarráis al cuerpo del bolso y seguís tejiendo (con la otra asa, igual) seguís tejiendo en punto bajo, en la asa también, hasta que tengáis el ancho que or guste.
Para las que preferís un poco de ayuda gráfica, aquí va:


BASE:


Empezamos con una cadeneta, en mi caso fueron 29 puntos.
Como siempre os digo, lo podéis adaptar a vuestro gusto. Eso sí, tened en cuenta que al tejer en circular (o en ovalado, en este caso) se va a ir ensanchando, así que siempre tenéis que contar unos cuantos puntos de menos. En este caso la base acaba teniendo 35 puntos.

Tejeremos puntos bajos a lo largo de toda la base. Una vez llegamos al extremo aumentamos un punto en cada esquina, (es decir, aumentando 4 puntnos en cada vuelta) de manera que la base quede plana.
En esta primera vuelta las esquinas de cada lado coinciden, por lo que tendremos que hacer 4 puntos en el mismo extremo.
Hacemos 3 vueltas aumentando un punto en cada esquina.Acabamos la base dando dos vueltas más de punto bajo, sin ningún aumento. Veréis que la teoria es muy parecida que la que se usa para hacer cestos: puntos de aumento para la base y cuando queremos que “suba” dejamos de aumentar.

CUERPO:


El cuerpo del bolso es todo “punto de red”. En este caso se basa en hacer punto alto doble y una cadeneta entre puntos.

El punto alto doble se realiza de la siguiente manera:




  1. Cojo hebra 2 veces
  2. Paso por el hueco del punto anterior
  3. Cojo hebra
  4. Vuelvo a pasar hacia el otro lado del punto
  5. Cojo hebra
  6. Paso la hebra por dos de los puntos que me quedan en el ganchillo
  7. Cojo hebra
  8. La paso por dos puntos del ganchillo
  9. Cojo hebra
  10. La paso por los dos últimos puntos que me quedan en el ganchillo.
Empezamos la vuelta con una cadeneta de 4 +1 puntos. Estas 4 cadenetas seran como el primer punto alto doble y el punto extra es la cadeneta de separación entre puntos.
Vamos haciendo series de 1punto doble alto + 1 cadeneta, hasta el final de la vuelta, que la cerramos con 1 punto raso.
Los puntos dobles altos de la segunda vuelta, y las restantes, la sujetamos en el hueco de la cadeneta, de la vuelta anterior. Haremos, en total, 8 vueltas, a punto de red.


PARTE SUPERIOR:


En la primera vuelta hacemos 2 cadenetas en cada hueco de la vuelta anterior (Haremos la misma cantidad de puntos ya que “2 cadenetas = 1punto doble alto + 1 cadeneta”). Hacemos dos vueltas más, a punto bajo.


ASA:


Como decía al principio, la asa la he hecho igual que hice la de la market bag.
Dividimos el perímetro del bolso en 4 (yo lo he doblado dos veces) de manera que sabremos desde donde sale la asa y donde hay que volver a sujetarla. El resto del perímetro lo tejemos a punto bajo.


1ª vuelta: Tejemos 1/4 del perímetro a punto bajo. Contínuamos tejiendo una cadeneta de 50 puntos (ahí escogéis segú lo largo que queráis que sea). Dejamos 1/4 de perímetro del bolso y enganchamos la cadeneta con 1 punto bajo. Seguimos tejiendo a punto bajo durante 1/4 de perímetro y repetimos las cadenetas de la segunda asa. Cerramos la vuelta con punto raso.

2ª-4ª vuelta: Tejemos toda la vuelta a punto bajo.

Podéis hacer solamente 3 vueltas o 5 o más, segun lo ancha que queráis que sea.
Acabamos de tejer con un punto raso y una cadeneta para asegurar que quede bien cerrado.

Cortamos la cuerda y escondemos el sobrante.


FORRO:


En este caso se trata de una tela que, por el revés se ve el estampado bastante claro, por lo que me he ahorrado hacer el forro soble (para que se viera el estampado, por dentro y por fuera). También tenéis la opción que el estampado solamente se vea por fuera, por el calado, pero a mi me gusta más que se vea por los dos lados.


Cortamos dos trozo de tela, de las medidas del bolso, en este caso de 45cm x 55cm (más un margen de 1,5cm para la costura en laterales y parte inferior y 4cm en parte superior).
Cosemos los laterales y la parte inferior con un pespunte (o punto atrás) y además con un sobrehilado en el extremo, para que no se deshilache la tela (si coséis a máquina, punto zig-zag).

Pespunte:
Sobrehilado:


En la parte superior, hacemos el sobrehilado igual, y después un dobladillo doble para esconder el sobrehilado. El dobladillo doble consiste en doblar la tela: la primera vez de manera que el sobrehilado quede en la cara de atrás de la tela. El segundo doblez se hace de manera que el sobrehilado quede en el interior.


Una vez ya tenemos el forro listo, solo tenemos que montarlo dentro del bolso y coser la parte superior. Yo he usado un hilo invisible, de manera que no se ven las puntadas, ni en la tela, ni en la cuerda. Se puede coser de igual manera con hilo normal, vigilando, que no se vea en el lado exterior del bolso.

Y lo mejor aún no os lo he contado, y es que se hace en un momentín! Así que ya podéis coger una bobina de cuerda y un trozo de tela, y a por vuestro bolso, ¡que aún queda mucho verano para lucirlo!

Bolso de cuerda calado