Skip links

Vestido fruncido amarillo

Con hilos, lanas y botones: vestido fruncido con hilo elástico
Hoy vuelvo con otro vestido fruncido. Dicen que no hay dos sin tres, bueno, sin tres o sin cuarto porque es el cuarto vestido fruncido que hago. El primero fue mi vestido de pensamientos y luego vinieron los vestidos fruncidos para mamá e hija.
No sé si a vosotras os pasa pero a mi niña le encanta probarse mi ropa y mi calzado. Le va grande, sí, pero a ella le da igual y aprovecha cualquier oportunidad para vestirse con mi ropa. Mi vestido fruncido de hace un par de veranos es uno de sus preferidos, le encanta y siempre que me lo cogía me decía que quería uno igual.
Pero igual igual, mami
¿De la misma tela?
Bueno, eso no, la misma no, otra, pero laaaaargo
Vale, yo te hago uno
¿Y puede ser sin tirantes?
Claro, te lo puedo hacer sin tirantes, pero a lo mejor no te resulta muy comodo y se te escurre
No se me escurre, mami, yo lo quiero «de chica», largo y sin tirantes
Bueno, ya vamos viendo sobre la marcha, no te preocupes
Ya véis que tiene las ideas muy claras, sabe perfectamente lo que quiere y lo que no.
Este vestido lo empecé el verano pasado. Un día que fuimos a Lola Hilos para otra cosa me acordé de que quería el vestido y le dije que fuera escogiendo tela. Y escogió, claro. Encontró uan tela de algodón 100% de patchwork americano con un estampado precioso y super alegre.
Hacer el vestido fue facilísimo, pero decidir si debía llevar tirantes o no….. eso ya nos dio más guerra. Mi niña no lo tenía claro y opté por darle un empujoncito. Mi consejo. El vestido sin tirantes no va a resultar muy cómodo para jugar, sobre todo por ser largo, lo vas a enganchar o a pisar y al tirar de él se te va a escurrir. Yo creo que lo mejor es que le pongamos tirantes y si un día te apetece llevarlo sin ellos los escondemos por dentro y listo.
Pues no con esas conseguimos terminar el vestido porque cuando lo de los tirantes lo tenía claro le surgieron dudas respecto al largo del vestido. Parecía que tenía las ideas claras, pero al final resultó todo lo contrario. No sabía si lo prefería largo o corto, así que el vestido se quedó sin terminar hasta este verano.
Lo rescaté del montón de proyectos a medias (sí, hay unos cuantos, sobre todo míos, yo los llamo proyectos de largo recorrido) y le dije que había que tomar una decisión. Si lo quería largo poníamos los tirantes amarillos y si lo quería corto podíamos hacer los tirantes con la tela del vestido. Para ayudarla a tomar una decisión le dije que podíamos hacer el vestido largo este verano y que si después le que resultaba incómodo o lo prefería corto no había problema. A tiempo de meter la tijera siempre estamos.
Y así de guapísima va con su vestido fruncido largo y con tirantes.
Con hilos, lanas y botones: vestido fruncido con hilo elástico
De vez en cuando es un poco incómodo para caminar rápido así que lo enganchamos en la braguita del bikini y ya tenemos la versión corta.
Os dejo unas cuantas fotos más de mi modelo favorita y al final de todo unos enlaces a tutos para hacer este tipo de vestidos.
Con hilos, lanas y botones: vestido fruncido con hilo elástico
Con hilos, lanas y botones: vestido fruncido con hilo elástico
Con hilos, lanas y botones: vestido fruncido con hilo elástico
Con hilos, lanas y botones: vestido fruncido con hilo elástico
Con hilos, lanas y botones: vestido fruncido con hilo elástico
Con hilos, lanas y botones: vestido fruncido con hilo elástico
Este tipo de vestidos fruncidos con hilo elástico son sencillos y dan mucho juego. Sólo necesitamos un rectángulo de tela, lo fruncimos en la parte superior, cerramos verticalmente con costura francesa, cogemos el bajo y ponemos tirantes. Ya veis, más fácil imposible. Os dejo algunos tutoriales por si os animáis a coser uno. Y quien dice un vestido, dice una falda o un blusón, la técnica es la misma. Quedan ideales y valen para nosotras o para las peques de la casa como podéis ver en las fotos.

Enlazado con:

Lee el post original

Ir arriba