Skip links

Tres DIY para renovar tus lámparas

 

Las lámparas forman parte de nuestra decoración, son un elemento decorativo que tiene gran relevancia a la hora de embellecer ambientes. Además de ofrecernos un buen sistema de iluminación, las lámparas nos aportan elegancia y estilo en ciertos rincones o estancias de nuestro hogar.  Por ello, hay que darle la importancia que ellas se merecen, pues en muchas ocasiones son las protagonistas y punto de partida a la hora de decorar un espacio.

Una antigua lámpara pasada de moda, si le dedicamos un poco de tiempo puede convertirse en una pieza completamente renovada. Con una mano de pintura o un cambio de pantalla, se transformará en la nueva protagonista de la estancia.
¿Quieres saber cómo hacerlo? Te traigo tres DIY diferentes para renovar tus lámparas con pintura. 

 

1.- Con pintura en spray

Pintar con pintura en spray nuestras lámparas es la solución definitiva para renovarlas, es una forma rápida, y económica. Existe una gran variedad de pinturas en spray para todo tipo de necesidades y especialmente para gran variedad de superficies.
Son pinturas que secan muy rápido, perfectas para utilizar en objetos que tienen mucha textura o recovecos complicados de pintar.  Con la pintura en spray conseguimos unos resultados uniformes y sin marcas de brocha.

 

 

Hemos elegido dos tipos diferentes de pintura en spray para nuestras lámparas. Para una de las pantallas se ha elegido pintura Chalky Finish en el color blanco tiza.
Para la otra, nos hemos decantado por un toque de color y textura diferente, un esmalte ultra-brillante en color verde agua, especial para muebles de cocina o baño.
Como podéis observar en la foto, la pintura en spray es perfecta para nuestro tipo de lámpara, pues cubre perfectamente todas las zonas que con una brocha nos resultaría muy complicado.
Es importante proteger muy bien la zona donde pintemos y especialmente respetar los tiempos de secado si optamos por aplicar varias capas.
Y este es el resultado final
2.- Con Chalk Paint
En este segundo ejemplo os mostramos un aplique de pared metálico en color dorado.  El aplique tiene un diseño y tamaño perfecto, pero el color dorado le añade demasiado impacto visual en la zona donde está ubicado.
Para aligerarlo hemos optado por pintarlo con pintura Chalky Finish color crema. Esta pintura es perfecta para pintar sobre cualquier superficie sin imprimación y  su efecto empolvado le da un toque muy vintage.
 
Una vez seca la pintura para conseguir ese aire más vintage, pasamos una lija fina y decapamos algunas zonas. Insistiremos más en los relieves para dar sensación de  volumen.
Al decapar con la lija mostraremos a la vista el dorado inicial de la lámpara, consiguiendo así un aspecto mucho más sutil.
 
Para terminar y proteger nuestro aplique, aplicaremos cera. Hemos utilizado cera de patinar en color oscuro. Aplicaremos con brocha o un trapo de algodón limpio por toda la lámpara, insistiendo más en aquellas zonas que deseemos envejecer más.
 
 
 
3.- Con tinte para madera 
Y por último, os muestro un ejemplo para cambiar el aspecto de una pantalla y darle un aspecto diferente a nuestra lámpara.
La base de esta lámpara era de color azul y no se utilizaba. Se recicló y pintó con chalky finish color teja y crema para colocarla en un lugar muy concreto. La pantalla que tenía era completamente blanca y por supuesto, no encajaba en la decoración.
 
El primer paso es delimitar las zonas de la pantalla que vamos a pintar con cinta washi para no manchar el resto.
A continuación, utilizamos chalky finish color teja como la base de la lámpara para pintar la zona superior e inferior de la pantalla.
Una vez seca la pintura, vamos a teñir la pantalla de un color  más oscuro. Para ello vamos a utilizar tinte al agua para madera color roble.
En un frasco de cristal mezclaremos agua y tinte dependiendo del tono que queramos conseguir. Hay que tener en cuenta que al ser al agua cuando lo aplicamos quedará un tono oscuro, pero al secar, el tono del tinte será más claro.
Podemos aplicarlo con brocha o como en mi caso con trapo de algodón en forma de muñequilla para no dejar marcas. Si al secar el tono es demasiado claro, podemos aplicar de nuevo hasta conseguir el tono deseado, siempre dejando secar bien, antes de volver a teñir.
Y este es el resultado final.
 
Con estos tres DIY para renovar tus lámparas, tu rincón favorito volverá a brillar de nuevo de un modo  muy sencillo. Anímate a actualizar tus lámparas y presume de nueva decoración en tu hogar.  
 
Muchas gracias por tu visita 

  Sígueme en:    Pinterest  Facebook   Twitter   Instagram  YouTube

 

Lee el post original

Join the Discussion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba