Skip links

PLATO DE CRISTAL CRAQUELADO

Lo prometido es deuda, os dije que os enseñaría los pasos para craquelar en cristal y aquí os lo muestro.
Lo primero que tenemos que hacer, es limpiar bien el plato o bandeja. Os recomiendo hacerlo con alcohol, para eliminar cualquier resto de grasa, pegamento de la etiqueta del precio que suelen tener pegada y restos de polvo.

Vamos a trabajar por la parte de atrás del plato.

Cortamos los motivos de la servilleta, Esta vez los cortamos con tijeras y lo más perfectos posibles. Separamos, como siempre las dos hojas blancas que lleva la servilleta y sólo utilizamos la hoja impresa.

Ponemos la imagen con la cara impresa apoyada en la base del plato y aplicamos suavemente medium decoupage , cola blanca diluida con un poco de agua o incluso el famoso Mod Poge, Utilizamos un pincel muy suave para evitar romper el papel y evitar arrugas.

Vamos pegando todos los motivos, según queramos hacer la composición.
Lo hacemos así porque los motivos son pequeños, pero si utilizáramos una imagen grande o una servilleta entera, extenderíamos la cola sobre el plato y luego posaríamos la servilleta sobre esta  y con una hoja de acetato o plástico transparente haríamos presión sobre la servilleta, así la pegamos sin estropearla y evitamos que queden arrugas.
A mi, una vez pegadas las imágenes y para que el trabajo quede perfecto, me gusta quitar los restos de pegamento que he dejado y con un cutter los voy quitando y queda el plato limpio de restos.
Como sabéis, las servilletas son muy transparentes y por eso, si aplicásemos color encima de ellas, perderían nitidez, así que un truco es pintar las secciones que hemos pegado, con pintura acrílica blanca, hay que hacerlo con cuidado y procurando no salirse de las imágenes.De esta forma, el color que apliquemos luego no se transparentará por la servilleta.
Cuando esté  seca la pintura, es hora de utilizar el craquelador. El craquelador es el medium que hará que salgan las grietas.Hay craqueladores de un paso y de dos pasos
En este trabajo, utilizaremos el craquelador de un paso.
Pongo una cantidad generosa sobre el plato (recordad que trabajamos siempre por la parte de atrás del plato )y con un pincel plano o con los dedos lo extiendo muy bien por toda la superficie.
El craquelador tiene la consistencia de un barniz espeso, por eso, yo lo prefiero extender con los dedos, así controlo mejor la cantidad que doy. Al ser un plato y ser curvo, hay que tener cuidado de que no chorree o resbale por los laterales y aplicar menos cantidad por esos lados, ya que el craquelador resbalará luego poco a poco, debido a la forma que tiene este plato que no es del todo recto.
 

 Hay que dejar secar. Siempre hemos de leer las instrucciones que vienen en el envase del craquelador, porque unos indican que hay que dejar secar completamente y otros dicen que debe de estar”mordiente”, es decir que pasados unos minutos, al tocarlo suavemente con los dedos, queda como pegajoso, eso es estar mordiente.

Podéis secar al aire o acelerar el proceso con un secador de pelo. Colocarlo con poca intensidad de aire, con calor suave y a una distancia de unos 30 cm e ir con cuidado, no calentarlo mucho, porque se estropeará, así que lo mejor es dejarlo secar al aire si no tenéis mucha experiencia.
Yo al ser un plato y no ser plano para evitar que el craquelador se “resbalara” le aplique calor de forma suave y aceleré el proceso de secado
Una vez seco, hay que poner la pintura que queremos que sea la base, en mi caso, utilicé una pintura acrílica malva.
Lo aplico con esponja y con ligeros toques, porque es muy importante no arrastrar el craquelador con la pintura ( aunque este esté seco), hay que aplicar la pintura con leves toques e intentando no dar dos veces por el mismo lugar.
Veréis como va craquelando, incluso mientras dais la pintura.
Dejar secar muy bien, porque van apareciendo grietas poco a poco. Sed pacientes y dejadlo al menos unas horas, porque os arriesgáis a que si aplicáis la otra pintura siga craquelando y quede mal el trabajo.(Podríais dejarlo así,si os gusta, sin dar otra pintura y dejar la grita transparente, aplicaríamos simplemente barniz, para suspender que sigan saliendo grietas y para protegerlo).

Cuando ha secado bien la pintura base y vemos que han dejado de salir grietas, es hora de dar la pintura que queremos que aparezca entre las grietas, en este caso un color azul.
También la doy con esponja, aunque ya no hay riesgo de arrastrar el craquelador.
Y tenemos nuestro plato, jabonera o bandeja terminada.
Para rematar bien el trabajo, os aconsejo, eliminar los restos de pintura que han quedado por los cantos o bordes del plato, con una lija.
Son pequeños detalles que hacen que nuestro trabajo quede más limpio y pulcro. Ya sabéis, pequeños detalles, marcan la diferencia.
Terminamos el trabajo con  varias capas de barniz bien mate, o con brillo o incluso barniz vitral, según nuestro gusto o dependiendo de donde lo vayamos a colocar. 

Como este plato servirá de jabonera, le puse varias manos de barniz vitral para evitar que se estropease si entraba en contacto con agua.

Estoy preparando un tutorial sobre los craquelados, tanto de los de un paso como los de dos pasos. Pero, mientras tanto, cualquier duda o sugerencia, ya sabéis que ponéis hacerla desde el correo o dejando un comentario en la entrada.
Ya conocéis, gracias a este trabajo, como se hace un craquelado en cristal con craquelador de un paso.No es difícil, sólo paciencia y no desanimarse, si al principio no sale bien, a mi me costó cogerle el “truquillo”, Espero haberos enseñado y que os saga bien a la primera.

Lee el post original

Join the Discussion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Return to top of page