Skip links

Otro bolso de tela mapamundi

El otro día llegué a casa del trabajo con la obsesión de probar a hacer un bolso de tela pero que me pudiera colgar, y que pudiera llevar las manos libres. Porque la verdad, el bolso de mano es ideal, y queda muy mono para salir a cenar o en plan tranquilo, pero para estar por ahí durante el día, o andar con los niños, no es muy práctico, porque me faltan manos!
Encontré la solución y ahora no necesito ninguna mano para llevarlo 🙂

Ya te he contado en otras ocasiones que intento usar lo que tengo en casa. Lo iba pensando en el autobús, de vuelta a casa, ¿cómo hacerlo sin tener que comprar nada más?.. mi reto es usar todo lo que he ido acumulando en los últimos años. Ya, ya sé que eso es imposible, pero imposible de verdad! Pero me conformo con hacer proyectos en los que utilice materiales que en su mayoría ya tenga.

Así que se decidí hacer el bolso con la tela de mapamundi en azul, de la que aún me quedaba un trozo.

Lo mío con esta tela es amor, pero del que dura ¡¡toda la vida!!
El resto de los materiales:
– Tela para el forro, que aún me quedaba.
– Cremalleras, que tenía en casa y me resultan un poco cortas para el pouch de mano.
– Y para colgar, había comprado unas cintas de algodón para hacer las etiquetas dbp pero que no me gustaron para estampar porque tenían relieve. Así les daba salida.
Ya tenía los materiales principales para el bolso.

Me puse a cortar las telas, con la medida de la cremallera, que era de 30 cm.. te pongo aquí las medidas, pero creo que ha quedado un poco grande. De hecho Laia me ha pedido uno igual para ella, pero más pequeño..
Para éste corté dos trozos para cada tela (la exterior y el forro) de 32 de ancho y 42 de alto.
El bolso final mide 30×40, pero luego va doblado.

Esta vez la cremallera la monté con una pieza de tela, para no cortarla.

Y todo lo demás es como siempre..

Primero hacer un sandwich con la cremallera, con un trozo de tela exterior y la tela interior (fíjate que se queda la cremallera dentro entre las dos telas, y con la tela exterior hacia abajo).
Luego hacer lo mismo con el otro lado de la cremallera.

Ahora toca poner los enganches para la correa del bolso.

Reconozco que lo he hecho a ojo.. doblé la tela cómo me gustaría que quedara el bolso y puse los trocitos de cinta a la altura de la doblez.
Lo fijé con alfileres como te muestro en la foto. La cinta debe quedar por dentro.

Y ya lo que queda es meterlo en la máquina, como en los otros bolsos y monederos.

Puedes ver más detalle de cómo montar la cremallera y coser el bolso en estos otros posts.

Mientras no me invente otra correa, estoy usando la de otro bolso de ante que tengo, que queda perfecta. Pero ya le estoy dando vueltas a darle otra solución..
¿Qué te ha parecido? ¿Te animas a hacer uno?
Paula

Lee el post original

Return to top of page