Skip links

Materiales DIY: Receta de plastilina casera comestible

Terminamos la semana con una entrada sobre plastilina casera, donde os explicaré algunos trucos y os enseñare la receta que suelo usar yo con los peques desde hace años. Existen cientos de formas y recetas para hacer masas sensoriales o plastilina, pero hoy he escogido esta, que es la que me parece más fácil y rápida. por que sólo necesitas 3 ingredientes, no necesita cocción ni reposo y queda super suave y blandita, sin manchar demasiado. Así que os animo a probarla y si ya la sabéis hacer, compartir vuestras recetas en comentarios con nuestra comunidad. Si estáis interesados en mas materiales y recursos sensoriales, o recetas diferentes, os recomiendo la entrada de este pasado lunes sobre Materiales sensoriales y manipulativos para Educación Infantil.
Los materiales que vamos a necesitar para esta receta son sólo 3, en las siguientes proporciones:  
2 y 1/2 harina,  1 sal, 1 agua. Podéis multiplicar las cantidades en función de cuanta vayáis a preparar, pero tomando de medida un vaso de agua a mi me suele salir para 3 bolitas como las que veréis en el vídeo.
Además os recomiendo que le añadáis a la masa o plastilina algún colorante y aroma ya que, aunque no es necesario, aumenta la cantidad de estímulos y características del material. De esta forma el niño o la niña puede explorarla con todos sus sentidos. Otra ventaja de hacer tu propia plastilina es que puedes adaptarla a las necesidades y características de cada niño o niña, pudiendo introducirla desde edades tempranas al ser totalmente natural, segura y comestible.

Tras esta breve introducción os dejo el vídeo que he creado en colaboración con CriftCraft para su canal, y a continuación os daré algunos trucos para que la plastilina os salga perfecta y podáis sacarle el máximo partido.

Preparar la plastilina

Lo primero y más importante, prepárate para mancharte y manchar, no es algo excesivo pero como en cualquier otra receta vamos a ensuciarnos las manos. Al principio intenta pillarle el truco a la receta hasta que encuentres el punto que a ti te gusta, o estas buscando según cada ocasión. 
Un truco importante es ir añadiendo la harina poco a poco, para ver que consistencia va cogiendo, he ir variando harina y agua hasta conseguir la deseada.
Cuando vayas a amasar la plastilina busca una superficie no porosa, usa un mantel o un papel vegetal de horno y esparce un poquito de harina en ella.
Para dar color a la masa divídela en varias bolitas y hazle un hoyo apretando con el dedo, como ves en el vídeo. Añade ahí unas gotas de colorante y ve amasando la masa sobre si misma hasta que el colorante puro se integre totalmente. Puedes usar cualquier tipo de colorante liquido o en gel, pero también puedes teñir el agua con productos naturales como la remolacha o los frutos rojos, dando así también olor y sabor a la plastilina. Pero lo más importante es usar guantes para manipular la masa hasta que se integre el colorante, si no tus manos acabarán teñidas del color que hayas escogido.
de la misma forma podemos añadir aroma y sabor a nuestra masa en función de la edad del niño o  niña, ya sea con extractos artificiales o con ingredientes naturales como aceites esenciales, especias o ralladura de piel de naranja o limón, trocitos de fruta, flores… Según el ingrediente que escojamos la masa adquirirá diferentes texturas.
Una vez lista nuestra plastilina, un par de consejos para guardarla que os puedo dar son, que la guardéis en bolsas herméticas o tuppers y tarros de cristal, aunque también las podéis envolver con film transparente. Esto a su vez lo podemos guardar en el frigorífico ( lo que endurecerá la masa) o en algún lugar ni muy seco ni caluroso, para que la masa no pierda la humedad. A mi me suele durar bastante, y a veces con humedecerla un poco vuelve a coger la consistencia correcta.

Listos para jugar

Realmente con un material como este no necesitamos preparar mucho más, y debemos dejar que los niños y niñas desarrollen su creatividad y exploren libremente todas las posibilidades. Por eso, las primeras veces que presentemos la masa a los peques debemos enfocarlo de estas forma y dejar que interactuen de forma natural y libre. Posteriormente podemos ir incorporando materiales o propuestas para enriquecer el juego. Desde herramientas para modelar o manipular la masa, hasta elementos que vinculan esta actividad manipulativa con otras áreas de conocimiento y desarrollo. En esta carpeta de pinterest puedes encontrar muchas recetas y posibilidades, ideas de presentación, herramientas y utensilios, etc.

Otra recomendación que va ligada a dejarles jugar libremente, es preparar el espacio adecuadamente para que puedan hacerlo y no estemos preocupados en si manchan o en si la plastilina acaba por todos sitios. Para ello deberemos utilizar una zona, por ejemplo al aire libre, donde no existan tantas limitaciones de movimiento y manipulación. para los más pequeños pongo una sábana o tela amplia en el suelo y coloco diferentes bandejas o recipientes con las masas o plastilinas, de esta manera recoger después las migajas  y trocitos es más rápido y sencillo. Con los mayores de 2-3 años podemos buscar una superficie tipo mesa, con o sin asiento, pero a su altura y presentarle los materiales en bandejas o recipientes con compartimentos. A un así, también suelo poner una tela o hacerlo en una zona donde con barrer se quede todo fetén.

Podéis tematizar las sesiones cambiando algunos materiales y herramientas, pero olvidaros de tener que comprar muchas cosas, ya que con lo que tenemos por casa podemos inventar mil y una aventuras, sólo hay que echarle un poco de imaginación.

Espero que os haya gustado la entrada y la receta, y si es así seguiré creando vídeos y recursos sobre el tema de las masas sensoriales, ya que son muchísimas y a mi  me encanta  presentar diversas actividades de este tipo a los niños y niñas, y compartirlo con vosotros más.
Un abrazo familia.

Lee el post original

Return to top of page