Skip links

latch hooking: qué es y para qué se usa

Hoy vamos a hablar de uno de mis últimos descubrimientos, el latch hooking: ¿Qué es y para qué se usa? Se trata de una técnica textil muy fácil de hacer y resultona, que nos permitirá crear maravillas para decorar nuestra casa. ¡Y está muy de moda!

Seguro que has visto por Instagram o Pinterest uno de esos tapices llenos de lanas en relieve, con flecos, nudos y diferentes texturas. Pues seguramente se haya hecho con esta técnica, latch hooking. Básicamente, se trata de ir entrelazando lanas y otros materiales en una malla.

Con esta técnica, además de tapices (que es lo que está más de moda y, confieso, lo que más me gusta), puedes hacer cojines, alfombras, felpudos y mucho más. La clave está en combinar colores bonitos y jugar con las texturas y las diferentes opciones.

Para hacerlo, solo hace falta una malla o cañamazo (las suelen vender para hacer alfombras), una aguja de gancho como esta, y lanas. Si jugamos con los grosores y las texturas, conseguiremos un resultado mucho más llamativo. También podemos introducir otras telas, trapillo, cuerda… ¡Lo que se nos ocurra!










Créditos imágenes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11. Portada.

Básicamente, hay que ir enganchando «flecos» de lana, que luego podremos recortar o dejar más largos para conseguir diferentes resultados. Es un proceso algo largo, pero muy sencillo de hacer, así que es perfecto para llevarlo a cabo mientras vemos una serie. Además, se puede combinar con otra técnica, locker hooking, en la que se hace un tipo de enganche que se queda pegado a la malla, por lo que ofrece muchas posibilidades.

En Internet puedes encontrar un montón de tutoriales, pero si te ha picado el gusanillo y quieres aprender un poco más a fondo, he visto que en Domestika tienen un curso para aprender ambas técnicas, impartido por Mariana Baertl, una artista a la que he estado cotilleando y hace maravillas.

Y si buscas fliparlo a lo grande, echa un vistazo al trabajo de Vanessa Barragão, que se ha especializado en murales y sus obras son una auténtica maravilla:

A mí la verdad es que me ha picado el gusanillo y es posible que me anime a probar. ¡A ver qué sale!

Lee el post original

Ir arriba