Skip links

Esta Navidad regala ¡pijamas bonitos!

¡Buenos días!Como no podía ser de otra forma, ya nos están animando las chicas de HandBox a que hagamos una Navidad ultra creativa y muy «Diy» con otro de sus desafíos para los bloqueos de costura.  Y yo encantada. Además, nos han retado a utilizar telas de Ribes y Casals para crear algo relacionado con la Navidad y, entre todos los bloggers participantes, podemos optar a un premio al mejor proyecto.

Mi idea, aunque no lleva telas con el típico estampado navideño, sí que la considero de temática exclusiva de navideña. Porque si no, ¿en qué otra fecha vas a regalar pijamas calentitos y monísimos? Pues claro, en Reyes o en Noche Buena, o en el día que se reúna tu familia 🙂

Ya es diciembre. Ya podemos ponernos festivos

¿También sois de los que hacíais el maratón de visitas de pequeños? Cuando te levantabas en casa y… ¡habían llegado los reyes!. Y después de desayunar ibas a casa de los amigos de la familia donde los reyes habían dejado globos con el nombre de cada uno. Allí alguno no se había podido esperar a abrir los regalos todos juntos, claro. Pero allí estaba tu globo con tu nombre y debajo tu regalo esperándote. Así que allí te tomabas el aperitivo y después te ibas a comer a casa de los abuelos, donde, mira tú por dónde, también habían pasado los Reyes ¡y había un regalo para tí! Además de tus dulces favoritos, esos que sólo tu abuelo sabe que te gustan y que a tu madre nunca jamás se le ocurre comprar. Y bueno, ya para merendar, se reunía toda la familia en la casa del tío de turno para tomar roscón (el único dulce que no me gusta de la Navidad, puaaj) y te ponías a hablar con tus primos de los regalos que le «habían caído» a cada uno.Supongo que en cada familia este «maratón» es diferente. De hecho el mío ya no es así, porque ya no somos niños y la vida y las circunstancias cambian. Pero bueno, seguimos con la tradición de hacer las visitas, y con tradiciones nuevas como la de tomar el roscón (o cualquier otra cosa) con ese amigo que ya ha vuelto al trabajo y tiene a la familia lejos, abrir regalos con la futura familia política, algunos ya están formando su propia familia y en consecuencia, sus propias tradiciones… En fin. ¿Se nota que me gusta la Navidad?

Pues ahora os cuento ¡lo que no me gusta! Jejeje. Mira, me encanta la Navidad, pero odio el consumismo desmesurado, alocado e inconsciente. Siempre me han agobiado las aglomeraciones de gente. Por supuesto tampoco me gusta nada el frío, pero bueno en Navidad como que te pega, como que queda bien. Pero ya puestos, que nieve. Que haga frío sin que nieve me parece una tomadura de pelo. Y por supuesto, otra cosa que no me gusta son los regalos «chorra». Esos regalos que psché, que van a acabar guardados en un cajón, devueltos o en la basura. Prefiero un regalo hecho a mano, unas entradas para un espectáculo, chocolates… Pero no sé, ya una vez desacostumbrada del consumismo, tener cosas que no necesito o que no voy a usar no me hacen sentir bien.

¿Volvemos a los pijamas?

Jajaja. Os decía que mi propuesta para el reto son pijamas. ¡Síiii! Sé que puede parecer un regalo un poco como los calcetines. Pero son cosas que son útiles y, a diferencia de los calcetines, yo los he pensado para poder lucirlos en esas ocasiones en las que la «adultez» te gana y piensas: «no tengo un pijama decente para ir a casa de Fulatino o para estar desayunando en el Rbnb con Menganito y compañía en tal u otro viaje.»Para mi esto es síntoma de madurar, jajaja. Veréis cuando empiece a necesitar una bata para quedarme a dormir en casa de los suegris, jajaja.Nada, de verdad, el tema es que creo que tener un pijama bonito, decente y calentito que te salve  de recibir al cartero con un mínimo de decencia es clave en cualquier armario que se precie. Así que me parece un regalo que a mi misma me haría ilusión. 

Mi historia con los pijamas

Además, durante un tiempo trabajé en una tienda donde se vendían pijamas y batas muy bonitos, y una de las cosas que aprendí fue que TODAS somos muy especialitas a la hora de dormir. Hay gente que no puede dormir con camisón largo, pero sí con camisón corto. O gente que no le gusta dormir con mangas por mucho frío que haga fuera. Y hay gente que en verano duerme con pantalón corto pero en invierno prefiere el camisón.También tenemos las personas que sólo pueden dormir con ropa de seda. O los que no pueden dormir con ropa de seda. O los que tienen algún tipo de alergia y sólo pueden usar tejidos naturales. Yo por ejemplo no puedo dormir con pijamas que tengas botones en el delantero. O con el suje. Y en invierno soy de las que se mete a dormir con el pantalón por dentro del calcetín pero a lo mejor al mismo tiempo duermo con camiseta de tirantes. Cosas imposibles de explicar, pero que no puedes evitar.Por cuando me quedo a dormir por ahí, me gusta llevar una mañanita mona, para no ir en tirantes por la vida. Este término, «mañanita», también lo aprendí en la tienda donde trabajé. Resulta que la chaquetilla  de punto rosa para ponerme encima del pijama de verano que me compró mi madre hace un millón de años, tiene un nombre y se llama «mañanita». Claro, yo en la intimidad de mi hogar, me echo por encima un jersey o una sudadera y me quedo tan campante hasta que es la hora de dormir que vuelvo a mis tirantes.

(Aquí tenéis a la susodicha «mañanita» ;))

Mi propuesta para el desafío:

Así que mi propuesta para el desafío es doble. Un conjunto para regalar, y otro para mi. Ambos inspirados en los pijamas camiseros peeeeero, por supuesto sin botones incómodos para dormir.Yo me he hecho un pantalón ancho con una mañanita a juego. Y quiero buscar puntos de algodón para hacerme un par de camisetas para utilizar debajo. Me apetece mucho una en mostaza y otra en algún estampado que le vaya bien. Que creo que va a ser un poco más difícil de conseguir, pero ya lo veremos.Y el otro es otro pantalón ancho con camiseta sin mangas y escote pico. Este es para regalar. Y como primero llega el post, y luego el regalo, no puedo desvelar por aquí para quién es. Pero editaré este párrafo en cuanto los Reyes Magos me den el OK.

Aprende a poner vivos de cordón perfectos

Para hacer los pijamas con el toque camisero, he puesto vivos de cordón en color mostaza en puños, bajos de los pantalones y en los bordes de la camiseta. Me parece que es el detalle clave para ese guiño al pijama masculino.Os dejo aquí el enlace a mi canal de Youtube con el videoTIP de cómo poner un vivo y cómo cerrar un vivo. Sobre todo me parece interesante enseñaros cómo cierro yo los vivos de cordón ya que para los pijamas tuve que cerrarlos tanto en las sisas, como en las perneras del pantalón y en los puños de la mañanita (en el escote en pico no porque lleva costura en el centro del delantero).

Desafío navideño con Ribes y Casals 

Para este nuevo desafío Handbox he utilizado villelas estampadas (o viyelas, ¿alguien sabe cómo se escribe?, porque no viene en la RAE…) de Ribes y Casals.  Os he dejado enlazada la amarilla. La gris la tenéis en tienda física, por ahora. El vivo y las cintas de los pantalones y la mañanita son de algodón. Los encontráis en mil colores en las mercerías.Podéis ver el resto de proyectos participantes en redes sociales utilizando el hashtag #navidad18ribesycasals y por supuesto en las redes de Ribes y Casals y de HandBox.Y las votaciones a partir de mañana lunes día 3 en el Facebook de Ribes y Casals. Entre las tres fotos con más «me gusta», el jurado elegirá al ganador!!Voy a cotillear el resto de propuestas Navideñas para ir cogiendo un poco el espíritu festivo, que ya en este puente toca decorar, que también tengo la tradición de decorar en el puente de diciembre :)Os dejo con las fotos y os prometo que después de Reyes haré fotos con el pijama rosa sin mangas puesto sobre su nueva dueña! 😉

(Así quedan de bien las vistas por dentro con esta puntada interna que os enseñé en este videoTIP)

¡Que paséis una feliz semana!¡Besos! 🙂Image and video hosting by TinyPic

Lee el post original

Return to top of page