Skip links

DIY: Nuestra puerta árabe

En casa, como sabéis, hace mucho que le estamos dando vueltas a quitar todo lo industrializado y a apostar por lo handmade, es cierto que hay cosas que no se pueden cambiar, pero en cuanto a la mayoría y básicamente a los muebles si. Si os acordáis la semana pasada os enseñaba nuestra mesa de palet.  Así que desde hace poco, hemos empezando con los cambios y ahora pienso ¿Porque no lo habré hecho antes?

La verdad es que la idea de tener casi toda la casa hecha por ti misma, a nivel personal es una satisfacción muy grande y por otra parte, consigues tener algo que los demás no tienen y es, exclusividad. El saber que tu casa no es igual a la de ninguna otra, o si lo es, es gracias a que has podido ofrecer la inspiración para que otras personas también lo hagan. 
Hace mucho que voy detrás de una puerta decorativa árabe, pero entre tu y yo, primero es que el precio es muy elevado y segundo es que por aquí no hay, así la forma más fácil era hacerla desde cero. Me hubiera gustado hacerla de doble hoja, pero el espacio que tengo es muy reducido y al final la he tenido que adaptar a mis medidas.
Como veis hemos tenido que quitar un trocito de mueble, que a decir verdad, me gusta mucho más así que no con los cajones en el medio, ¿Os acordáis como era?, así que en su lugar, hemos juntado los otros dos trozos y le hemos dado un lavado de cara a ese rincón. Todavía no está del todo terminado porque quiero añadirle algunas láminas o marcos al lado del televisor y alguna que otra cosita más pero de momento ya va encaminado. 
Así que os dejo con lo que necesitáis para hacer vuestra puerta árabe:
Materiales:
– Tablero de madera. El nuestro mide 2 metros x 60cm de ancho
– Molduras de madera de dos tipos, una grande para el marco exterior y otra pequeña para el interior
– Rosetones de poliestileno
– Pintura blanca
– Metro, cutter, cola caliente, cola blanca
– Sierra de mano
– Yeso (opcional)
– Betún de judea (opcional)
Os enseño nuestras molduras y rosetones, eran estos:
Lo primero que tenemos que hacer es coger un trapo con un poco de betún de judea y marcar los bordes de nuestro roseton, hay que hecharle poca cantidad y repartirlo muy bien con el trapo, si podéis, es aconsejable que descarguéis un poco el trapo en un trozo de papel, así conseguireis que sea todo uniforme. 

Poco a poco lo vamos pasando por todo el rosetón y conseguiremos que nos quede así.
Mientras se seca el betún de judea, pintamos todas las otras molduras y el tablero de madera. Nosotros hemos decidido que sea blanco, pero vosotros podéis hacerlo del color que más os guste o que se ajuste a vuestra deco. 

Una vez pintado, volvemos a coger el roseton y lo pintamos de blanco por encima del betún, no hay que echar mucha pintura, y acto seguido le pasamos un trapo o una esponja para quitar el exceso de pintura y que se vea un poco la veta. 

Y este es el efecto deseado:

Una vez tengamos las molduras y la madera secas, es hora de empezar a cortar nuestros trozos. Es tan fácil como medir el ancho y el alto, e ir cortando y pegando con la cola blanca. 

Lo dejamos secar y después enganchamos la moldura de dentro. Una vez seca nuestra cola, con un poco de cola caliente pegamos los rosetones a la altura deseada. 
Uno dentro de cada trozo. En nuestro caso tres. 

Ahora, como a nosotros nos gustaba la idea de que pareciera que fueran tablones juntos, con un cutter marcamos unas líneas rectas y con mucho cuidado arrancamos unos trozitos de madera para hacer el agujero en la madera. 
Lo podríamos haber dejado así, pero aprovechando que tiempo atrás compré unos moldes para hacer figuras de yeso, cogí una forma que me gustara y las aproveché para terminar de decorar la puerta. 
Las pegué con un poquito de cola caliente para que se sujetaran bien y luego las pinté de blanco. 

La decoré un poco y listo!, ya tengo mi puerta árabe decorando el salón!. 

Como veis es muy fácil de hacer ya que podemos decir que casi todo es cortar y pegar, así que os invito a que os animéis a hacerla porque el resultado es espectacular y las fotos no hacen honra. A parte de esto, hicimos dos carritos para las revistas (y ahora estoy esperando encontrar unos cinturones viejos) y cambiamos la estantería de encima de la tele por otra de un trozo de madera recuperada y ya tenemos nuestra puerta gracias a  #ideasconvida 
Y vosotras
¿Os gusta este tipo de decoración?
¿O sois más de estilo clásico?




¡Sígueme y no te pierdas nada!


Comparte este post en:

var linkwithin_site_id = 2295907; Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lee el post original

Return to top of page