Skip links

DIY estrella decorativa con pasta para modelar

¡Hola a todxs! ¿Qué tal están yendo las fiestas? Una de mis cosas favoritas de la Navidad es montar el árbol. Este año además ha sido muy especial, porque ha sido la primera vez que lo decorábamos con el peque. Alucinaba con las luces, huía con las bolas por el pasillo, cantábamos villancicos… No es el año que mejor nos ha quedado el árbol, pues siempre le falta alguna bola que aparece misteriosamente debajo del sofá o en la cocina. ¡El peque es un terremoto! ? Pero ya os digo que ha sido el año más bonito de todos. 
Para el año que viene he pensado que haré adornos diy con él, pero de momento os traigo éste. No sólo os sirve para el árbol sino que también podéis usarlo de servilletero, para decorar el pomo de una puerta,… 
Coged papel y lápiz, que os digo los materiales que necesitáis. ¡Empezamos!

Pasta para modelar. Ésta de Jovi se trabaja muy fácilmente, ¡me encanta! Y es ideal para manualidades con peques (+ 3 años). Ahora bien, no es apta para diy exprés, ya que tiene un tiempo de secado de entre 24 – 48 h.
Cortadores para hacer galletas. El mío lo compré en Culinarium. 
Pintura dorada o del color que prefiráis. Ésta es precioooosa y es de Titan (Acualux Nº 859 Oro amarillo).
Flores, en mi caso he escogido lavanda. 
Rodillo para trabajar la pasta de modelar. 
Film transparente de cocina.

¡Vamos allá! Trabaja la pasta para modelar con un rodillo y crea una superficie plana con el grosor que quieras que tenga tu estrella (o la figura que hayas elegido). Ésta de Jovi es muy blandita, así que es fácil de trabajar. 

 Apunta este tip, porque aunque es sencillo, ¡va a marcar la diferencia! Antes de colocar el cortador encima de la pasta, pon un film transparente. Con esto conseguirás que las puntas queden redondeadas y el acabado sea más bonito.

Ahora retira la pasta sobrante y pule los bordes e imperfecciones. Con esta pasta, verás que para hacerlo no es necesario humedecerla. Es tan blanda que rápidamente podrás dejar la superficie bien lisita. 

Ahora llega la parte más creativa. Coge las flores que hayas elegido y presiónalas suavemente en la superficie creando la composición que más te guste. La lavanda es perfecta para esto. 


Es probable que las flores puedan romperse al hacerlo. En el caso de la lavanda, que era natural, se quedaron algunos trocitos enganchados en la pasta. ¡No problem! Coge un punzón o un cutter y retíralos con cuidado. 


¡Genial, ya casi lo tenemos! Sólo queda darle un toque de color. Yo escogí el dorado porque quería un toque minimalista y sencillo, pero que a la vez fuera también elegante. Un lila pastel hubiera podido quedar también muy bonito, por ejemplo.


¡Y, voilà, ya lo tenemos! ¿Qué te ha parecido? ¿Te animas a hacerlo? 😉






Lee el post original

Join the Discussion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba