Skip links

diy: carpeta con caja de cereales

¡Hola hola! La verdad es que me gusta hacer tutoriales con materiales reciclados, aunque los que encuentro por ahí no siempre me parecen bonitos. Es decir, un collar de cápsulas de café me parece gracioso, pero no me lo pondría. Así que me gusta darle vueltas para reutilizar productos y que encima queden dignos de ver y usar 😛
Eso es lo que he hecho con una caja de cereales, la he convertido en una carpetita ¡y creo que ha quedado la mar de mona!

Para ello, lo principal e imprescindible es una caja de cereales. Todo lo demás de este tutorial es totalmente opcional. Quiero decir, que yo utilicé papel de scrap de la colección Brisa, pero podéis emplear papel de envolver, papel japonés, simplemente folios, papel de revista, periódico, washi tape… ¡Lo que queráis!

Lo primero que tenemos que hacer es cortar uno de los dorsos de la caja y doblarlo por la mitad. Una vez que esté doblado, aprovecharemos para cortar los bordes y así unificarlos. Yo lo hice con la guillotina para que quedase más preciso, pero podéis hacerlo con un cúter o directamente con las tijeras.

El siguiente paso es trazar la forma de nuestro cartón sobre el papel que vamos a utilizar, para que quede exacto. Os recomiendo que lo hagáis por la parte trasera del papel para que no queden marcas de lápiz.

Una vez que tenemos nuestras dos partes, el cartón de cereales y el papel, tenemos que juntarlas. Yo lo hice con celo de doble capa, pero también podéis hacerlo con pegamento. Eso sí, imprescindible: poner el adhesivo por la parte de los dibujos de los cereales. Parece una obviedad, pero en mi primer intento me despisté, lo puse en el lado incorrecto, y tuve que tirarlo todo, papel de conejitos incluido 🙁

Cuando hayamos llegado hasta aquí, ya tenemos la base de nuestra carpeta. Todo lo que he hecho es totalmente opcional. Para el cierre, yo recorté dos círculos como en el sobre que vimos aquí. Como aquella vez, utilicé «brads» (sigo sin saber cómo se llaman en español, soy monguer). Si veis que el cartón y el papel juntos ya son demasiado gruesos como para atravesarlos, podéis utilizar una troqueladora, y si no tenéis, pues punzón y goma de borrar debajo como toda la vida.

Lo que tenemos que hacer es colocar uno de los círculos en cada ala de la carpeta, y luego unirlos con una cuerda enrrollada. ¡Ya tenemos cierre para nuestra carpetita!

Pero no me quedé ahí. Dentro de la carpetita, quise poner un par de bolsillos que me sirvieran para guardar mejor las cosas. Así que recorté un trozo de papel, que adherí a una de las alas de la carpeta, por todos lados menos por arriba. Y en el otro lado, pegué una bolsita de papel kraft.

¡Listo! Ya puedo guardar varias cosas en la carpeta.

Me encanta como idea para regalar unas cuantas fotitos. En un lado, las imágenes, y en el otro, un poco de cuerda con pincitas para que esa persona se haga una guirnalda, o adornos para que los pegue en un álbum… ¡Hay mil opciones!

También me encanta para las #postalesviajeras. Detallitos en los bolsillos y la postal en el centro. Cierras la carpeta, la metes en un sobre y la envías 🙂

¡Ya veis todo lo que podemos conseguir con esa caja de cereales que ibas a tirar!

¿Qué os ha parecido?
¿Os animáis a reciclar cajas?
¡Besitos!

Lee el post original

Return to top of page