Skip links

¡Cuídate, bombón!: tips, apps y blogueras que te ayudarán a mantenerte en forma.


¡Jelou, veranito! 🙂 Y jelou a las terracitas, a hacer la croqueta en la toalla mientras te pones morenita en la playa y… ¿jelou a la operación bikini? Ummm, ¡va a ser que no! Te propongo que te pongas en forma, pero no para superar la dichosa operación bikini, no-no, sino para que te sientas a gusto contigo misma, para que estés sana y para que cuando subas las escaleras del metro (sólo cuando las mecánicas no funcionan, ¡reconócelo! ;p ) no acabes con la lengua fuera. Así que te dejo aquí algunas ideas que, además, ¡son a precio low cost!

1) ¡SAL A CORRER!
No hay deporte que sea más low cost: unas bambas y el parque que te quede más cerca de casa. La moda running hace tiempo que causa furor, pero si no estás acostumbrada a correr, probablemente al inicio no superes los 10min, hiperventiles y parezcas un carlino agonizando con la lengua fuera. Así que márcate unos objetivos realistas, o corres el riesgo de desmotivarte, y ve aumentándolos a medida que veas resultados.





Existen apps que te ayudarán a conseguir tus objetivos. Runtastic, por ejemplo, te permite medir la distancia recorrida, tiempo, ritmo, calorías quemadas, velocidad, altitud, etc. Otras opciones son Endomondo o Adidas micoach y, si en cambio te gusta la naturaleza y prefieres hacer rutas y descubrir sitios nuevos, no te pierdas Wikiloc.


Ahora bien, si lo que quieres es trabajar partes específicas de tu cuerpo, descárgate: Leg Trainer (piernas), Butt Trainer (¡culete prieto!), Six Pack (abdominales), Squats (sentadillas infernales).



2) EL GIMNASIO EN EL SALÓN
Si arreglarte para ir al gimnasio te da perezón y no tienes dinero o tiempo para perder en desplazamientos, ¡convierte tu casa en un gym!. Entra en la web Gym virtual de Patry Jordán y podrás descargarte, cada mes, un planning de entrenamiento adaptable a tus necesidades. En su canal de youtube encontrarás infinidad de vídeos según la parte del cuerpo que quieras trabajar y el tiempo del que dispongas. ¡Ya no hay excusas!


3) OTRAS OPCIONES AL GIMNASIO

Los centros cívicos, asociaciones y casales de barrio también son una buena opición low cost, pues ofrecen cursos trimestrales a precios públicos. Encontrarás clases de: zumba, ioga, pilates, gimnasia, hipopresivos,¡te va a costar elegir entre tanta opción! En Barcelona, por ejemplo, hay 51 centros cívicos, sólo tienes que buscar el que esté en tu barrio


3) LA CLAVE ESTÁ EN LA MOTIVACIÓN
A lo largo de los años, he estado apuntada a varios gimnasios contribuyendo, amable y altruistamente, a enriquecer al gimnasio pagando religiosamente mi mensualidad y sin hacer acto de presencia en él. Vamos que si algo adelgazó fue mi cuenta corriente y no mi culete (y «engordé» además en remordimientos y culpabilidad). Con el tiempo he aprendido que la clave es estar motivada. De lo contrario, la perseverancia dura lo que dure tu fuerza de voluntad. Así que no te fuerces, encuentra lo que te gusta y la motivación y las ganas vendrán solas. En mi caso, he aceptado que no soy carne de gimnasio y he encontrado mi motivación: el pilates. ¡Qué descubrimiento!. Me encanta: me ayuda a desconectar, tonifico y mis contracturas de cervicales y lumbares prácticamente han desaparecido. ¡Yujuuu


3) DISFRUTAR DE LA COMIDA (SANA)
Entre los errores más comunes a la hora de hacer dieta están

  • Dejar de comer ¡ERROR! A la larga te generará un efecto rebote.  Muy al contrario, los nutricionistas recomiendan realizar 5 comidas (moderadas, ¡ojo!) al día. Esto ayuda a activar el metabolismo y evita que, al privar de alimento al cuerpo, éste almacene reservas en modo de grasa.
  • No complementar la dieta con deporte ¡ERROR! Hacer ejercicio no sólo nos ayuda a perder peso, sino que nos ayuda también a mejorar nuestro estado de ánimo, ya que al hacer deporte liberamos endorfinas, las famosas hormonas de la felicidad. Ya lo decían los griegos, «Mens sana in corpore sano»
  • No informarte  ¡ERROR! Carbohidratos, proteínas, grasas saturadas… Entre tanta terminología, a veces puede resultar complicado entender qué es lo que realmente necesita nuestro cuerpo. Por eso es importante informarse porque muchas veces no comemos bien más por desconocimiento que por falta de voluntad. Un ejemplo: Me sorprendió mucho escuchar a Sascha Fitness explicar que en un zumo de naranja hay 5 naranjas y que cada una tiene 9 gr. de azúcar, por lo que el zumo contiene 40 gr. de azúcar. Y con esto no hay que malinterpretar ni hacer lecturas radicales, sino entender que, si quieres hacer dieta, siempre será mejor comer una pieza de naranja natural que en zumo, que contendrá más azúcares. Échale un ojo a la web de Sascha Fitness encontrarás recetas y mucha información útil sobre nutrición para aprender a comer sano.

 

Me encanta también el instagram de Amaya Fitness porque siempre pensé que estar a dieta era comer hojas verdes y pavo hasta acabar con cara de conejo. Pero ¡qué va! Basta con mirar su instagram para descubrir un montón de recetas sanotas y, lo más importante, muy tentadoras. Síguela e inspirate también con las frases motivadoras que cuelga. Ha publicado además dos libros con consejos para conseguir hábitos de vida saludables combinando la alimentación y el entrenamiento. En su blog encontrarás: recetas, información nutricional, tablas de ejercicios, etc. 



4) BEBE AGUA O INFUSIONES DETOX
Nuestro cuerpo necesita estar hidratado para funcionar correctamente y beber agua nos ayuda a eliminar toxinas. Esto seguro que lo habéis escuchado miles de veces. Algunos trucos para conseguirlo:  

  • Ten siempre a mano un botella de agua: encima de la mesa de trabajo (de litro y medio), en el bolso (de las de 33cl.), etc.
  • Existen apps que ayudan a controlar el agua que bebemos, como: AquaUp, Aqualert o Mi equilibrio hídrico. En mi caso, no la necesito, porque bebo más agua que Bob Esponja, pero para quién no esté acostumbrada puede resultarle útil.
  • Puedes substituir también el agua por zumos naturales o infusiones. La cola de caballo o el té verde son ideales para eliminar toxinas y evitar la retención de líquidos. Otra opción es cortar fruta y ponerla en un botella con agua para aportar más sabor

 

Apunta estas dos opciones la mar de fáciles:
1) La clásica agua con limón, pero añadiéndole también menta y pepino. Una combinación detox con un ligero y agradable sabor.
2) Medio litro de agua, una rodajas de manzana y unos palitos de canela, ¡voilà, a beber!

5) NUEVA FILOSOFÍA: ¡VIDA SANA!
No se trata de estar eternamente a dieta (¡qué amargura!), sino de incluir una serie de hábitos saludables, en tu rutina diaria, que supongan una mejora en tu calidad de vida. Ser consciente de lo que comes (de sus propiedades y beneficios), activar el body (ya sea ir al gimnasio, apuntarte a clases de zumba una vez a la semana o ir a trabajar a pie en vez de en bus), pararse a escuchar las señales que te da tu cuerpo,… Lo importante es tomar conciencia de que cuidarse es importante y contribuye tanto a tu estabilidad física como emocional
En el blog de Laura Miranda My Wellness Lab, encontrarás ideas interesantes, sobre nutrición, salud y bienestar, para incorporar en tu rutina diaria.

Y vosotras, ¿qué hacéis para cuidaros y sentiros bien? ¡Contadme!

Lee el post original

Join the Discussion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba