Skip links

Cojín con «falso» punto de cruz.

Hola:

¿Como os va todo? ¿Ya ha llegado la primavera a vuestras tierras?. Sea como sea llega la hora de darle un toque veraniego a nuestras casas y para ello hoy os enseñare como he decorado un cojín, que me hice con un viejo pantalón de lino, con un punto de cruz un tanto especial, por que no lo he hecho con hilo………………sino con pintura textil. ;-D.

Hace tiempo vi como Eline Pellinkhof en su Blog pintaba patrones de punto de cruz en las paredes. A mi que me encanta hacer punto de cruz en tela me fascinaron sus dibujos………………..pero no me atrevía a hacerlo en las paredes de casa…………….sin embargo la técnica pico mi curiosidad  y pensando pensando donde probarla………….se me ocurrió hacerlo en tela. 


Materiales que necesitamos:

  • Cojín.
  • Pintura textil, en mi caso el color «water blue».
  • Palillos de madera de los de pinchos.
  • Plantilla en punto de cruz.
  • Malla plástica de cuadrados, que me sobro de otro diy.
  • Pinzas de madera.

Y sin mas comencemos que estoy impaciente por enseñaros el resultado final. Lo primero que tenemos que hacer es decidir que «material» utilizaremos como cuadrícula para nuestro dibujo. Yo como os comentaba utilice una que tenía por casa, y eso me condiciono para la elección del dibujo pues la que yo utilice tiene la cuadrícula bastante grande, a ello se sumaba que el cojín era apaisado y no muy grande……………..por lo que uniendo estos dos condicionantes decidí buscar un dibujo tipo cenefa.

A mi me gustaba que se notase la forma de la cruz, pero como esto va a gustos hay mallas con las cuadrículas mas pequeñas, aunque no os recomiendo hacerlo con unas muy pequeñas porque se os podría emborronar la pintura al trazar la cruz y os quedaría mas como un punto……………..eso ya es cuestión de gustos y de ir probando. ;-))

Tampoco os aconsejo que utilicéis un dibujo muy complejo y con muchas tonalidades diferentes, sino uno en el que utilicéis como máximo 2 o 3 colores.
Al ser un  cojín que utilizó en verano me pareció que quedaría bien darle un toque playero y me decidí por una cenefa de olas…………….que en azul aguamar resaltaría bastante con el color marrón chocolate del cojín.

Y sin mas me puse manos a la obra………………….lo primero que hice fue meter un cartón, en la parte interna del cojín, de su misma medida, para evitar que la pintura se traspase a la parte posterior del cojín y por otro para tensar la tela con unas pinzas de madera.

El siguiente paso fue presentar la malla plástica encima del cojín para ver de que espacio disponemos, para posteriormente calcular el tamaño de nuestro dibujo y centrarlo.
Como os comentaba yo elegí uno con olas, que previamente Sergio me redibujo para conseguir que me entraran tres olas en el cojín, y ocupar así toda la superficie.

El proceso es sencillo: utilizaremos los palillos de pincho como pincel, entonces hemos de ir mojando la punta del palillo en la pintura, pero sin coger mucha cantidad (es mejor repasarlo varias veces a hacer un trazo muy grueso y que ya no tenga remedio), e ir haciendo cruces como cuando hacemos punto de cruz con tela e hilo.

Hay que tener cierta concentración y orden para no pintar una «puntada» en un sitio equivocado…………..porque no podríamos deshacerlo como en el punto de cruz normal. Yo decidí pintar siempre por líneas verticales y cuando hacía una línea la tachaba en la plantilla en papel para saber exactamente en que parte del dibujo llegaba y cual era la siguiente que tenía que hacer. Esto es importante para que el dibujo os quede bien………………..por eso os comentaba la complicación de elegir un dibujo complejo o con muchos colores, ;-P

En este mismo sentido y para evitar errores decidí terminar primero todo el dibujo y como con una primera pasada no queda muy bien marcado el punto, le dí una segunda mano, sin quitar la malla de gallinero, para evitar que se nos junten los diferentes puntos; yo prefería que se vieran como un poco separados entre sí…………….pero eso ya va a gustos. Para eso os recomiendo hacer una prueba previa en un trozo de tela y ver que resultado os gusta más, eso fue lo que yo hice.


Así quedo el cojín con la primer mano de pintura, no se aprecia mucho el color azul ¿verdad?

Le di varias manos de pintura hasta que conseguí el acabado de color y grosor que quería, como os decía con la malla de plástico puesta y este es el resultado. ¿Que os parece?


Viendo esta última foto ¿a que cuesta creer que no este cosido sino pintado?. Hasta a mi me cuesta ver la diferencia ¡Os lo aseguro!. Animaros porque queda precioso ;-P

Ya queda poco para poder estrenar este cojín. Yo lo que hago en verano es cambiar el edredón de invierno (como todas ¿no?, vaya perogrullada que os acabo de contar) por una colcha de verano, cuyo tuneo ya os enseñare. Los cojines también los cambio, bueno especifico de los cinco que tenemos, sólo cambio dos. Y para evitar tener rellenos de cojines guardados, estorbando en los armarios, de los dos que cambió solo cambio las fundas por que son del mismo tamaño los de verano y los de invierno……………….así lo único que guardo en el armario son las fundas, que caben en cualquier sitio. ;-D

Y sin mas aprovechamos para llevar este diy a los blogs de Marcela y de Kate ¿os venís a ver el resto de propuestas?

Sed felices.

Lee el post original

Join the Discussion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba