Entradas

diy cubre botas de crochet

Sigo con mis cosas de ganchillo, aqui os dejo un DIY para hacer unos cubre botas que he visto tanto en Pinterest , hay varios modelos y al final he optado por hacerlo a mi manera os cuento como.

Materiales:

Lana Para Labores color gris.
Ganchillo del número 7.0mm
Tijeras

Empezamos:

Paso 1: Hacer 8 cadenetas.
Paso 2: Volver con punto bajo hasta el final ,en total 7 puntos, hacer una cadeneta y girar.
Paso 3: Punto bajo pero cogiendo el punto de detrás para que quede con relieve en cada punto hasta el final ,hacer una cadeneta y girar.
Paso 4: Repetir el proceso hasta tener la anchura de la pierna, yo conté 11 filas del relieve que va quedando.
Paso 5: Unir el proyecto con puntos deslizados.
Paso 6: Subir una cadeneta y tejer puntos bajos en cada punto saldrán unos 20 puntos.
Paso 7: Unir con un punto deslizado al final subir 3 cadenetas y empezar a tejer puntos altos en cada punto.
Paso 8: Hacer 4 filas de puntos altos.
Paso 9: Para hacer el remate ondulado se hacen 5 puntos altos en el primer punto, un punto deslizado saltando un punto y volver a repetir los 5 puntos altos en el siguiente, así hasta el final. Voila! ya teneis unos cubre botas super calentitos que os recordarán a los calentadores tan de moda en los ochenta, ja ja que recuerdos.

Y aqui algunas imagenes que me sirvieron de inspiración.

Si no os atreveis a hacerlo acepto encargos sólo teneis que decirme como os gustaria.
Lo he explicado lo mejor que sé ,si no entendeis algo o teneis alguna duda poneros en contacto conmigo.

Estoy enlazando esta entrada a la fiesta de enlaces del blog Personalización de Blogs
Image and video hosting by TinyPic

Lee el post original

Reciclando: Cómo hacer un chalequillo con una camiseta vieja

¡Hola de nuevo!

El tutorial de hoy va sobre reciclaje de camisetas otra vez. Haremos un chalequillo con una camiseta. Es súper sencillo y da un resultado estupendo. La única pega, que me vuelven a dejar usar tijeras. A ver cómo acaba la cosa.


En vídeo:

Para hacerlo solo necesitaréis una camiseta y unas tijeras. Solo eso.

Podéis coger cualquier camiseta. Yo os aconsejo que sea grandecita para que os quede más graciosa. Yo he cogido una de mi hijo que la tenia llena de manchas de lejía y le da un toque diferente al chalequillo.

Los pasos que hay que seguir son muy sencillos. Cogemos las tijeras y cortamos las mangas. Yo en un primer momento le deje la costura, pero al final se la recorté también. Guardad los recortes que próximamente os enseñaré qué podemos hacer con ellos.

Recortamos el cuello también. Yo lo recorté prácticamente al filo del cuello y después tras probármelo, le fui recortando un poco más. Mejor quedarse cortos de recortar que pasarse, que eso no tiene arreglo.

El siguiente paso es abrir la camiseta por las costuras laterales. La camiseta que usé no tenía costuras laterales, pero si la vuestra tiene, os aconsejaría cortarla. Yo acabé cortando también el dobladillo de la camiseta.

Ya tenemos el chaleco hecho. Es el momento de probárnoslo y ver si el hueco del cuello, que es por donde meteremos los brazos, es suficiente. Si no es así, recortadlo un poco.

Cuando ya lo tengáis todo a vuestro gusto, estirad la camiseta por todos los bordes que habéis recortado. De esta forma se enrollará y quedará un acabado muy bonito sin necesidad de costura alguna.

Yo lo he dejado tal cual, pero lo podéis decorar con la técnica de serigrafía que os enseñé la semana pasada, ponerla tachuelas o cualquier cosa que se os ocurra.

Eso es todo. Muy muy sencillo, ¿verdad? Me ha salido a mí, así que debe serlo. Creo que mi hija se ha adueñado de este, pero yo ya estoy buscando alguna de esas camisetas largas que se llevaban hace años para hacerme uno para el bañador. ¿Qué os parece la idea?

¿Os ha gustado esta idea? Si es así, ya sabéis, suscribiros y dadle a “Me gusta”. Y si lo probáis, estaré encantada de ver cómo os queda a vosotros.

Besos y hasta el próximo día.

Estoy enlazando este artículo a la fiesta de enlaces de Personalización de Blogs.

Lee el post original

Fiesta de cumpleaños temática: indios. Regalos para los invitados.

Continuamos con la fiesta de cumple de los indios, ya os he enseñado las invitaciones. Ahora nos toca el regalo para los invitados: los disfraces.

Tuve que pensarlo mucho, la verdad, porque lo más típico es una flecha y un arco, pero pensar en más de 25 niños lanzando flechas por la fiesta me dio pánico, así que cambié un poco.
El regalo para disfrazarse consistía en unas plumas, un colgante, una bandolera y una flecha. Todo hecho a mano.

Las plumas fueron muy sencillas

El paso a paso os lo dejo en una entrada posterior para que esta no sea demasiado larga. Os adelanto que fueron muy sencillas y que hice unas 30 en una sola mañana.

Algunos modelos que me sirvieron de inspiración son de bebestilo y Tee on the moon, aunque hay muchos más por la red.

El colgante, la historia de nunca acabar

No sé ni por dónde empezar, de alguna manera se me ocurrió el colgante, no recuerdo de dónde vino la inspiración.

Me acordé de los broches que hice con la pasta de harina y sal. Justo en esos días mimundomanual publicó una entrada sobre cómo hacer moldes reciclando latas de aluminio, no perdí un minuto e hice dos moldes de plumas, uno más grande que el otro.

Al final, al verlos puestos, quedaban un poco sosos y añadí una plumita de fieltro.

Algunos los pintamos, a otros únicamente les pusimos purpurina.

Como el 90% de este trabajo lo hizo la Peque Grande, estuvimos dos semanas completas con este proyecto. Avanzaba un poco cada día.

¿Qué os parece por el momento?

La bandolera (¡cómo me gusta coser!)

De esto también haré un paso a paso y os lo cuelgo, para que podáis hacerlas que son fáciles y resultonas.

La inspiración viene de El nido de Darío, su bandolera no tiene mucho que ver con la mía, pero me sirvió para elegir qué hacer.

La flecha (no pude resistirme)

Sí, empecé diciendo que no quería regalar arcos y flechas, y el día anterior a la fiesta me lié la manta a la cabeza e hice 30 flechas rápidas, con un palito y siguiendo los pasos de los modelos de las invitaciones.

El montaje

Metí las plumas, el colgante y la flecha en la bolsita y les puse una etiqueta con los nombres de cada uno de los pequeños.
Colgué las bandoleras en un palo entre dos sillas y conforme fueron entrando en la fiesta buscaba la etiqueta con el nombre y repartía el atrezo.

Como toque final, les pinté a todos dos rallas en cada uno de los mofletes.
Así tuvimos a la tribu completa preparada para la fiesta.
Enlazo esta entrada a la fiesta de enlaces 52 de Personalización de blogs.

Lee el post original

Disfraces: bandolera de indio DIY

Las bandoleras son sencillitas de hacer, ya veréis:

Materiales

  • Tela del color que elijamos, para las que os enseñé utilicé rasete en tres colores: rosa, azul y marrón.
  • Fieltro de otro color para que destaque, para hacer la pluma decorativa.
Pasos

a. Elegimos la tela y la cortamos.
b. Ancho: 18 cm.
c. Largo: 79 cm.

d. Lo doblamos en tres.
e. Abrimos el primer tramo.
f. Cosemos los laterales de los dos tramos doblados.
g. Damos la vuelta para que el cosido quede por la parte interna.

h., i. y j. Hacemos dos ojales para poner la cinta de la banda (tal y como se muestra en la imagen).
g. Cortamos una tira de tela y metemos los extremos en los ojales y hacemos un nudo.

m. Comprobamos la bolsa ya cosida y elegimos el tamaño de la pluma.
n. Cortamos una pluma de fieltro tal y como os mostraba aquí, la plantilla la tenéis en Facebook.
ñ. Cosemos la pluma ladeada a la tapa de la bandolera y le hacemos los cortes simulando los pelillos.

¡¡Listo!!

Sencillito ¿verdad?

Ya sólo me queda enseñaros la última entrega: cómo hicimos los colgantes.

¡¡Con eso ya tenéis un disfraz sencillito y apañado!!
Por cierto, como viene siendo ya costumbre, participo en la fiesta 55 de Personalización de blogs.

Lee el post original

Cuelga llaves con celos o whasi tape

Hace unos días El Hada de Papel nos enseñaba cómo se divertía el equipo con el whasi tape.

Me encantó, se lo dije, tenía que hacer algo parecido. Me encantan las coronas, todas.
En casa el sitio de las llaves está al final del pasillo, al lado de las habitaciones, en el punto de la casa más lejano a la puerta. La casa es chiquitita (cariñosamente la llamamos la cajita de cerillas).
Vivimos cuatro en 75 m2, no es mucho, pero aún así, el sitio de las llaves sigue estando lejos de la entrada, el sitio menos lógico para dejarlas cuando entras en el hogar.
En fin, que necesitábamos un espacio al lado de la puerta para dejar las llaves, fundamentalmente porque cuando llego a casa, las dejo en cualquier sitio menos en el suyo, me pilla a desmano, lejos o no sé bien qué, el caso es que las pierdo día sí, día también.
Este es el resultado de combinar una necesidad acuciante y una idea genial de El Hada de Papel.

¿Qué os parece?
No es que me quedase perfecto, pero de momento he conseguido que las llaves se queden cerca de la puerta y espero que ahora no se pierdan.
Además, si me canso, pues lo cambio, quizá hubiese sido más acertado otro color para las del Príncipe, ya veré si cambiamos su corona.

También podría poner hacer una estrella y no una corona.

¡¡Feliz fin de semana!!
Esta entrada participa en la fiesta 57 de Personalización de blogs.

Lee el post original

¿Manualidad? Repasamos las letras del abecedario

Hoy hemos hecho una actividad sencillita para niños que están aprendiendo las letras.

Hace ya bastante, The Imagination Tree nos la enseñaba, incluso nos explicaba bien cuáles son las aptitudes que aprenden mientras juegan.
Yo llevaba siglos queriendo hacerla en casa, es de esas cosas que guardo en pinterest y que consigo hacer. (¡Yupi!!)
Así empezamos:
Materiales
Cartones de rollos de papel higiénico.
Pelotas de pin pon.
Tapones de todo tipo y tamaño.
Preparación
Ponemos las letras del abecedario en mayúscula en cartones de papel higiénico.
Ponemos las letras del abecedario en minúscula en las pelotas de pin pon.
Ponemos números en los tapones.
Juego
Ordenamos los cartones con las letras del abecedario.

Repasamos el abecedario completo (¡Chupado!!).

Emparejamos mayúsculas con minúsculas (¡Tenemos que practicar más!!).
El último ratillo: juego libre.
Montamos las pelotas sobre los tapones.
Contamos con los tapones hasta 10 y ¡hasta 20!!
La Pequeñita se dedicó tooodo el rato a ordenar los tapones por tamaños, que para su edad ya lo considero bastante.
Así terminó el pasillo:
Para terminar, les pedí que guardasen cada cosa como la habían encontrado: pelotas en un sitio, tapones en otro y cartones en un tercero.

¡Tachán! Todo quedó como empezó

Es divertido proponerles juegos así, lo que pasa es que tienen poca paciencia y en seguida quieren jugar a tirarlo todo sin ton ni son. Así que esta actividad sirve un ratín, no mucho más.

El suficiente para que la mañana de lluvia volase sin tele ni enfados.
¡¡Feliz semana!!
PD.- Parece que este domingo nos hemos dedicado a jugar y repasar las actividades de clase más de una. Iba a escribir esta entrada y he visto la del Baúl Desastre, creo que se complementan bastante.

Lee el post original

DIY: Etiquetas Recicladas para Regalos – DIY: Recycled Gift Tags

Hacer nuestras propias etiquetas para los regalos, reciclando lo que tenemos en casa, es más fácil de lo que imaginas.

Aunque nos encontramos ya en plena Navidad, las etiquetas que os muestro hoy no son propiamente navideñas, aunque perfectamente os pueden valer. Lo que pretendo es que la idea os inspire, y podáis hacer vuestras propias etiquetas con materiales corrientes que todos podemos tener en casa. En esta ocasión, vamos a reciclar papeles bonitos. Si quieres ver cómo, ¡sígueme!
DIY: Recycled gift tags
MATERIALES QUE NECESITAS:

El elemento estrella de este DIY son las bolsas comerciales bonitas. Además, vamos a utilizar folios de colores, pegamento, perforadora tradicional y tijeras. Opcionalmente, algún troquel con formas.

1. PEGAR

Para hacer las etiquetas con el papel de cualquier bolsa comercial, lo primero que necesitamos es darle un poco de cuerpo al papel. Así que lo vamos a pegar, con pegamento en barra, en un folio de un color bonito que quede coordinado con la propia bolsa. De este modo, conseguimos darle más grosor al papel. Si utilizáis sobres regalo, como he hecho yo, solo tenéis que abrir el sobre por un lateral y pegar. Así la etiqueta tiene el mismo acabado por ambas caras.
2. SECAR

Antes de recortar la forma de la etiqueta, os recomiendo que lo dejéis secar.

3. RECORTAR

Una vez seco, tan sólo hay que recortar con la forma que más nos guste: la clásica rectangular, tipo banderín, en círculo… y esto es lo que obtendréis.

Si tenéis algún troquel, esto es coser y cantar. Sino, no pasa nada. Se puede cortar perfectamente con las tijeras, marcando la forma previamente. Ya os digo, que esto es solo una idea, no quiere decir que tengáis que usar los mismos papeles o los mismos instrumentos que yo.

Según el estampado del papel, habrá que asegurarse antes de recortar.
4. PERFORAR

Para darles un acabado más profesional, les pegamos una etiqueta y perforamos en el centro. Esto lo podemos hacer con cualquier perforadora.

Si la etiqueta es pequeña, incluso, podemos hacer el agujero con un simple punzón. Necesitaremos una base de goma eva, espuma o similar, para poder atravesar limpiamente la etiqueta, y que el agujero quede perfecto.

Otra opción, que me encanta, aunque no todo el mundo dispone de estos cacharros, es colocar un ojal o eyelet metálico.

Hay remachadoras específicas para manualidades, con ojales de colores y distintas formas de flor, corazón… y que ¡están en mi lista de deseos!… mientras tanto, me conformo con esta, (que compré en Lidl por poco dinero en un juego de tres). Primero hay que hacer el agujero y, después, se coloca el ojal o eyelet. Y así quedan perfectas.

Yo he utilizado los dos troqueles más grandes que tengo, el de etiqueta que habéis visto más arriba, y éste de círculo, de 2,5 pulgadas (aproximadamente 5 cms. de diámetro). Resulta muy fácil y rápido.

Para terminar, un simple cordón natural de algodón (de los que se utilizan en la cocina), o una cuerda rústica, siempre quedan bien.

De este modo, conseguiréis unas etiquetas únicas y originales, sin ningún desembolso extra. Y vuestros regalos lucirán aún más. A mi me encanta hacer las etiquetas para los regalos. Ya sea con dedicatoria o sin ella, creo que son un detalle decorativo imprescindible.

Y vosotros, ¿qué me decís?, ¿os animáis a reciclar cartones o papeles bonitos para hacer vuestras propias etiquetas?

Gracias por leerme y, os espero a la vuelta de vacaciones. Con las niñas en casa, va a ser difícil pasar por aquí. Mientras tanto, nos vemos por Facebook, en Twitter y cada día, un ratito en Pinterest!!!

Nota: Este post participa en la Fiesta de enlaces de Personalización de Blogs.

Lee el post original

DIY: Lámina personalizada como Regalo – DIY: Printable posters as gifts

Cómo crear una lámina con tus frases favoritas, sin utilizar programas de diseño, e imprimible para regalar

Esta es una idea de regalo de última hora que te puede sacar de más de un apuro. Si tienes una cita que te gusta, una frase bonita, un lema de vida, algo que quieres decirle a la otra persona… sólo hay que escribirlo e imprimir….¿cómo? ¿dónde?… ¡Muy fácil! Sígueme y te cuento cómo lo he hecho.

Éste es el paso a paso:

1. CREAR LA LÁMINA

Lo primero que necesitamos es crear la lámina. Para convertir una frase o cita en un gráfico bonito, solo tienes que entrar en esta esta web y escribir el texto que quieras (en el rectángulo blanco donde aparece el cursor).

Para que lo veáis bien, yo he escrito Mimosorum.

Después, entre los modelos que aparecen debajo, eliges el que más te guste. Solo con posicionarnos sobre él, se destaca y ya vemos como puede quedar. Una vez elegido, pinchamos en la burbuja donde dice “Create”.

Y, a continuación, nos aparece ya la lámina con el modelo que hemos elegido. Si no estamos seguros y queremos probar otro modelo, pinchando abajo a la derecha (“Try another template”) volvemos a la página anterior. Una vez seleccionado el texto y la forma definitiva, puedes no sólo descargarte la imagen, sino también, compartirla en las redes sociales o por correo electrónico, etc…

Además, si no tienes ninguna frase o cita célebre que quieras utilizar, la página ofrece un pequeño archivo de frases, clasificadas por temas, para que puedas elegir. Aunque la página está en inglés, ya ves que es muy fácil de usar.

2. IMPRIMIR

Para poder imprimir la lámina, necesitamos descargarla primero en nuestro ordenador. Para ello, hacemos click en “download image”. Si tu impresora te lo permite, ¡adelante!. Elige un buen papel o una cartulina, según el modelo de gráfico que hayas elegido. Ten en cuenta el color del fondo, el tipo de letra… y ¡listo!. En mi caso, como mi impresora no es muy buena, opté por llevarlo a imprimir a una papelería, para que el acabado fuese mejor. Y elegí una cartulina con un poco de textura.

3. RECORTAR

Una vez que tenemos la lámina ya impresa, solo queda recortarla a la medida del marco que hayamos elegido.

En este caso, uno de mis preferidos, el marco Ribba de Ikea.

4. COLOCAR

Limpiamos muy bien el cristal y la colocamos dentro del marco. Ya tenemos lista nuestra lámina personalizada para regalar.

Yo hago muchos regalos de este tipo y, siempre gustan mucho. El éxito radica en encontrar el mensaje que llegue al corazoncito de la otra persona. Si sabes lo que le gusta, si está pasando por un mal momento, o por uno muy bueno… en fin, lo que sea que sepas que le va a gustar… no es tan difícil. Tan sólo hay que ponerse un poquito en el lugar del otro… 😉
En concreto, esta se la regalé a una amiga, que después de uno de esos vuelcos gordos que a veces tiene la vida, afronta una nueva etapa con mucha ilusión. Así que, de este modo, quería mostrarle mi apoyo y recordarle uno de esos lemas que no deberíamos olvidar nunca: Vivir el momento o carpe diem, que se dice… ¿verdad?
Además, estoy segura que le voy a dar otro uso a este DIY, y es para convertir unas cuantas citas que me gustan en gráficos bonitos, y repartirlas por la casa. Por cierto, que esas citas las guardo en mi tablón de Pinterest de “frases y motivación”…me parece buena idea que mis niñas, además, las tengan ahí presentes, porque estoy convencida que a fuerza de verlo, poco a poco se nos va metiendo dentro, vamos interiorizando esos mensajes y, de un modo u otro, al final nos ayuda.
Así que ya sabes, si hay alguna cita que te motiva especialmente, o que te inspira, o simplemente, que te gusta recordar… puedes crear una lámina original y personalizada, para pegarla en el tablón, en la nevera, llevártela a la oficina, o colocarla al lado del ordenador… donde cada uno quiera… decoramos y nos motivamos… ¿qué más se puede pedir?… ¡dos en uno!
Esto es todo por hoy. Espero que os haya gustado, aunque no ha sido un DIY de los que habitualmente suelo hacer. ¡Ojalá os resulte útil para alguna ocasión!. Ahora que se acercan los regalos de reyes, una lámina del tipo “madre sólo hay una… y la mejor, es la mía”, seguro que gusta a todas las mamis, o una para el abuelo, para la prima con su nombre… en fin, no tienen que ser frases o mensajes siempre trascendentes. Podéis recurrir también, un poquito al sentido del humor y hacer láminas muy divertidas que arranquen alguna que otra sonrisa… ¿no os parece?

Si alguien se anima, me encantará ver el resultado. Lo podéis compartir con nosotros a través de Facebook.

Y, con esta lámina personalizada e imprimible como regalo, arrancamos en 2014. Con ganas e ilusión, de seguir compartiendo con vosotros, y de seguir aprendiendo de blogs, de blogosfera y de mil cosas más. Gracias por acompañarme en el camino, por leerme, por comentar en las entradas… en fin, por estar al otro lado.
Besines y ¡Feliz semana! 🙂

Nota: Este post participa en la fiesta de enlaces de Personalización de Blogs.

Lee el post original

DIY: Flechas con washi tape para San Valentín – DIY: Valentine Arrows & Washi Tape

Cómo hacer unas flechas dulces con washi tape para San Valentín.


Me gusta celebrar este tipo de fiestas con cosas sencillas y baratas, pero con un gran significado. Así que, ya que tenemos los escaparates de las tiendas adornados para la ocasión, es un buen momento para enseñaros mi propuesta para éste año. Es una idea económica, fácil de hacer y divertida, para regalar a cualquier persona a la que queramos mostrar nuestro cariño en el día del amor por excelencia, San Valentín… a la pareja, a la familia, a los amigos y, sobretodo, -en mi caso-, a los hijos…

DIY: Flechas con washi tape para San Valentín

Éste año, en San Valentín, mis niñas tendrán una pequeña nota amorosa que acompañaré con una mini-flecha dulce… Si lo hacéis para niños, os recomiendo no poner más de tres gominolas, porque, ya sabéis… ¡se lo comerán del tirón!


MATERIALES QUE NECESITAS:

Además, de las gominolas o chuches que quieras utilizar -y que yo olvidé incluir en la foto-, vamos a necesitar etiquetas adhesivas, washi tape, palitos de brocheta, bolsas de galletas, cuerda o lazo, tijeras y troqueladora.
Y, estos son los pasos a seguir:
1. HACER EL CORAZÓN

Para ello he utilizado la hoja de etiquetas adhesivas, un washi tape rojo liso y otro dorado con corazones, (los dos modelos son de washitape.es), y la troqueladora. Pegamos varias tiras de washi tape encima de la etiqueta y perforamos. Según sea el ancho de vuestro troquel, necesitaréis más o menos tiras de washi tape. Para una forma de 5cms (2″), ya véis que son suficientes tres tiras de washi tape. Necesitaremos 2 corazones para cada flecha.

2. LOS FLECOS

Para hacer el adorno trasero de la flecha, cortamos dos rectángulos aproximados de 2-2’5 cms.

A continuación, con las tijeras, le damos la forma puntiaguda en uno de los extremos.

Los pegamos en el extremo inferior del palito de brocheta, haciendo que coincidan. Después, con las tijeras, hacemos los cortes con un poco de inclinación. Tal y como veis en la foto.

3. PINCHAR LAS CHUCHES Y PEGAR EL CORAZÓN

Pinchamos las chuches que hayamos elegido en cada uno de los palitos de brocheta, dejando unos 5 cms. libres para poder pegar el corazón. Podéis elegir las que más os gusten, siempre y cuando se puedan ensartar sin que se rompan. Y, quedan mucho mejor si todas son del mismo tamaño. Si os queda la brocheta pegajosa del azúcar, podéis limpiarla con una toallita húmeda o papel de cocina. Acto seguido, pegáis los corazones a la brocheta, cuidando que coincidan, aunque podéis repasar con las tijeras pequeñas imperfecciones que aparezcan.
4. DECORAR

Para la decoración de estas flechas dulces con washi tape, hice dos etiquetas diferentes con cartulina blanca con un poquito de textura. Una, la decoré con un poco de washi tape dorado y un sello con forma de corazón. Y la otra, simplemente, escribí con bolígrafo rojo el nombre de su destinataria, ya que estas flechas son parte de un amigo invisible en el que he participado, y que os contaré el próximo viernes día 14.

Y, así es como quedaron las etiquetas…

5. INTRODUCIR EN LAS BOLSAS Y CERRAR EL PAQUETE

Una vez que tenemos nuestras flechas dulces terminadas, las introducimos en las bolsas. Resulta más higiénico, pero también, para que no se resequen las chuches. Las mías eran bolsas de galletas normales y le quedaban un poco grandes. Así que, quedaran mucho mejor si tenéis bolsas más estrechas. Cerré la bolsa, justo por debajo del adorno de los flecos, con cuerda de yute en color rojo (ésta es de Tiger y la encontré en Navidad muy económica). Y sujeté las etiquetas, con la misma cuerda, al hacer la lazada.
Si queréis hacer una versión “chico” de estas flechas, tan sólo hay que cambiar el color de los washi tape… en tonos grises, negros o azules, y el resultado será mucho más masculino. Yo ya tengo pensado hacer algunas en esta línea y otras para mis niñas. Os la enseñaré por Facebook, así que para no perdértelo, dale al Like! 😉
Y esto es todo por hoy…¿Qué os ha parecido?, fácil, ¿no?
Si queréis ver otros proyectos que he realizado para San Valentín, pinchad aquí.
Gracias por estar al otro lado y ¡Feliz semana!

Nota: Este post participa en la fiesta de enlaces de Personalización de Blogs.

Lee el post original

¿Reciclamos bombillas?

Nunca me habría imaginado reciclar una bombilla de esta manera hasta que lo he visto hace poco por Internet, y claro, no pude evitar hacerme con un florero así de particular. El resultado es sorprendente y muy minimalista, como a mí me gusta. Quizás el mayor problema sea buscar una base sólida que lo soporte e impida que vuelque (me acaba de salir la vena ingenieril) porque la flor que le puse pesa un poco y tiende a hacer que el florero desequilibre, pero Don’t worry! Hay solución.
En resumen: este DIY se caracteriza por el espíritu recicladero y por tanto es muy muy pero que muy barato. Sólo he gastado dinero en la flor, la cual, por cierto, la ha hecho mi madre de fimo (así no se marchita ☺).

Lo primero que necesitamos es una bombilla fundida del tamaño deseado; cuanto mayor sea más espectacular será el resultado. Tendremos que quitar la parte interior de la bombilla con mucho cuidado de no romper más de la cuenta.

Para darle un toque diferente introducimos un alambre en su interior generando formas aleatorias. A continuación pegamos la bombilla a una superficie, en este caso he usado un portavelas que había por casa y que nadie usaba.
Y una vez que tenemos las flores más bonitas del mundo las ponemos en el florero y listo para adornar nuestro hogar o para regalar. Y es que además ¡esta es la mejor época del año para realizar esta manualidad! Se acerca San Valentín y, quién sabe, podemos sorprender a alguien con un regalo tan personal y bonito. Dependiendo a quien se lo regalemos podemos poner unas flores u otras. Os doy algunas opciones más de flores.

Como cada mes participo en el desafío de las #diogeneras el cual consiste en hacer manualidades con objetos reciclados. El tema de este mes es San Valentín y Carnavales. Pásate por su blog y descubre todas los DIY de las demás participantes.
Además este post participa también en la Fiesta de enlaces 53 de Personalización de Blogs.
Muchas gracias por vuestros comentarios y visitas.
Cristina ♥

Visita la entrada original AQUÍ