Entradas

Tutorial alfombra trapillo con muestras de hexágonos multiforma

Tutorial alfombra de trapillo hecho con muestras de hexágonos multiforma

En este Post encontrarás un vídeo tutorial de como hacer los hexágonos paso a paso,además de fotos inspiradoras para que creas tu propio diseño.

Porque no solo podemos crear una alfombra con este tutorial ,también un camino de mesa o mantel y además es multiforma o sea que uniendo los hexágonos puedes crear muchos diseños diferentes.

Te muestro mi primera alfombra hecha con muestras de hexágonos ,donde he aprendido cometiendo errores y por eso te doy consejos a tener en cuenta si vas ha realizarla.


Errores:
Hacerlo con el mismo grosor de trapillo ,porque entonces no cuadrará los hexágonos cuando los unas y quedará feo o un poco ondulado yo intenté combinar varios tonos diferentes pero no eran del mismo grosor y no cuadraban muy bien pero se han adaptado si o si jijiji.
Consejos: 
Antes de comprar el trapillo ,dibuja y calcula lo que necesites .No te quedes corta ,se acaba antes de que te lo esperas.
Al comprarlo hazlo del mismo grosor.Te recomiendo que compres trapillo grueso los hexágonos serás mas grandes y la terminarás antes,tenlo en cuenta,dependiendo del trapillo así será el tamaño.

Al unir las muestras puedes hacerlo cosiendo lado por lado del revés o como hice yo ,en cada hexágono dejaba una hebra larga para unirla pasando por las hebras del hexágono a unir y los lados que queden sin unir coserlos con el mismo tono de color.


Este es el tutorial que yo seguí para realizarlos:

Diseña tu alfombra de un solo tono o combinando varios colores a tu gusto o en conbinación con tu decoración ,a continuación te dejo varias fotos para que te inspires.

Foto del blog DIYBYPAULA

Fotos del blog :EMERITADESASTRE

Del blog ENMISMANOS

Cual te ha gustado más?
Te atreves ?
Ya has echo alguna ?

Cuentame en comentarios 🙂

Lee el post original

Cojín de retales

Ya, ya lo sé. Estáis pensando que dónde están los retales. Pues muy fácil: dentro del cojín.

No es trampa, señores, qué va. ¿Os acordáis de cuando erais pequeños e ibais a casa de vuestra abuela o vuestra tía abuela o cualquier otro familiar viejuno, y os acostabais en unas camas que se hundían, con cojines y colchones que pesaban más que una bolsa de patatas, una garrafa de agua o, ojo a esto, una bombona de butano? Sí, esas camas en las que te ponían tantas mantas que te parecía que no te podías mover. A lo mejor solo me pasaba a mí. No sé. Pero para mí es un recuerdo claro y vibrante, porque nunca entendí cómo una almohada podía pesar tanto.

Hasta ahora.

No tengo nada en contra de la guata ni de las plumas ni de los cojines ligeros y vaporosos que parece que flotan en el aire cuando se organiza una guerra de almohadas. Al contrario, me gustan mucho. En mi casa cada vez hay más cojines porque somos todos unos adictos. Los pompones duermen con tres cada uno, nos peleamos por la parte del sofá más mullida y hasta el gato tiene su propio sillón con doble almohadón. No, qué va, no tengo absolutamente nada en contra de todos los tejidos ligeros y suaves.

Pero no puedo evitar que este cojín grueso y pesado, esta arma mortífera para nuestra próxima batalla campal en la cama, me produzca una alegría infantil. Ni puedo evitar abrazarlo cada tres minutos y medio.

Este cojín cumple dos funciones básicas que me alegran infinitamente: una, sirve para dormir, apoyar la cabeza, sentarse y cualquier otra cosa que se pueda hacer con otros cojines; y dos, vacía la cesta de retales más rápido que Tricky un palet de Chips Ahoy. El cojín se come los retales, literalmente.

Yo lo hice con un kimono que me había regalado el pomelo para satisfacer a mi gen asiático. Creo que no llegué a usarlo nunca porque era un poco incómodo, pero lo tenía guardado desde hace una cantidad indecente de años porque la tela me parecía preciosa. Hace unos días empecé a hacer limpieza de telas, por culpa de Mònica, Miren y Mari Cruz, y me topé con él. Cuando lo saqué del armario y lo toqué, enseguida pensé en un cojín y cojín se quedó.

Podéis hacerlo con cualquier otra tela que tengáis por casa, solo necesitáis cortar un rectángulo, doblarlo a la mitad, coserlo con el derecho de la tela enfrentado y dejar una pequeña abertura para darle la vuelta. Con el cojín girado, llega el momento de asaltar la cesta de los retales.

Pero no solo los retales, no… ¿Restos de lana? Para adentro. ¿Muestras de tejido con las que no sabes que hacer? Para adentro. ¿Hilos sueltos? ¿Calcetines sin pareja? Ya pilláis la idea. Todas esas cosas que dan vueltas por vuestra casa y que no os decidís a tirar aunque no sirvan para nada pueden convertirse en un relleno estupendo para vuestro cojín. Que sí. Luego lo cerráis con una costura invisible y ya está.

Y sí, es muy cómodo. Es un cojín firme, pero agradable, que aguanta la forma y con el que puedes desafiar a cualquiera a una guerra. Y es largo. Bastante largo. Adecuado para pillarlo de una esquina y soltarle un latigazo potente a cualquiera que se te acerque.

Este se lo ha quedado la pompona. Quiere ponerlo en el banco que habrá frente a la pared que le pintamos hace unos días. Pero ya estoy preparando el próximo. Porque necesito vaciar alijo de telas… y también necesito preparar munición, mientras recuerdo las vacaciones en casa de mi abuela y la cama fresca y cómoda en la que no me podía mover.

Pst, pst!! Por cierto, hoy es el cumpleaños de Ari, que es mi partner in crime en Demodé y una persona estupenda. Si la vais a visitar, mandadle un tirón de orejas virtual. Felicitats, bonica!

Lee el post original

Viste qué fácil: guirnalda DIY con muestras de colores

Debo decir que este proyecto, además de ser ultra simple, es prácticamente gratis. Así que si tienes ganas de decorar un rincón y ponerle algo de color, pero el presupuesto es acotado, sigue leyendo.

guirnalda-muestra-colores-diy-terminadaLo único que necesitarás son estas muestras de colores que puedes conseguir gratis en las tiendas de pintura o construcción, tijeras y máquina de coser.

guirnalda-muestra-colores-diy guirnalda-muestra-colores-diy-1 guirnalda-muestra-colores-diy-cose diy-guirnalda-muestra-colores¡Chanan! ¿Qué les pareció? Fácil, ¿no?

Y mientras cortan y cosen, los invito a poner play.

Un abrazo!

Lee el post original

>