Entradas

Embossing para una lámina decorativa

Estoy segura de que muchas pensáis que el embossing está reservado a las locas del scrapbooking y la tarjetería, eeeeeh?
Pues no; el embossing es mucho más, es una técnica decorativa sorprendente, fácil de hacer y que en un minuto le da a cualquier proyecto un aspecto “pro” alucinante.
Aún recuerdo la primera vez que vi el polvo transformarse bajo el calor del secador… me pareció magia! (al final del post he puesto un pequeño vídeo para que veáis…)

¿qué he usado para esta lámina?

En primer lugar, marcamos con lápiz la medida de nuestra mini-lámina y recortamos con tijeras (esta lámina es tan gruesa que con la cizalla no se corta por completo):

Montamos el sello elegido en la base acrílica y preparamos los polvos; la primera parte del proceso de embossing debe ser muy rápida, mejor tenerlo todo preparado y a mano:

Entintamos generosamente, estampamos sobre nuestro soporte y, rápidamente, volcamos una buena cantidad de polvo de embossing sobre toda la zona estampada. No hay que preocuparse por echar demasiado, porque después vamos a recuperar todo el polvo que no quede adherido a la tinta; ahora se trata de asegurarse de que todo lo entintado quede cubierto, para que el efecto salga perfecto.

Una vez todo cubierto, volcamos sobre un folio y devolvemos al bote haciendo una “U” con él 😉

Si no hemos tardado mucho (por eso es fundamental que la tinta sea de secado lento), todo lo estampado quedará cubierto por una fina capa de polvo de embossing. Ahora ya podemos relajarnos.
Tranquilamente, cogemos nuestra pistola de aire caliente y empezamos a aplicarla sobre el motivo, a unos pocos cm de distancia, hasta que el polvo se funde y queda transformado en un relieve brillante.

Os lo enseño en un mini-vídeo:

NOTA: Os recomiendo que, si aplicáis esta técnica en cualquier tarjeta, cartulina, lámina o sobre, y si el tipo de papel lo permite, lo sujetéis con unos trocitos de celo de doble cara a la superficie de trabajo, porque con el calor tiende a combarse un poco.

Y así obtenemos esto: (precioso, eh?)

Ahora le añado un pequeño detalle, se me ocurren un montón, con acuarela, caligrafía, sellos acrílicos de alfabeto…, pero elijo poner la palabra “PARIS” en rojo con una maquinita de éstas…

Y ya está listo para colocarlo en su marco, que no es sino el marco floreado y recuperado del post sobre cómo hacer un cuelga-pendientes 😉

¿a que no pensabais que era tan sencillo? =)
Image Map

Lee el post original

Tela mapamundi: tutorial de bolsa de tela

¿Os acordáis de mi entrada sobre el blog de Anna Evers, Plan B? Pues como os dije, me compré la tela, y es que no me puede gustar más.
La compré online aquí.
Y ya he empezado a hacer cosas con ella.. que tenía unas ganas!!

Lo primero que he hecho ha sido una bolsa de tela, tipo “tote bag”.


Esta tela lo dice todo y queda preciosa en cualquier cosa, ya lo visteis con todas las ideas de Anna.

¿Qué os parece? a mí me encanta!!! y ya la he estrenado para bajar a la piscina.

Ahora os voy a contar cómo la he hecho, pues tiene su forro y su bolsillo interior, pero es muy fácil de hacer, de verdad!
No sé si os acordáis que por Halloween, les hice unas bolsas de tela para los caramelos a los niños. ¿No? Mirad aquí. Bueno, pues esta es más mona, mejor acabada, y de verdad que no es mucho más difícil, ya veréis.

Lo primero de todo, ¿qué necesitamos?

  1. tela mapamundi, o la que tengáis que os guste, claro. Dos trozos de más o menos 32 x 35 cm (ancho x alto).
  2. tela tipo loneta en color beige. Un trozo de aproximadamente 32 x 70 cm. Y otro de 18 x 17 cm.
  3. cinta ancha para las asas. Corté dos trozos de 52 cm cada uno.
  4. tijeras, hilo, aguja
  5. opcional, la máquina de coser para ir más rápido, pero se puede hacer a mano claro


El bolsillo
Lo primero con el trozo pequeño de loneta preparé el bolsillo. Para coser yo tiro mucho de plancha, así que lo que hago es que la tengo cerquita, y voy marcando las telas para después ya meterme con la máquina de coser.
Pues un dobladillo por todo el contorno del bolsillo, y un poco más ancho el que quedará arriba. Ya lo tenemos preparado.

El forro
El forro lo haremos con la pieza de loneta grande, que doblaremos por la mitad, quedándonos abajo la doblez.
Colocamos la tela que hemos preparado antes, sobre la más grande que será el forro, lo sujetamos con alfileres y a la máquina. Cosemos solo los laterales y la parte de abajo, dejando libre la de arriba (ese es nuestro bolsillo!)
Ahora damos la vuelta a la tela y dejamos el bolsillo dentro.
Igualamos bordes y ayudándonos de la medida de la tela exterior, le quitamos un par de mm y marcamos. Yo me ayudo de una regla y un lápiz, así no me tuerzo al coser!
Os doy las medidas que he utilizado yo, pero las fuí ajustando a ojo. El ancho de mi forro fueron 30 cm menos 2 mm por cada lado 😉
Cosemos los laterales (el bajo lo tenemos cerrado) y al terminar damos la vuelta hacia afuera el borde superior y marcamos con la plancha.
El alto de mi pieza quedó en 32 cm.
Sin darle la vuelta, doblamos las puntas, como se ve en la foto, y marcamos con un alfiler. Con el lápiz marqué una línea perpendicular a 3 cm del final, en cada punta, y a la máquina. (esto se ve mejor en las fotos de aquí abajo, pues hay que hacer lo mismo con el exterior)

El exterior
Para el exterior tenemos dos piezas. Esto es porque la tela de mapamundi tiene un sentido, es decir que tiene una imagen que se puede ver boca a abajo si no la ponemos derecha.. esto puede que no nos pase con todas las telas, así que si no fuera así, podríamos haber trabajado con una única pieza como en el caso del forro.
Enfrentamos los derechos de los dos trozos de tela, marcamos las líneas con la ayuda de un lápiz, y con un ancho de 30 cm cosemos los 3 lados, dejando el de arriba libre (fijaos que las telas estén en el mismo sentido, y que no estén boca abajo!)
A la misma distancia que con el forro, sacamos el borde hacia afuera, y marcamos con la plancha.
En las esquinas hacemos exactamente igual que con el forro, doblamos y cosemos en perpendicular a 3 cm del vértice.
Ahora al exterior ya le podemos dar la vuelta.

Montamos la bolsa y las asas
El forro, sin dar la vuelta, lo metemos dentro del exterior. Aplanamos bien la base y vamos enfrentando las costuras del forro con las del exterior, y sujetando con alfileres el borde.
Ahora ponemos las asas, es fácil! Medimos y justo en la mitad marcamos con un alfiler, y eso nos servirá para centrar nuestras asas, que meteremos entre las dos telas. Yo metí 1 cm apróx. dentro, y fijé con alfileres.
Y a la máquina!!

Nuestra bolsa ya está terminada. En una tarde (en este caso un par de horitas por la noche.. siento la calidad de las fotos del tutorial, pero aprovecho cuando los niños duermen.. ).

Lo siguiente que voy a hacer con esta tela es un cojín, que seguro queda súper chulo!.


Lee el post original

TUTORIAL LIBRETA "LA MÁS BONITA" by Laura Diaz

Lunes otra vez!! empezamos semana con una preciosa propuesta de nuestra DT Laura Díaz!! una bonita libreta con unos papeles aún más bonitos!!! además con tutorial!!!
Hoy quiero enseñaros un paso a paso muy pero que muy sencillo y además muy útil: se trata de cómo hacer una libreta pequeñita, multiusos en tres simples pasos.

Los materiales que necesitamos son:


Indicaros que el tamaño de la libreta es equivalente a una cuartilla de A4, vamos que de un folio nos salen 4 páginas de nuestra libreta.

Los pasos a seguir son los siguientes:
– Pegamos las tiras de 1cm sobre los papeles decorados, por la parte que queramos que se vea.
– Realizamos tres agujeros con la crop-a-dile, tanto en los papeles decorados como en las hojas interiores.
– Montamos la disposición de papeles que queremos e introducimos los eyelets y los apretamos.

Y listo!!! Yo he usado papeles de Lady Desidia, de la colección La más bonita y para acabar el proyecto le he añadido un poquito de decoración, pero no mucha para que sea práctica.

Parte delantera y parte trasera:



Es o no es fácil?? Y no me diréis que no quedan bonitas?? Pues ale, todo el mundo a hacerse sus propias libretas para el bolso!!

Nos leemos!!

Lee el post original

Neceser cosido a mano

En mi caso lo de la costura viene de familia y, de hecho tenemos un vínculo en común: la máquina de coser! Porque nos vamos turnando entre mi madre mi hermana y yo la única que tenemos (o que tiene, porque es de mi madre ¡y la pobre hace mil años que no la ve!)

Cuando tengo mono de costura y no “me toca” la máquina de coser decido calmar la cosa cosiendo a mano, como en este caso que ¡aproveché para hacer un tutorial!

Para hacer un neceser no necesitáis demasiados materiales:

  • Telas (yo he usado restos que tenía)
  • Cremallera
  • Hilo de poliestes del color de las telas
  • Hilo de hilvanar
  • Agujas, alfileres, tijeras, rotulador al agua…

Y sólo tenéis que saber (y si no, lo aprendéis) estos puntos:

  • pespunte
  • hilván
  • puntada invisible

¡Más fácil, imposible!

Además, para rizar el rizo, os he preparado un super vídeo molón, que espero que tengáis suficiente paciencia porque es un poco larguito (y con la músiquita, a mi me entra una paz interior…¡jejej!)

Y aquí tenéis el video con el paso a paso:

En resumidas cuentas, el paso a paso consiste en:

  • Cortar las telas a la medida de la cremallera. Yo he usado una cartulina como patrón para cortar. dejamos un margen de costura.
  • Cosemos, tanto en el forro como en la tela exterior, un pespunte en laterales y base y repasamos con un sobrehilado.
  • Montamos la cremallera en la tela exterior, colocándola del revés. Primero la fijamos con alfileres, luego la hilvanamos y finalmente, al derecho, hacemos un pespunte.
  • Con la tela exterior del revés y el forro del derecho colocamos la tela exterior dentro del forro. doblamos el margen exterior por la linea de costura. Fijamos con alfileres e hilvanamos. En este caso hacemos una puntada invisible en vez del pespunte que usamos en la tela exterior.
  • La planchamos para marcar las costuras.

La verdad que una vez acabado no sabía para qué lo usaría, pero después de varias pruebas vi que cabía de todo:

Lo puedo usar para llevar las cosas del bolso, o para la playa:

O para llevar el material de costura o de bordar:

Incluso para llevar el material para hacer algo de ganchillo:

Bueno, quizás para esto no

Neceser cosido a mano

Tutorial invitado II: Zapatillas exclusivas

Después del éxito del tutorial invitado de costura de Meri,
la tenemos de vuelta con otro proyecto “handmade” ideal para este frío y más que original:

UNAS ZAPATILLAS

hechas a mano,

a medida,
personalizadas y
¡totalmente personalizables!




¡Me parecen una pasada y la combinación de colores me encanta!
¿Y [email protected] queréis unas también?
Pues aquí tenéis el Cómo se hizo:

Los materiales que se necesitan son muy sencillos:

Agujas de tejer (las agujas son de 3,5 cm para conseguir puntos apretados y un tejido cerradito)
Lana (podéis mezclar varios ovillos como en este caso)
Aguja lanera

¡Empezamos!

Paso 1. Patrón de la suela: colocamos el pie en un folio y dibujamos el contorno del pie. A partir de este dibujo dibujamos un rectángulo cogiendo como puntos de partida las distancias más larga y la más ancha (ver foto 1). Añadimos 2 cm en el ancho que será para el margen de costura y en el largo añadimos 4 cm para evitar que le pie se salga de la zapatilla. ¡Ya tenemos nuestro patrón o plantilla!


Foto 1

Paso 2. ¿Cuántos puntos necesitamos montar? Empezamos haciendo una muestra montando 10 puntos y haciendo 10 pasadas con la lana, lo medimos con una regla (ver foto 2) y vemos que 10 puntos corresponden a 6 cm. Ahora aplico una regla de tres: mi ancho de plantilla es de 14 cm (12 cm + 2 cm de margen de costura) así que calculo que necesito 24 puntos.


Foto 2

Paso 3. Montamos la pieza de la suela con 24 puntos y tejemos con punto bobo, es decir, todo del derecho. Y conforme el tejido va creciendo vamos midiendo sobre nuestra plantilla o bien haciendo la misma regla de tres que antes.

Paso 4. Montamos la pieza superior de la zapatilla. Para ello medimos la distancia desde los dedos hasta el empeine, en este caso la pieza es de 15 cm y para montar los puntos aplicamos la misma regla de tres de antes. En este caso tejemos en punto jersey (una pasada derecho, una revés) y cada 5 pasadas aumentamos un punto por lado hasta el final de la pieza (ver foto 3).

Foto 3

Paso 5. En este momento en lugar de cerrar los puntos y unir esta pieza a la plantilla, quise darle una gracia especial a la zapatilla poniendo dos puntas (o “cuernos”) como veréis a continuación. Para ellos puse dos marcas dejando 10 puntos por lado (ver foto 4).

Foto 4

Paso 6. Procedemos de la siguiente manera: primero haremos uno de los dos extremos (el trozo de los diez puntos laterales que véis en la foto 4) y usamos una tercera aguja reduciendo un punto por el lado de dentro en cada pasada del derecho hasta que nos queden 4 puntos y entonces los rematamos (ver foto 5).

Foto 5

Paso 7. Una vez terminado el primer “cuerno” rematamos los puntos centrales y llegamos al segundo lateral de 10 puntos y procedemos de la misma manera: reducimos un punto en las pasadas del derecho por la zona interior hasta quedarnos con 4 puntos (ver foto 6).

Foto 6
Paso 8. Para rematar la pieza superior de la zapatilla he usado el punto para las aplicaciones, conocido como punto festón, usando un color que contrastase (ver foto 7)
Foto 7

Paso 9. Por último colocamos la pieza superior sobre la plantilla, sujetamos (ver foto 8) y utilizando la aguja lanera cosemos alrededor y ya tenemos la zapatilla terminada.


¡Vaya creatividad!

Vamos, que si no tenemos unas zapatillas calentitas,
únicas y exclusivas para nuestros pies
es porque no queremos.
Aunque me recuerda Meri que estas zapatillas son de caballero,
para que no se diga que solo cosemos para nosotras y nuestros peques.


A lo largo del tutorial he ido enlazando los vídeos tutoriales de I Do Proyect,
cuatro valientes emprendedoras de Sevilla (España) donde encontraréis de una manera breve y concisa cómo montar y cerrar puntos y los tipos de punto necesarios para esta zapatilla increíble.

¡A tejer!

Lee el post original