Entradas

Laboratorio DIY: mini palé

Cuánto tiempo sin redactar una entrada… creo que ya se me había olvidado hasta cómo hacerlas, pero mi ausencia tiene dos grandes razones de peso: la primera, la muerte de mi ordenador, y la segunda, la crisis bloguera que he sufrido este verano, me he replanteado mucho si seguir con el blog o no, pero aquí estoy así que parece que he tomado una decisión 🙂
Vuelvo retomando una sección que me gustó mucho en su día cuando la creé: el laboratorio DIY, donde ponemos a prueba técnicas, tutoriales, y materiales vistos en otros blogs, las dos primeras veces hemos experimentado con la estampación con ceras y con la receta casera de chalk paint. En esta ocasión, pasa por nuestro laboratorio los famosos mini palés (también palet o pallete) hechos con palitos de madera, siguiendo el tutorial de Guía de Manualidades

MATERIALES

 

Los materiales son muy baratos y fáciles de encontrar, en el tutorial original incluyen té o café para oscurecer los palitos, yo no lo hice porque se me olvidó e igualmente quedaron bien.

Necesitarás:
  • Palitos de madera o helado, los puedes encontrar en cualquier tienda de manualidades o en los chinos (14 palitos por cada palé)
  • Tijeras
  • Cola blanca o pegamento
  • Tabla de corte o alguna superficie que no te guarree tu mesa.
Podéis ver el paso a paso más detallado en el tutorial de Guía de Manualidades

¿Y ahora qué uso le doy?

 

Te voy a enseñar 2 posibles usos de tu mini palé:
1. Para fotografiar tus productos:
2. Como posavasos:
¿Con qué uso te quedas? Yo ya lo he usado para varias fotos y queda genial, si tienes un blog o tienda es un recurso barato para tener un atrezzo molongo.
De este experimento DIY he aprendido:
  • Que la cola blanca se llama así por algo y no es invisible, ten cuidado si se te queda algún churrete por ahí perdido.
  • Que los DIY mientras más sencillos mejores.
  • Que necesitaba volver a bloguear y estar con vosotras 😉

Lee el post original

DIY : HAZ TU PROPIO PACKAGING


Muchas veces, queremos regalar una manualidad hecha por nosotros pero no encontramos o es muy difícil dar con una caja que encaje con el tamaño de nuestra labor. O son muy pequeñas y no caben o son muy grandes y el objeto baila en el interior…
¿Solución? Hacerla a medida.

Os voy a enseñar la que suelo hacer yo para mis packagings.


Lo primero que vamos a hacer es medir el tamaño que va a tener la caja.
Para ello, he cogido este llavero que os enseñé hace poquito, lo he puesto sobre una carpeta con cuadrícula y he dibujado un cuadrado. El tamaño justo para que quepa lo que queremos poner, pero no muy grande para que de vueltas dentro. Y os preguntareis, ¿Y por qué sobre una cuadrícula y no sobre un folio en blanco? Porque los cuadraditos nos sirven de guía, ya lo veréis…
Lo medimos para que sea un cuadrado perfecto, es decir, que sea, por ejemplo, de 10cm x 10 cm. Pero no puede haber un lado que sea más largo que otro (entonces no sería un cuadrado! jeje). Por eso, los cuadraditos nos van a venir muy bien, en ausencia de regla, podremos contarlos y sabremos que es un cuadrado perfecto.
De todas formas, yo he cogido un compás (yo conservo el mío del cole!! Hace poco lo rescaté de mi antigua habitación ;-p ) para hacer las comprobaciones. Además, el compás me servirá para hacer el trazado de las tapas de la cajita, tal y como os voy a enseñar ahora


Si no tenéis compás, podéis probar con algo redondo, una tapa, un CD, pero como no lo he probado, no sé cuan perfecto puede quedar…..
Bien, vayamos pues, con el compás:
Colocamos la aguja del compás en una punta del cuadrado y medimos el ancho. Trazamos un circulo, no hace falta hacerlo entero. Ahora vamos a la otra esquina, y trazamos un nuevo círculo hasta la intersección con el círculo anterior.


Repetir con los otros 3 lados hasta completar el dibujo que veis.


Ahora viene la prueba de fuego: Recortar y comprobar que nuestro objeto cabe perfectamente en nuestra caja.
En mi caso, me he dado cuenta que mi maquinita de fieltro es demasiado ancha y las tapas no llegan a tapar del todo mi regalo, cachissss, tengo que hacer caja una más grande!
(si os pasa esto no desesperéis, tardamos 2 minutos en volver a dibujarla).
Vuelvo a comprobar….


Ahora sí ! 🙂
¿véis que me sobra espacio para poder cerrarla? Perfecto.

Una vez tengamos nuestra plantilla hecha, la traspasamos a nuestra cartulina, cartón, o lo que vayáis a utilizar como packaging.


CONSEJO: Dado mi error anterior, os voy a dar otro consejo muy útil. Si nuestro objeto es muy grande, es posible que nuestra plantilla no entre en la hoja (tal y como me ha pasado a mi!!! Seguro que os habéis dado cuenta!! jaja). Como de errores se aprende, si veis que os va a pasar lo mismo que a mí, en lugar de dibujar el cuadrado recto, ponerlo de lado, como si fuera un rombo, tal y como he hecho yo en la plantilla final. De esta manera aprovechamos la cartulina al máximo y nos cabe perfectamente ^_^

Una vez hayáis recortado el original, lo que tenéis que hacer es doblar las líneas rectas, dándole forma al cuadrado, que será la base de nuestro paquetito.

Por último, para cerrarlo, le haremos 4 troqueles en las puntas, por las cuales le pasaremos una cinta y haremos un lazo bien mono. La verdad, yo me he pasado con el agujero, vosotros hacerlo más pequeño que os quedará mucho más mono!! (otro consejo :-p)

Para rematar, una tarjetita de vuestro blog y una nota escrita a mano 😉


Como veis, es bastante simple, más de lo que pudiera parecer.
Como este regalo era para un chico no he querido decorar la caja, pero si hubiese sido un regalo de chica, seguro que le hubiera puesto alguna decoración más, algún corazoncillo, algo rosa…. ya me entendéis… ji ji

Espero os haya gustado 🙂

Visita la entrada original AQUÍ

Bolso de cuerda calado

Hace un par de cumpleaños, entre otras cosas, me regalaron una bobina de cuerda (naranja, ¡como no!) con la que tenia en mente hacerme un bolso. Pero no había manera de que me decidiera y me pusiera a ello.
Recién llegado el verano me dije que tenia que empezar a liquidar proyectos pendientes, que se me acumulan, y este ha sido uno de ellos: ¡Por fin he acabado el bolso de cuerda!

¿Queréis ver como me ha quedado?



Y, para no perder la costumbre, os voy a explicar como lo he hecho, ¡paso a paso!

Lo primero de todo, el material que he utilizado:



Básicamente la bobina de cuerda, de 3mm de ancho en este caso (es bastante finita, por lo que se trabaja bastante bien)
Además un trozo de tela, para forrar el bolso.
También necesitaremos el ganchillo, yo usé el de 5mm, pero eso segun teja cada un@!
Aguja, tijeras e hilo. Además del hilo convencional, de poliester, para coser los laterales y el borde del forro he usado un hilo invisible para coser el forro al bolso, pero se puede hacer igual con el convencional.

Para las expertas, es muy fácil:
Empezáis la base, a punto bajo. Para el punto de red del cuerpo hacéis un punto alto doble con cadeneta de espacio (cada dos puntos de la base, para que sea la misma cantidad de puntos). Al final hacéis dos puntos bajos en cada hueco. Para la asa, igual que en la market bag: váis haciendo punto bajo hasta que decidáis que empiece la asa, y ahí hacéis una cadeneta tan larga como queréis que sea la asa. Entonces la amarráis al cuerpo del bolso y seguís tejiendo (con la otra asa, igual) seguís tejiendo en punto bajo, en la asa también, hasta que tengáis el ancho que or guste.
Para las que preferís un poco de ayuda gráfica, aquí va:


BASE:


Empezamos con una cadeneta, en mi caso fueron 29 puntos.
Como siempre os digo, lo podéis adaptar a vuestro gusto. Eso sí, tened en cuenta que al tejer en circular (o en ovalado, en este caso) se va a ir ensanchando, así que siempre tenéis que contar unos cuantos puntos de menos. En este caso la base acaba teniendo 35 puntos.

Tejeremos puntos bajos a lo largo de toda la base. Una vez llegamos al extremo aumentamos un punto en cada esquina, (es decir, aumentando 4 puntnos en cada vuelta) de manera que la base quede plana.
En esta primera vuelta las esquinas de cada lado coinciden, por lo que tendremos que hacer 4 puntos en el mismo extremo.
Hacemos 3 vueltas aumentando un punto en cada esquina.Acabamos la base dando dos vueltas más de punto bajo, sin ningún aumento. Veréis que la teoria es muy parecida que la que se usa para hacer cestos: puntos de aumento para la base y cuando queremos que “suba” dejamos de aumentar.

CUERPO:


El cuerpo del bolso es todo “punto de red”. En este caso se basa en hacer punto alto doble y una cadeneta entre puntos.

El punto alto doble se realiza de la siguiente manera:




  1. Cojo hebra 2 veces
  2. Paso por el hueco del punto anterior
  3. Cojo hebra
  4. Vuelvo a pasar hacia el otro lado del punto
  5. Cojo hebra
  6. Paso la hebra por dos de los puntos que me quedan en el ganchillo
  7. Cojo hebra
  8. La paso por dos puntos del ganchillo
  9. Cojo hebra
  10. La paso por los dos últimos puntos que me quedan en el ganchillo.
Empezamos la vuelta con una cadeneta de 4 +1 puntos. Estas 4 cadenetas seran como el primer punto alto doble y el punto extra es la cadeneta de separación entre puntos.
Vamos haciendo series de 1punto doble alto + 1 cadeneta, hasta el final de la vuelta, que la cerramos con 1 punto raso.
Los puntos dobles altos de la segunda vuelta, y las restantes, la sujetamos en el hueco de la cadeneta, de la vuelta anterior. Haremos, en total, 8 vueltas, a punto de red.


PARTE SUPERIOR:


En la primera vuelta hacemos 2 cadenetas en cada hueco de la vuelta anterior (Haremos la misma cantidad de puntos ya que “2 cadenetas = 1punto doble alto + 1 cadeneta”). Hacemos dos vueltas más, a punto bajo.


ASA:


Como decía al principio, la asa la he hecho igual que hice la de la market bag.
Dividimos el perímetro del bolso en 4 (yo lo he doblado dos veces) de manera que sabremos desde donde sale la asa y donde hay que volver a sujetarla. El resto del perímetro lo tejemos a punto bajo.


1ª vuelta: Tejemos 1/4 del perímetro a punto bajo. Contínuamos tejiendo una cadeneta de 50 puntos (ahí escogéis segú lo largo que queráis que sea). Dejamos 1/4 de perímetro del bolso y enganchamos la cadeneta con 1 punto bajo. Seguimos tejiendo a punto bajo durante 1/4 de perímetro y repetimos las cadenetas de la segunda asa. Cerramos la vuelta con punto raso.

2ª-4ª vuelta: Tejemos toda la vuelta a punto bajo.

Podéis hacer solamente 3 vueltas o 5 o más, segun lo ancha que queráis que sea.
Acabamos de tejer con un punto raso y una cadeneta para asegurar que quede bien cerrado.

Cortamos la cuerda y escondemos el sobrante.


FORRO:


En este caso se trata de una tela que, por el revés se ve el estampado bastante claro, por lo que me he ahorrado hacer el forro soble (para que se viera el estampado, por dentro y por fuera). También tenéis la opción que el estampado solamente se vea por fuera, por el calado, pero a mi me gusta más que se vea por los dos lados.


Cortamos dos trozo de tela, de las medidas del bolso, en este caso de 45cm x 55cm (más un margen de 1,5cm para la costura en laterales y parte inferior y 4cm en parte superior).
Cosemos los laterales y la parte inferior con un pespunte (o punto atrás) y además con un sobrehilado en el extremo, para que no se deshilache la tela (si coséis a máquina, punto zig-zag).

Pespunte:
Sobrehilado:


En la parte superior, hacemos el sobrehilado igual, y después un dobladillo doble para esconder el sobrehilado. El dobladillo doble consiste en doblar la tela: la primera vez de manera que el sobrehilado quede en la cara de atrás de la tela. El segundo doblez se hace de manera que el sobrehilado quede en el interior.


Una vez ya tenemos el forro listo, solo tenemos que montarlo dentro del bolso y coser la parte superior. Yo he usado un hilo invisible, de manera que no se ven las puntadas, ni en la tela, ni en la cuerda. Se puede coser de igual manera con hilo normal, vigilando, que no se vea en el lado exterior del bolso.

Y lo mejor aún no os lo he contado, y es que se hace en un momentín! Así que ya podéis coger una bobina de cuerda y un trozo de tela, y a por vuestro bolso, ¡que aún queda mucho verano para lucirlo!

Bolso de cuerda calado