Entradas

Cómo hacer un acuario de whasi tape

Si como es mi caso tenéis a los [email protected] [email protected] de [email protected] o queréis [email protected] un rato de delante de la televisión, prestad atención al post de hoy porque en cuanto les digáis que vais a hacer unas marionetas de peces lo dejan todo seguro:
No sé muy bien cómo se me ocurrió la idea, pero pasamos un par de horas muy entretenidas, más otra haciendo una obra de teatro con los peces, porque la niña hizo los suyos a condición de que luego jugásemos juntas (abro yo aquí un momento para la reflexión: ¿Vuestros hijos os piden que juguéis con ellos? ¿Soy yo o estos niños de hoy en día son más dependientes de nosotros para entretenerse que nosotros en nuestra época? ¿Oís varias veces al día eso de “No sé a qué jugar” o “Me aburro” pronunciado delante de una tonelada de juguetes? Yo ante esto no sé qué pensar porque siempre me entretuve yo sola, incluso no me gustaba que mis padres anduviesen cerca porque la mayoría de las veces lo único que hacían era incordiar).
El caso es que esta manualidad es muy sencilla de hacer y queda resultona. Además, si no tenéis whasi tape podéis utilizar papel de regalo, servilletas, pegatinas o lo que se os ocurra.
Solamente tenéis que recortar la silueta de los peces en un cartón (yo usé el de una caja de cereales), ponerlos guapos con los materiales que os acabo de mencionar y pegarles por un lado un palo de brocheta para manejarlos cómodamente:
Incluso si sois mañosos podéis hacer un teatro con una caja de cartón y representar vuestras propias obras (que fue lo que hicimos nosotras).
Y de esta forma tan bonita y sencilla podéis montar un acuario o un zoológico o un terrario o una perrera porque quien dice peces, dice leones y jirafas o hipopótamos y elefantes o tortugas y hormigas o caniches y galgos, cada uno lo que se le ocurra o lo que se le de mejor dibujar. Dejad volar la imaginación porque con estos animales no tendréis problemas de convivencia ni de espacio.
Aquí tenéis la ballena pastelera (porque era la que hacía la tarta de cumpleaños al pececillo que celebraba el suyo):

El pececillo cumpleañero:

El compañero del anterior:

Los dos compis que van a dar una vuelta:

Papá y mamá teniendo un minuto libre para ellos sin niños cerca. Lo que pasa es que hace tanto que no tienen una conversación de adultos que no saben ni qué contarse:

Mamá:

Papá:

Los niños con la ballena pastelera, que seguramente les llevará a que cojan lo que quieran de la tienda:
La mamá que lleva a los peques a merendar sin saber que esos dos se han zampado una milhoja y cuatro bombones cada uno, y a ver quién tiene el valor de meterse ahora un bocata de jamón entre pecho y espalda:
El papá y el nene teniendo una conversación del tipo: “Hoy puedo quedarme jugando hasta que marche el último niño del parque porque no hace falta bañarme porque no voy a ensuciarme”:
Por último os enseño los peces que hizo mi hija, yo le recorté la silueta y ella se encargó del resto. Observad que la marca al agua es Pica Pecosina, su nombre artístico. Le pregunté si podía publicar una foto de sus peces y me puso como condición que en lugar de Pica Pecosa apareciese Picosina. Es que nacen aprendidos.
Pasad un feliz jueves y si os animáis a hacerlo me lo contáis.

Lee el post original