Entradas

diy pulsera trenzada 4 cabos

La fiebre del trapillo me ha atacado y no puedo parar, no puedo parar!! Y eso sin haber aprendido a crochetear ni tejer!! El día que aprenda, no me va a parar nadie!!!
 
Y me ha dado por los complementos de bisutería. Hoy vamos a hacer una pulsera de cuatro cabos, muy fácil y muy pero que muy lucida. De echo, ya tengo tres, una rosa completa, una amarilla y una como esta bicolor (no exactamente esta, que es un regalo)
 
 
He elegido esta para hacer el tutorial, porque es más fácil distinguir los cabos para aclararnos.
 
¿Os gusta? Pues manos a la obra que es facilísima!
 
Lo primero que necesitamos es trapillo (podéis hacerlo con cualquier otro material, pero el trapillo es ideal para el verano)
 
 
Cortad los cabos larguitos, que al ir trenzando si lo cortáis muy justo, no os alcanzará! Nosotros hemos utilizado aproximadamente cuatro cabos de 35 cm para una muñeca de 17 cm de diámetro. Vale más que sobre un poquito que no nos quedemos cortos, aunque tiene solución.
 
Una vez cortados, nosotros para trabajar agusto, hemos enganchado los cabos a nuestra caja de frutas favorita, como ya hicimos en esta otra pulsera
Y ahora vamos al lío. En la siguiente foto queda claro, pero por si acaso, debajo os pongo la explicación:
Trabajaremos siempre con el cabo que queda más a la izquierda. Recordadlo; siempre con ese.
 
Cogemos el cabo número 1, lo pasamos por encima del nº 2, por debajo del nº 3 y por encima del nº 4. Repetimos de nuevo tantas veces como necesitamos para el largo de nuestra pulsera. Irá quedando así:
 
 
Una vez conseguido el largo que necesitamos, vamos a rematar la pulsera. Nosotros hemos usado cierres dentados, que solo hay que presionar para dejar bien cerrados
 
Colocamos un mosquetón, y ¡listo! a lucir nuestra bonita pulsera!
 
 
Inciso: esta pulsera era para regalar. Por eso, como no sabíamos el largo exacto que necesitaría nuestra sorprendida, le hemos añadido un trocito de cadena, para que sea más fácil ajustarla y acertar! Para que no quedase sosa la cadena, le hemos añadido tres bonitas facetadas brillantes.
 
 
Y hasta aquí el post de hoy, espero que os haya gustado y os animéis a haceros una, dos, o las que sean!!

Un besote y nos leemos el viernes

Visita la entrada original AQUÍ

Carvado de sellos: estampado por capas I

Hola! Hoy vamos a retomar una de las actividades crafty que más me gusta… el carvado de sellos!

Dentro del carvado de sellos hay infinitas (sí, infinitas!) maneras de usar tus sellos para proyectos craft o decorativos distintos…
Y hoy vamos a probar una técnica que me encanta, la estampación por capas (layer printing), que básicamente, indica eso, estampas el motivo por capas, que pueden superponerse entre sí o no.

La ventaja principal de esta técnica es que te permite hacer combinaciones de formas carvando menos sellos y muchas variaciones de color en un mismo motivo.

Vamos a empezar por la versión más sencilla de esta técnica. Y vamos a hacerlo con unos huevos de Pascua que nos servirán para decorar tarjetas, sobres, papel de regalo o páginas de un álbum de scrap…


Ésta es la plantilla, de la que hay que carvar un huevo en positivo, mondo y lirondo, y en otro sello, por separado (muy importante!), la decoración chevron del interior. Además vamos a usar unos lápices con goma de borrar incorporada para hacer topitos. Podéis descargar la plantilla AQUÍ.

No os voy a repetir los pasos de un carvado básico, que encontraréis en los posts de la sección “sellos” del blog, pero sí os voy a dar una pequeña indicación para que los vértices del chevron os salgan perfectos, sin esos “sacabocados” tan feos que nos salen cuando aún no tenemos mucha práctica…
Básicamente se trata de NO empezar por el vértice, sino de ir hacia él con dos cortes rectos que al unirse, formarán un ángulo perfecto:
Ahora cogemos nuestras tintas, los sellos y algunos lápices con goma incorporada, que nos servirán para hacer “topitos”:

Para estampar por capas que vayan a superponerse estas tintas Chalk de Colorbox van fenomenal, porque sus colores son suaves y no son 100% cubrientes. Si no tenéis este tipo de tintas y al estampar una capa sobre otra queda demasiado oscuro, un truco es entintar, estampar una vez en un papel de prueba y la segunda en el soporte definitivo. Para esto tendréis que hacer alguna pruebita antes, hasta cogerle el truquillo…

Inciso: Yo las tengo en formato PetalPoint (la cajita que contiene 8 esponjitas) pero las venden también por separado. Esta cajita es muy mona y soléis preguntarme dónde las compro. La verdad es que alguna la he adquirido online y otras en alguna feria, pero os digo que aunque es práctica también tiene sus desventajas:
Lo bueno:
● sin duda, el orden
● la forma de los “pétalos” te facilita entintar por partes un sello, pudiendo hacerlo con detalle.
Lo malo:
● cada vez que abres para coger un color tienes que cerrar la caja para que el resto no se sequen mientras trabajas. Es una tontería, pero como la tapa no es redonda, hay que buscar la posición para encajarla. No pasa nada cuando la abres/cierras un par de veces, pero cuando lo haces 30 puede llegar a ser molesto…
● al sacar/meter los pétalos es fácil que se rocen entre ellos y se manchen de otro color por los laterales… y a veces cuando vas a entintar te encuentras alguna mancha de un color intruso…

Seguimos… para estampar así sólo hay que tener en cuenta un par de cosillas:

● Elegir bien los colores, el de la capa inferior (nuestro huevo), mejor más claro y los de la decoración sobre ella de colores más vivos o incluso el mismo pero más denso (así queda rebonito!).
● Acertar bien al superponer una forma sobre la otra, para que coincidan, más o menos. Esto se soluciona estampando antes unos cuantos huevos 😉

Cuando pruebas y pruebas vas descubriendo cosas interesantes… por ejemplo, si tras estampar un papel texturado estampas otra vez sin volver a entintar en un papel liso, queda esta trama tan bonita que veis en los huevo verde y rosa. Le veo mil posibilidades…
Y observad en los topos lila que cuando entintas una vez y estampas dos seguidas, hay una diferencia de densidad entre una y otra, obvio, no? Pues más adelante veremos lo útil que es eso para crear bonitos efectos… 🙂

Así que, estampando primero el huevo y después, encima, el chevron o los topitos con las gomas de lapicero, conseguimos patrones como los que yo usé para hacer unas tarjetitas de agradecimiento…
(notad qué bonitos quedan los sellos sobre papel texturizado…)

(la plantilla para hacer el conejito la encontraréis en este post, y la d ela zanahoria, en este otro)

… o para decorar unos sobres que han salido hoy de aquí ;)…

… o para algunas hojas de un álbum de scrap que yo suelo rellenar con polaroids de los fines de semana que pasamos fuera en familia… (en la foto he puesto un par para que os hagáis una idea, pero realmente irán algunas de los días que vamos a pasar en la playa dentro de poco…)

¿qué os parece? Es fácil y divertido! Y si no sale perfecto a la primera, no pasa nada… recordad que esto es handmade, y por eso toleramos (y adoramos) ciertas imperfecciones… hasta la semana que viene!

Lee el post original