Entradas

La luna en una caja de cerillas

Hoy os traigo mi participación en un reto organizado por Patypeando. Cuando quedé con ella, con Alba (Niña Bonita) y con María (El baul de la Mary), para la “chachiquedada” con taller de carvado, ella nos dio una caja de cerillas para que hiciésemos algo con ella. La cosa era hacer “empaquetadobonito“, sólo… que a mi se me fue un poco la cabeza, y lo que es empaquetado, empaquetado… no es, a no ser, que quieras regalar la luna 🙂
¿Quereis ver qué hice?
La verdad es que lo único que tenía era una caja de cerillas, y pensé, y pensé en como adornarla, quizás forrarla con papel de seda, o pegarle washitapes, algún recorde de papel scrap… pero luego se me ocurrió algo, hacer con ella algo especial, y un poco diferente. ¡Hacer un pequeño escenario! ¿Y qué metería dentro? ¡¡¡La luna!!!
He utilizado una caja de cerillas, una cartulina pintada estilo cosmos o galaxia (aquí el tutorial), una luna, cartulina negra, algún washi, pegamento y boligrafos blanco/plata.
 
Es tan sencillo como:
· Recortar el cosmos del tamaño del interior de la caja de cerillas. Introducirlo en el fondo.
· Decorar las partes interiores de la cajita (en este caso, lo hice con un washi de purpurina plateado, para que fuese todo aún más planetario).
· Recortar la luna entera, y doblar dos de los lados. Pegarlo a una de las esquinas de la cajita (con pegamento, celo, o washi).
· Marcar la medida de la caja de cerillas en el papel negro. Recortarlo.
· Escribir y dibujar en la cartulina lo que queramos. En este caso yo escribí “Fly me to the moon”, muy Sinatra. y le puse pequeños puntos y estrellas en color plata.
· Tras eso, se pega a la caja y… ¡voila! Ya tenemos nuestra pequeña luna en una caja. Perfecta para regalar.
 
Et voila! Lista para regalar, decorar, o lo que queráis!
 
¿Qué os ha parecido? A que apetece meter cosas en mini cajas! Pues aquí os dejo otras ideas que encontré en internet a modo de inspiración.
(unodostrescuatro)
 
 
Espero que os gustase este mini tutorial y su resultado 🙂
 
 

La luna en una caja de cerillas

DIY: Corona de flores

El de hoy es un DIY muuuuy sencillo, y además, bonito 🙂

Se trata de una corona de flores, aviso, corres el riesgo de parecer una ninfa del bosque, o un hada asilvestrada, jajaja, pero se pasa un buen rato haciéndola.
Tan sólo se necesitan flores, y algo de cordel. Es tan fácil como: agarrar dos flores, la segunda colocarla debajo de la primera y atar los tallos con el cordel. Se añade otra, justo debajo, y se vuelve a atar. Y así con todas. Aconsejo que sean flores con tallo largo, que sino se os va a desmoronar.

Yo le pillé el truquillo casi a la mitad, y os lo cuento: es mejor si apretais las flores. Es decir, al principio, podéis ver como dejé margen entra una y otra… pues no. Queda mucho más bonito si las apretujas un poco, que no se vea nada más que flores.

¡Espero que os haya gustado el tutorial de hoy! 🙂

DIY: Corona de flores

DIY: Tablón de corcho

Paseando por un supermercado, vi un día los típicos estantes donde te venden todo lo que les sobra a 1€, y allí vi esto: Packs de corchos redonditos. Se vendían como para poner bajo las superficies calientes (sartenes, potas, etc), pero yo les vi una utilidad más normal: mini corchos de pared. Así que esta mañana, me puse a decorar el más grande.

Yo os enseñaré como lo hice… pero claramente, ¡cada uno a su aire! Que pa gustos, colores, jejeje. Le he añadido pincitas “clavadas”, para poder tener más cosas… En fin, que empiezo a explicaros. Yo usé todo esto:

Lo primero de todo, pintar un carcho del corcho. En el límite entre pintura y corcho, una vez seco, eché un poco de cola con el pincel, y tras eso pegué la tripa de pollo (¿soy a la única a la que le hace gracia ese nombre? Y, ¿de dónde viene?). Tras eso dudé de si hacerle algo más, y al final agarré el permanente blanco, y me puse a hacerle dibujitos.

Como quería que además de para las chinchetas, hubiese espacio para más cosas, decidí “clavarle” unas pinzas. La idea es que fuesen de las pequeñas… pero al martillear el alfiler, se rompían, así que lo hice con las grandes. Las decoré (washi y esmalte de uñas), y le clavé a cada pinza una alfiler, y la martilleé hasta que sobresaliese lo suficiente para que se clavase al corcho, y luego con unos alicates, le corté lo sobrante (la cabeza del alfiler).

Un poquito de celo de doble cara y… ¡¡A la pared!! Listo para empezar a pincharle cosas y a llenarlo 🙂 ¡¡Espero que os haya gustado!!


DIY: Tablón de corcho

diy marcapáginas magnético

Hoy os traigo un tutorial de DIY fácil, fácil, fácil. Un marcapáginas. La cosa más sencilla que te puedas llevar a la cabeza, pero algo muy util.
Sólo necesitaréis imanes (de publicidad, mismamente) o celo magnético de ese que venden en Tiger, y washi tape (o papelitos de colores, eso ya, al gusto).
Os diré dos formas para hacerlo:
Esta forma, es tan sencilla como cortar unos cachos de imán, y ponerlos sobre un washi tape abierto, se va pegando con cuidado una cara con la otra y… ¡listo!
 
De esta forma el marcalibros será más duro. A cada extremo de la cartulina se pega el imán, y se forra el exterior con el washi tape que queramos.
 
Y finalmente, este será el resultado de ambos. El de la cartulina, se puede bajar hasta abajo, ya que “no pega”. Mientras que el de los imanes con solamente el washi, habría que despegar los imanes, y meter la página en medio, sobresaliendo así, nuestro bonito celo de colores.
 
Ahora, a hacer muchos maradores de libros, y a leer mucho 🙂
¿Estáis leyendo actualmente algún libro? ¿Cuál?

 

DIY: Marcapáginas magnético

DIY: Casita teepee para decorar

¿Os gustan las casitas indias? Yo he visto fotos en las que la gente monta con un par de telas una de esas en el salón, para los peques, y la verdad es que me encanta la idea. Pero, hoy no vengo a enseñaros como poner la sábana sobre cuatro palos, sino a enseñaros a hacer una teepee para decorar cualquier rincón. ¡Es muy fácil! Sólo tenéis que guardar la plantilla que os pongo abajo, y ¡a decorar!

Lo primero es descargar la plantilla e imprimirla. Os aconsejo que la calquéis con lapiz encima con otro folio, para después poder borrarlo y que no queden mil lineas innecesarias. Es tan sencillo como recortar, doblar, decorar y pegar.

Yo le añadí unos palillos en la parte de arriba, para que fuese más “indio”, y también recordé un poco las picas de arriba. Pero eso ya es al gusto de cada uno.


¿La queréis con puertecilla o sin ella? Pues sólo tenéis que hacerle un corte recto y doblar hacia los lados. O recortar directamente el triangulo para la entrada de los inquilinos.

 

Y aquí os dejo la plantilla. Sólo tenéis que guardarla e imprimpirla.
¿Os ha gustado? De esta forma, es muy sencillo que todos tengamos una de estas en casa! Otro día, haré una entrada de decoración de estas casitas, pero a lo grande.

DIY: Casita teepee para decorar