cambiar_zapatos_babycatface_0

diy: Recupera unos zapatos viejos con pintura

¡Hola hola gatetes!
Seguro que tenéis o habéis tenido en casa un par de zapatos que son cómodos y podrían haberse convertido en un básico de fondo de armario, de no ser por ese color horroroso que se os ocurrió comprar un día que parece que fuisteis a la tienda borrachas… 
Pues eso es lo que me pasaba a mí con estos zapatos, los compré para las múltiples bodas que tenía este verano, “freshka” me conquistó en su momento sobre todo por la comodidad (no fui la única, pues se los compraron varias amigas, mi madre, e incluso los he visto por televisión), pero cada vez qué los miraba, tan brillantes y tan plateados me preguntaba en qué momento se me había ocurrido comprar algo que iba tan poco conmigo.
Así que el día que me cansé de mirarlos me lié la manta a la cabeza y decidí transformar estos viejos zapatos en unos nuevos, una versión 2.0, tan sólo pintándolos con spray.

Hacer este DIY es súper fácil, tan sólo necesitamos:
– Unos zapatos cuyo color ya no nos guste.
– Cinta de carrocero o washi tape.
Pintura en spray, del color que queramos nuestros nuevos zapatos, esta pintura es esmalte sintético, pero imagino que hay quien usará algo tipo chalk paint.
Papel de lija de grano fino, de unos 500 o 600.
– Un barniz en spray (en este caso mate)
– Espacio donde poder pintar con spray.
– Un poquito de paciencia.

En mi caso en el momento que decidí pintarlos ya los había usado, así que ya los había gastado un poquito y decidí no lijar, pero a vosotros os recomendaría que si tenéis una textura así de lisa y acharolada (una superficie no porosa vaya) le deis una pequeña pasadita de lija.
Después de lijar y limpiar bien el zapato taparemos con cinta de carrocero o washi tape todas las partes que no deberán pintarse, en este caso, interiores, planta, hebillas y suelas.

El spray se aplica a unos 30cm en pequeñas pulverizaciones cortas, para controlar lo que vamos aplicando.
Después de la primera capa de pintura dejaremos secar bien unas 24 horas, y repetimos operación, pues en una primera capa es difícil llegar a todos los rincones.
Una vez seca la pintura, aplicamos también un par de manos de barniz en spray mate, y cuando este también haya secado quitaremos toda la cinta que habíamos puesto en los interiores y zonas que queríamos cubrir.

comparando el resultado final con el original

Y el resultado final, de lo más resultón, ¿no?
Yo los quería para un vestido azul, así que terminé contentísima con el resultado, y además he de decir que aguantaron toda la boda como campeones y ni un rasguño oiga.

¿Qué os parece la idea? ¿Habéis hecho algo parecido antes? ¿Estáis ya maquinando en qué zapatos probar esta idea?
Estoy deseando saber.

Besos de gato

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *