DIY: DECORA TU CUBO DE RUBIK

Siempre me ha llamado la atención este artilugio, pero la verdad es que tiene unos colores un poco feos, si bien el diseño mola, nunca lo dejaría a la vista para que no chirriase con el resto de la decoración… Hasta que lei en internet un artículo en que el fotógrafo Andrew Miller pintó de blanco 100 productos icónicos de reconocidas marcas, entre ellos el famoso cubo, y me fascinó, así que decidí personalizar uno para poderlo dejar como elemento decorativo.
No puede ser más facil y más resultón.
Para personalizarlo he seguido utilizando las pinturas Eggshell de la Pajarita que me dieron para el reto conjunto de Handbox, con las que hice el cojín de oso pintado a mano de la entrada anterior.

Además una de las caras la he personalizado con un trozo de Aironfix con acabado mármol que me sobró después de forrar unas bandejas.

Simplemente se pinta con cuidado cada cuadrado.

Y voilá! ahora a buscarle sitio en mi casita.

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *