Un espejo DIY para mirarnos sin complejos

¡Buenos días a todos DEFDecorer@s! ¿Qué tal? Hace mucho que no os enseñábamos un DIY ¿verdad? La cosa es que entre la comunión del explorador, eventos varios, la cocina del pueble que estamos acabando (os la enseñaremos pronto) y el final de curso… hemos andado bastante atareados… pero ahora que se acercan las vacaciones de verano,  queríamos volver a hablaros de la campaña #AclaraLaPsoriasis de la que ya os hablamos aquí
¿Os acordáis que os contamos que  es una campaña de concienciación y activación para concienciar a las personas con psoriasis de que es posible lograr un mejor control de los síntomas y una mejor calidad de vida?
Como ya os dije, yo mismo la sufro en mis carnes… Y  tengo que admitir que hubo un tiempo en el que me sentía realmente acomplejada… Las placas de mis piernas eran realmente grandes, y sentía que la gente me miraba las piernas cuando iba en falda o pantalón corto por la calle… ¡Cuántas veces conocidos me preguntaron lo que me pasaba!
Pero he aprendido a vivir sin complejos… he aprendido a pedir ayuda  e implicarme activamente manteniendo el contacto con mi dermatólogo para controlar síntomas… y a día de hoy la tengo mucho más controlada 😉
Por eso hoy hemos querido hacer un espejo handmade, una proyecto diy para mirar cada día el reflejo de nuestro cuerpo sin miedos, sin complejos…
Nunca me hubiera imaginado a mi misma enseñando en DEF una foto así… Normalmente intentamos enseñar lo más bonito, y la parte menos bonita la ocultamos o la tapamos no? Esta vez la ocasión lo merece… Me parece maravilloso tener la oportunidad de poder daros ánimos desde aquí a todos los que sufrís la enfermedad, y serviros de apoyo para hacer frente al día a día… poniendo un pequeño granito de arena ¡Sin miedos!

Diy Espejo con corcho y mosaico

La idea era hacer el espejo para el dormitorio de la princesa, pero al final creo que me lo voy a adueñar yo, no lo tengo claro aún ¡jajaja!
Materiales necesarios
  • Espejo: Nosotros hemos usado una unidad de los espejos LOST de Ikea, que nos sobró al hacer este espejo del cuarto de baño de los peques.
  • Tabla de madera: De un tamaño de 70×30 cm aproximadamente
  • Corcho: un pedazo de 30×30 cm, igual que el tamaño del espejo
  • Teselas o piezas de mosaicos
  • Pegamento de contacto
Esta vez la que ha ayudado en el montaje ha sido mi madre. Un día antes la princesa y yo decidimos los colores que queríamos usar y la forma: Que sean flores amatxu… dicho y hecho, y de color rosa, por supuesto, jajaja!
El proceso de montaje ha sido súper sencillo usando el pegamento de contacto. Me huiebiera gustado rematar el corcho haciendo la forma de las teselas, pero se nos rompía.. así que finalmente lo hemos dejado en recto, y la verdad, también nos gusta 😉
Lo único que hay que respectar son los tiempos de secado. En nuestro caso por ejemplo, el corcho lo tenemos en rollo, y por eso tiende a combarse y despegarse de la madera… Unos botes de pintura y unas maderas de apoyo sobre la superficie, es mano de santo para que se acabe de pegar bien 😉
Os dejamos con las fotos del espejo acabado, que como os digo, aún no sabemos dónde va a acabar…¿Dónde lo colocaríais?  ¿Os animáis a hacer un espejo así?

 

 

 

 

 

 

 

Este contenido ha sido realizado con la colaboración de Acción Psoriasis y Novartis.
Ya sabes,  si tienes psoriasis, no te acomplejes: ¡pide unos pantalones cortos a tu dermatólogo! Y por qué no, disfruta de mirarte al espejo 😉
Para más información podéis visitar la web Acción Psoriaris.
Y recuerda ¡no estás solo! ¡Sed felices!

¡Os esperamos en nuestras redes sociales!

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *