TUTORIAL | Quiet Book de fieltro

Muy buenos días!

Os cuento un secretillo: siempre hago las presentaciones del tutorial al final de montar el post. Me resulta más sencillo inspirarme mientras voy poniendo fotos y textos que con la página en blanco. Pero es que hoy no tengo palabras! Llevo un rato pensando y no sé qué decir porque sigo con la boca abierta.

Quizá sea porque me hace especial ilusión ver un trabajo con el que un niño de la edad de mi hijo se lo puede pasar en grande, quizá porque los estrenos de las chicas siempre los vivo con más alegría,… pero es que vais a alucinar! Realmente creo que es porque Patricia se lo ha currado a lo bestia y los resultados son espectaculares!

Os dejo que disfrutéis con el tuto de hoy. Pasen y lean que la cosa va de cuentos…


¡Hola guapuras!

Hoy es mi debut como Cocoloka y, por ello, he querido currarme muy mucho mi primer tutorial, espero que esté a la altura de vuestras expectativas 🙂

Me he decidido a hacer un Quiet Book, ¿y qué es esto? La traducción es “libro silencioso” una modalidad de libro didáctico para los más peques de la casa hecho de fieltro. Hay mucha variedad de estructuras, diseños y juegos, pero yo tenía en mi mente hacerlo más original si cabe usando los sellos de Cocoloko.

¡Empezamos!

materiales y herramientas que he necesitado

Ahora sí que sí, arrancamos motores:

 

Mis medidas: portada a4 y páginas 13,5x19cm. Los agujeros están a 5,5 de la parte superior e inferior y, con respecto a los extremos, a 12,5cm en la portada y a 13cm en la parte trasera.

 

Una vez tuve los materiales en casa pensé que lo primero de todo era la portada/estructura base del libro, sin embargo esto no es así. Debes decidir qué tamaño quieres que tengan tus hojas primero y cómo las vas a unir en el libro; a posteriori y, dependiendo del grosor del libro, será cuando decidas el diseño y tamaño de tu portada.

Las anillas también las cambié al final, y son las que podéis ver en las fotos a partir de ahora. En la primera página decidí usar los sellos  Indio para hacer una decoración inspirada totalmente en el diorama que hizo Nidia de @scrapamundi, al que añadí esas nubecitas de la colección Te Como.

 

 

 

La primera doble página la protagonizan los sellos Journal que me vinieron de perlas para hacer el tablero de las 3 en raya y sus fichas, ¡muero de amor por las caquitas! 😀

 

 

A continuación nos encontramos un balcón muy cuqui lleno de Cactus cocolokos en un día soleado. En la página contigua me decidí a poner un semáforo en el que puedes alterar el orden de las luces. Los círculos los hice ayudándome del rollo de foam adhesivo que os muestro en la imagen más abajo.

¿Os habéis fijado en la regadera? ¡No os olvidéis de echar agua a vuestros cactus!

 

Los sellos de Scrabble me dieron la clave para hacer un tablero de este juego y opté por poner los colores por escrito para que el peque los aprenda de manera visual y gramatical. Al lado, un manzano del que puedes quitar y poner la fruta gracias al velcro.

 

Que aprendan a contar es fundamental y para empezar lo mejor es el ábaco. Utilicé un poco de cuerda, introduje las bolitas de madera, fijé los extremos con cinta de doble cara y luego puse un poco de silicona con la pistola y, encima, los postes marrones. Finalmente recorté los números en fieltro. En la siguiente página, una zapatilla para aprender a atar los cordones, decorada con cometas y el fondo estampado con bicis de la colección Hippies.

 

 

La última página simplemente está decorada con planetas de colores, fondo de estrellas y un cohete que está despegando, todo ello con los sellos Cosmic Love.

 

Y colorín colorado, este libro se ha acabado.

Y colorín colorado, este libro se ha acabado.

Como os adelantaba al principio del post, la parte exterior la cambié totalmente al terminar las páginas. Opté por este color gris para destacar el título de la portada, decoré los bordes con esa cinta azul tan bonita, cosí botones en cada una de las esquinas del libro y unas cuantas letras para decorar la parte trasera. En las anillas no podían faltan un par de lacitos y, gracias a las recomendaciones de mis compis Cocolokas, opté por goma para cerrar el libro: añadí esas cuentas de madera para darle un toque más colorido e infantil.

 

 

Espero que os haya gustado el tutorial. Si os animáis a hacer uno, poner en Google “Quiet Book” y tendréis cientos de ejemplos que os inspirarán. En Youtube tenéis también buen material.

Gracias y nos vemos pronto!!!

Muaks,

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *