Teatro de Sombras y Caperucita Roja #DIY

Tenía pendiente contar ésa visita al cole de la que os hablé. La parte chula ¡la gran función! tuvo varios días de preparativos en los que SrtaDíaz me ayudó un montón y con los que nos reímos más aún de lo que podía imaginar.

Nos encantan los teatros de sombras, y la verdad es que normalmente nos apañamos con una lamparilla de noche y unas marionetas de cartulina como hicimos en Halloween, pero para la visita del cole decidí rizar un poco el rizo y darle una vuelta a ésa Caja De Luz que teníamos en mente desde hacía meses. El interior de una caja de almacenaje de plástico se forró de cartulina negra y dentro pusimos las luces de una cadeneta de Navidad.

La tapa necesita mejoras, pero de momento disfrutamos de ella tal y como está, a la espera de un metacrilato gordito y decente.

Cartulina, celofán de colores, tijeras, pegamento, cúter, unas ideas que vi aquí y aquí y modifiqué a mi gusto porque aunque la idea la tenía, lo dejé todo para el último momento y no podía entretenerme haciendo virguerías.

Después de cortar y pegar tenemos nuestra historia.

Mamá manda a caperucita a casa de la abuelita, y ésta conoce al lobo.

El lobo va por el camino más rápido y se come a la abuelita. Luego llegará también caperucita,  pero el cazador las salvará a ambas.

El lobo con la tripa llena de piedras tiene sed… ¡Y se cae al lago!

Disftuté un montón recortando, montando, pensando cada parte, y por supuesto luego, en el pre estreno de la gran función en el salón de casa.

Un teatro de sombras es entretenido de hacer, lo difícil tal vez es poner bien dramáticas las voces delante de catorce caritas expectantes, pero el resultado son muchas risas y un montón de ojitos sorprendidos y felices.

Guardar

Guardar

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *