Entradas

My Washi Travel Book

Desde pequeña me ha gustado guardar lo que yo llamo “pequeños tesoros de mi vida” es decir, todos aquellos recortes, entrabas, billetes de otros países o cualquer otro documento que me recuerda un momento especial. Hace ya unos seis años, preparo un álbum de viaje para cada salida al extranjero, álbumes tipo scrapbooking (años ejerciendo esta práctica sin saber que tenía un nombre y era todo un arte).
A finales de semana la mitad de Qué ficha eres tú? se marcha a Londres (la otra mitad se va un poquito más lejos, ya os contará Ana) y he preparado, (más bien, sigo en ello,) un DIY sobre mi washi travel book!

Casualidades de la vida, unos amigos me trajeron este cuaderno de Londres y no he podido darle mejor salida.
El libro por tamaño, dureza de las tapas y la portada le viene que ni pintado a mi escapada, era perfecto, pero la contraportada me deslucía el Travel Book, así que usé este Fabric Tape tan bonito de la tienda Washi Tape. Fácil de usar, cortar por la mitad, para las dos contraportadas, pegar y listo.

Añadí un par de detalles que le dan un toque mucho más cuidado y personal: puntilla en el lateral y una tira de cinta que cuando la vi supe que la necesitaba.

El resto del proceso ha sido bien sencillo, con media colección de mis maravillosos Washis, y en concreto este sobre London , he ido colocándolos en el lateral del libro, pequeño gesto con el cual el libro cambia completamente. Además con este washi Alphabet , he ido añadiendo palabras en los mismos laterales, así creo apartados en los que recoger datos como los vuelos, hotel, planning, shopping y todos aquellos que se nos ocurran.

No sabéis las ganas que tengo de estrenar my travel book, llenarlo de imágenes,información, tickets y mucho más Washi! Sobra decir que pienso llevarlos conmigo y juntos terminar de dar forma a estas hojas que en unos días pasarán a ser recuerdos…

¿Qué os parece? ¿Tenéis alguna idea que podáis compartir para este arte del Scrapbooking?. Espero vuestras respuestas para ponerme manos a la obra!

Visita la entrada original AQUÍ

El reto Handbox Yonolotiraria

No sé si conocéis Handbox, pero es uno de los amigos de YONOLOTIRARIA.
Hace unas semanas me propusieron un reto, y a mí que me gustan esas cosas más que a un tonto un lápiz le contesté al momento: Sí, quiero.
Por una vez pude a mi curiosidad y no le pregunté de qué se trataba, simplemente le dí mi dirección y esperé (poco) a que me llegara “algo”.
En cuanto llegó ese “algo” flipé. Hacía tiempo que no veía un packaging tan delicado, además, ahora que conozco el mundo “craft” me sorprendió que no fuera… ñoño? Tiene su punto macarrilla con un lazo negro!
De nuevo poniendo a prueba mi paciencia esperé a tener el momento adecuado para abrirla.
Como un niño el día de reyes cogí mi caja, preparé un escenario para fotografiar y la abrí nervioso: Tenía de todo!
Ahora entiendo por qué nos preguntaban a unos cuantos bloggers un día a través de Twitter cual era nuestra herramienta imprescindible de trabajo. Yo contesté “la pistolica de silicona”, otra dijo washi, otra cola… Las muy espabiladas de Handbox nos estaban haciendo una caja a medida!!!
Sonreí triunfante al ver la pistolica.
Que más había en la caja?
Al tanto:
Flipando, así me quedé. Que caja taaaaaaan completa! y menudos descubrimientos, como este papel estampado, mola, eh? Pues producto español, diseñado por Escrap, mira que más cosicas tiene.
Enamorado de este papel pensé que era tan guay que sería genial enmarcarlo, pero no era eso lo que le había prometido a las chicas de Handbox, tenía que hacer un tuneo, así que me vino uno a la cabeza… con un marco!
Concretamente es este de Ikea, que me había sobrado y lo tenía por casa sin darle uso.
Lo primero desmontar, trabajaremos con la parte que hace de “trasera”.
Mi idea era forrar la trasera con los papeles molones, así que cutter en mano y sobre la tabla de cortar que venía también en la caja fui preparando los trozos para cubrir la superficie.
Aquí hice pruebas, pegué el papel grande con la cola que también venía en la caja.
Y los pequeños con el pegamento este tan curioso (no lo conocía) que parece un tippex, pero es en realidad una especie de celo de doble cara. El acabado con este pegamento es genial, ya que no arruga el papel y vas rapidísimo!
Aquí ya tengo los papeles pegados sobre el soporte.
Es el momento de sacar los Washis de la Handbox. Me encanta el washi, es rápido, limpio y muy agradecido, lo pongas donde lo pongas queda bien, y si no te convence se retira sin problemas y sin dejar rastro. Yo forré el marco, no pegaba el negro!
En las uniones entre papeles aproveché el otro washi, creando “secciones”.
Llegados a esta altura os tengo que explicar de qué trata el tuneo: un calendario eterno!!!
Cómo???
Pues eso, siguiendo la idea de las pizarras de rotulador quise hacer un calendario en el que tú escribas lo que quieras y lo borres a fín de mes.
Me explico fatal, pero te diré que el marco necesitaba “algo” para que no se perdiera el rotulador ni el borrador, así que con el retal y la pistola (que también saqué de la caja) hice un bolsillo.
Primero corté la tela en 2 rectángulos.
Luego hice un dobladillo poniendo una tira de cola y doblando.
Y tras pegar las dos partes lo pegué al futuro calendario-pizarra en una de las esquinas.
Así pues solo me quedaba hacer las casillas para poner los días cada mes. Esto lo hice con un rotulador permanente. Los días los puse con un rotulador de pizarra, así cada mes puedo cambiarlo a mi antojo.
Además dejé un espacio a la derecha para las cosas más importantes, así las veo desde mi escritorio 😉

El reto Handbox.

Cuenco con Hama Beads

Quizás al ver el título te preguntes qué es eso de los hama beads.
Son unas pequeñas cuentas de colores que al entrar en contacto con una fuente de calor se funden adheriendose entre ellas. Para que os hagáis una idea os dejo el enlace de pinterest de donde saco muchas ideas.
En Ikea las venden. Es un bote llamado PYSSLA que se puede encontrar en la zona de niños y yo que soy un niño grande la última vez que fui a me hice con uno y estoy enganchadísimo haciendo llaveros, colgantes, adornos, etc.
Pero desde yonolotiraria buscaba innovar, y rizar el rizo, así que me propuse hacer un cuenco, con su tutorial y todo, para que si queréis lo hagáis vosotros también en menos de 15 minutos.
MATERIAL NECESARIO:
Cuenco o bowl que se pueda meter en el horno. Este de la foto es “yonolotirariaquetecagas”. Fue la freidora de mi madre muuuuuuuchos años (venía con la rejilla). Un día la encontré ya jubilada en la “caseta” que tienen mis padres en el huerto y me la llevé conmigo. Ahora es el bebedero de Kiko. Se limpia genial y él contento, ya que cabe su cabezota para beber.
Para este tuneo la he limpiado a fondo y listo.
Cuentas de hama beads. Las venden en tiendas de manualidades y como he dicho antes en Ikea.
Aceite (a ver quién es el chulo o chula que puede decir que utiliza aceite cosechado en casa para hacer tuneos, jeje).
Una servilleta de papel.
Empezamos vertiendo un poco de aceite en el recipiente.
Más o menos que cubra el fondo.
Con la servilleta de papel lo esparcimos por todo.
Tiramos los hama-beads a puñados. Esta parte es divertida. Empiezas tirando al fondo y luego remueves el cuenco, verás que se van pegando solos a los bordes. También te quedará un sobrante de cuentas en el fondo (las que no se han adherido), esas las retiras y listo!
Este es el momento para decidir que altura quieres para el futuro cuenco. Yo lo quería bajito.
Momento cocina (odio cocinar, y cuando entro a ella es para hacer de las mías, como en este caso). Enciendes el horno y lo precalientas a 200ºC. Una vez esté caliente metes el cuenco a media altura y vas controlando el tiempo. De vez en cuando echa un vistazo por si acaso.
Pasados los 10 minutos las cuentas ses habrán fundido y este es el aspecto que tendrán.
Con muchiíiiiiiiísimo cuidado sacas el cuenco del horno y ya podrás apreciar la forma del futuro bowl.
Lo enfrías rápidamente en la pica con agua fría.
Es facilísimo desmoldarlo, el aceite ha cumplido perfectamente su función!. Con una bayeta y un poco de amoniaco lo limpias bien, para que no quede pringoso.
Me encanta cómo ha quedado! Tanto que he hecho 2, uno para las velas de repuesto en mi laboratorio de creaciones y el otro para los washis.
Y vosotros… estáis enganchados a los Hama Beads como yo?

PD: Voy sacando post de la “despensa” del blog (sigo en reposo). Espero tener suficientes para no tener que bajar el ritmo hasta que pueda volver a los tuneos y la vida normal.

Cuenco con Hama Beads