Entradas

Agenda de bolsillo con Washi

Ya sé que estoy un poco pesado con el washi, pero necesitaba publicar algo, y con tanto estrés ultimamente no doy más de mí. Os dejo este mini-post, espero que os guste!!!!

No sé si conocéis alguien que trabaje en un hospital (aparte de mí). Pero resulta un follón cada vez que alguien te formula la famosa pregunta…

-De qué vas X día?
Es inútil que intentes explicar tus turnos a familia o amigos, y casi se convierte en una clase de matemáticas con mezclas de D, M, N, T o V (algún día llegaré a despejar la X de mi planilla) así que mejor no explicar nada y llevar a mano tu “planning” y sacarlo en cuanto te haga falta.
De hecho el otro día un compañero me pasó un enlace a un blog donde se aborda el tema de las planillas y me hizo reír un rato (aquí), cosa que solo quien la sufre la entiende.
Cada año acaba apareciendo algún que otro calendario de este tipo que algún representante o sindicato majo nos regala, y la verdad es que es muy útil, así que en cuanto apareció este me hice con él para anotar mis turnos:
Como veis es tipo “acordeón” y cuando se cierra tiene el tamaño de una tarjeta, así que es ideal para llevar en la cartera. Además como detalle lleva 2 imanes que hacen que quede cerrado y más protegido lo cual es una ventaja, ya que tiene que durar un año entero.
Peeeeero, no me acababa de gustar, por muy bonico que nos lo regale Coloplast (marca de bolsas para ostomías).
Así que me acordé de unos celos decorados que compré en Casa el otro día, donde la chica de la caja, muy maja ella, conversó conmigo acerca de Washis, y me dijo que habían tenido algún modelo más. Tendré que pasarme más a menudo, ya que además vi que empiezan a incluir cosas de manualidades en su stock, como unas letras que ya he decorado y pronto os enseñaré.
Volviendo al post, el precio de los celos de Casa era fantástico y no podía dejarlos pasar, aunque reconozco que no tienen mucho que ver con el auténtico washi.
Son un poco más gruesos que el washi normal, pero aún así tras la primera prueba transparentaba la impresión de la portada del calendario, opté por forrar con cinta aislante blanca las tapas.
Me encanta decir eso de “ya tenemos nuestro lienzo en blanco”.
No me molan demasiado las cosas ñoñas, pero este Tape de Casa tiene unos colores llamativos, así que para una de las tapas me servía. Unas pasadas y en un minuto ya está forrado!
Para la otra tapa lo mismo, un poco de cinta aislante blanca y unas pasadas de celo decorado.
Cortamos los sobrantes con un cúter bien afilado.
Y ya tengo mi planning anual más molón! Ahora cuando alguien me pregunte algún turno ya puedo sacar to´ chulo mi planilla de bolsillo!
Aunque eso sí, primero habré de pasar los días uno a uno y procurar no equivocarme (ya me presenté una vez al hospital sin tener guardia ese día!)

Conclusión

– Nunca llegaré a entender mis turnos, por mucho planning que haga.
– Los representantes se estiran poco, pero cuando lo hacen se lo agradecemos mucho (aquí hay otro post con material propagandístico”)
– Como veis ultimamente no aparecen los chinos por aquí, aunque el otro día ví algo similar al Washi Tape en un bazar. Paradójico que un bazar que vende de todo no tengo algo tan asiático como el celo japonés.
– Este año repasaré 4 veces mi planilla transcrita, no quiero volver a pegarme el viaje hasta el curro de madrugada para tener que volverme para casa y encima aguantar el cachondeito.
– Señores Coloplast… gracias por sus calendarios y bolígrafos! para cuando el jamón?

Lee el post original

Cómo hacer un disfraz de estrella fácil y sin coser

Disfraz de estrella casero
Disfraz de estrella casero

Hasta ahora en la fiesta de Navidad del colegio y de la guardería teníamos disfraz libre, navideño, pero libre. El año pasado disfracé a Bruno de angelito y le hice unas alas facilísimas y comodísimas. La idea de este año era repetir, pero me encontré con una nota en la mochila de Bruno que me hizo poner los pies en la tierra. Este año tenía que ir disfrazado de estrella. Un disfraz no muy común ni muy fácil de encontrar en bazares tampoco, aunque siendo sincera tampoco imposible, me consta que algunos papás del colegio lo han comprado en estas tiendas. Otros también han hecho verdaderas obras de arte, así que hemos tenido un surtido de estrellas de lo más variado y todos guapísimos.

Así que me puse manos a la obra. Se trataba de un disfraz que iban a tener puesto bastante tiempo, no sólo para un ratito de una función, así que tenía que ser cómodo y descarté algunos materiales como por ejemplo el cartón. Además quería que aguantase para la Noche Buena, que después del trabajo hay que amortizarlo y lucirlo. Buceé por la red buscando algo cómodo y bonito y al final fusioné varias ideas que vi y otras que me dieron, para hacer nuestro propio disfraz de estrella y creo que el resultado ha sido satisfactorio.

Materiales para hacer un disfraz de estrella fácil y sin coser
  • Tela de foam amarilla o dorada. Yo la compré amarilla porque al poner el espumillón en el borde, dorada me parecía ya demasiado “brilli brilli”. Además la tela dorada suele ser más cara. A mí me costó un metro de foam amarillo de 1,40 m de ancho 7€. Seguramente haya tiendas con mejores precios, pero lo compré en una mercería del barrio que me era más cómodo que desplazarme al centro por la zona de Sol y la calle Atocha de Madrid que suele haber tiendas de telas pero que algunas a las que llamé no me quisieron decir el precio por teléfono.
  • Pegamento de tela. Ha sido un descubrimiento, muy cómodo si no quieres coger aguja e hilo, eso sí, no es nada barato, 6,60€ un tubo que aún tengo para seguir usando en otros proyectos para amortizarlo. Lo compré en la misma mercería y supongo que habrá en otros sitios a mejor precio. Cuidado al usarlo porque si se mancha la ropa puede no quitarse. Leed bien las instrucciones antes de usarlo.
  • Espumillón dorado no muy grueso. Esto lo compré en la típica tienda bazar y no recuerdo cuanto me costó creo que 60 céntimos cada uno y con dos fue suficiente. Es importante que sea fino porque va a ir pegado en el borde del disfraz, así que no tiene que ser muy pesado para que no se caiga y es que ahora hay auténticas boas de espumillón. De poco grosor no lo encontré en el primer bazar que entré, pero sí en el segundo.
  • Papel para hacer patrones. 25 pliegos me costaron menos de 2€ y los compré en una papelería del barrio. Aunque no necesitaba tantos, se vendían en esas cantidades y en cualquier caso creo que me vendrá bien para otras cosas.
  • Cuatro trozos de cinta oscura, negra o azul marino. Esto lo cogí de mi propio costurero, pero también se puede comprar en la mercería.
  • Cuatro trocitos de tela oscura. También reciclé el típico retal sobrante de cortar un bajo del que corté en cuatro trocitos.
  • Una goma. Volviendo a reciclar. Yo suelo guardar las gomas de las carpetas ya viejas que tiro y siempre me pueden venir bien, en este caso para ponérsela al gorrito.

Barato, barato no es que haya salido (sobre todo si contamos la mano de obra, pero esa es mía y gratis), pero tampoco carísimo.

Patrón de disfraz de estrella
Patrón de disfraz de estrella
Patrón de gorro de estrella
Patrón de gorro de estrella

Elaboración de disfraz de estrella fácil y sin coser

  1. Hacer un patrón con el papel para patrones del vestido. Esto no es estrictamente necesario, pero yo no quería equivocarme al cortar en la tela que eso ya no tiene vuelta a atrás. Necesité cuatro pliegos que uní con celo para que fuera suficientemente grande. Para hacer la estrella totalmente simétrica, doble el papel para hacer pecho y espalda a la vez, además de que sería como realmente lleva el disfraz, con doblez en los hombros. luego hice otro doblez para que coincidiera lado izquierdo y derecho. Dibujé la estrella y el cuello y lo corté. En la zona del cuello de la espalda hice un corte vertical para que fuera lo suficientemente grande para meter la cabeza.
  2. Hacer patrón del gorro.
  3. Probar el patrón con cuidado de no romperlo y comprobar que es el tamaño adecuado para el niño.
    Cintas pegadas al disfraz de estrella
    Cintas pegadas al disfraz de estrella
  4. Copiar los patrones en la tela dibujándolo por la parte del revés de la tela y cortarlos.
  5. Pegar con pegamento de tela las puntas inferiores de la estrella, las de la espalda con las de la parte delantera. Esto es para que el disfraz quede más armado y consistente, que no “baile” y se pueda apreciar la forma de la estrella.
  6. Pegar unas cintas en el interior del disfraz para atarlo en los costados y que el disfraz quede bien asentado. Pegué las cintas y para que quedaran bien seguras, encima del extremo adherido pegué una porción de tela. Importante fijar las cintas de delante y detrás a la misma altura, señalarlo antes con un lapicero por dentro para asegurarnos bien.
  7. Pegar el gorro por la costura, hacer dos agujeros en la parte baja y pasar la goma, probárselo para ver cuál es el largo apropiado de la goma y anudarla y cortar los restos de goma.
  8. Pegar el espumillón en el contorno del disfraz y del gorro. Este detalle, además de ser elemento decorativo del disfraz ayuda a disimular imperfecciones y que no haya que coser dobladillo en el contorno del disfraz porque no se va a ver nada, ni lo cortado con la tijera.
    Pues ese ha sido todo el proceso de elaboración, luego ya solo queda ponérselo y disfrutarlo. Yo a Bruno le he puesto pantalón y sudadera azul oscuro debajo, para que simule el cielo de noche.
    ¿Qué os ha parecido nuestro disfraz de estrella? ¿Lo encontráis fácil de hacer?

    Lee el post original

    DIY: CUSTOMIZA TU CAMISETA

    Dar una segunda vida a una camiseta es muy fácil y de hecho hay miles de ideas que podemos realizar. El diy de hoy es sencillo y resultón, ya sabéis que me gustan y además, seguro que os va a encartar tanto como el diy de coderas de corazón que ya os presenté hace un tiempo.
    Customizamos una camiseta incluyendo un corazón desenfadado. Y sí, camiseta con corazón, coderas de lana fieltrada…me encantan los corazones. Si te gustan tanto como a mi, en Pinterest tengo un tablón dedicado a ellos en todas sus formas y posibilidades que a lo mejor te apetece seguir. Hay corazones en lugares insospechados.

    diy customizando camiseta con un corazón

    Volviendo al diy, tan sólo necesitamos una camiseta a la que cortaremos el cuello (según gustos) y delimitaremos un corazón que será rasgado en la parte delantera. Por la parte interior incluiremos una tela de color rojo y la coseremos para que quede fija como indica en el tutorial. Y el resultado es fantástico. Qué os parece? Soléis customizar vuestra ropa?

    TRES SONRISAS!!!


    SÍGUEME EN FACEBOOK * TWITTER * PINTEREST

    Visita la entrada original AQUÍ

    redecorar un dormitorio solo con pintura y aprovechando muebles

    No me canso de explicar a todo aquél que me pregunta que cuando tuneo la pifio un montón de veces. Además tengo ese punto masoca que aunque sepa que lo que estoy haciendo no me convence lo acabo y ya luego pienso como en cómo mejorarlo.
    Una de las estancias de la casa que más quebraderos de cabeza me trae es uno de los dormitorios de invitados.
    Nada más mudarnos a “La Casa” supimos que los dos dormitorios “gemelos” (dos habitaciones exactamente iguales pegadas una a la otra) iban a ser para nuestros familiares y amigos. Decidimos poner una cama de matrimonio en cada uno de ellos y por suerte una ya la teníamos, ya que los anteriores propietarios dejaron la “cama de drácula” (así la llamaba ellos).
    A mí la cama me parecía preciosa, pero si es cierto que daba un pelín de “yuyu” así que necesitaba alguna mejora. Además alguien me contó que en todas las casas antiguas había una cama “mortuoria”, no sigo explicando, no?
    Volviendo a la habitación: siempre os cuento que la casa estaba bastante dejada en el tema de la pintura, yeso… Así que lo primero que hicimos fue pintar tooooooooda la casa de color blanco para sanearla. Después aproveché para reparar desperfectos, agujeros, desconchones… y finalmente lo que más me gusta: dar color.
    Esta fue una de las primeras estancias, y cegado por las ganas de darle color y aprovechando unos tintes que había en el sótano la pinté de color lila en dos tonos, dando importancia a la pared donde iría el cabezal.
    La cama la pinté con esmalte blanco satinado y la habitación temporalmente fue como os muestro en la siguiente foto.
    Os suenan las mesitas de noche??? acabaron así.
    Bueno, la habitación ya estaba lista, tenía mesitas, una cama menos tétrica y un poco de color en las paredes, pero comparándola con el resto de la casa desentonaba un poco, un poco mucho. Tanto que una de nuestras visitas la bautizó como la habitación de “Princesa”, y así la llamamos el poco tiempo que duró con esta estética.
    Un buen día me dio por pintar el resto de la planta en color rojo, blanco y negro: el pasillo, la salita, la otra habitación gemela, el que era mi primer despacho… y este dormitorio desentonaba.
    En una mala inspiración creí que sería divertido hacer de nuevo la habitación de drácula, pintando la pared negra en homenaje al antiguo color de la cama. ERROR!!!!!!! Mira como quedó:
    Vaya horror pensaba mientras ponía los complementos en rojo… pero había invertido demasiado tiempo en la estancia y no me apetecía perder más.
    El día que me apetezca la pinto de nuevo y listo.- me decía para auto-aliviarme del desastre cometido.
    Decir que este dormitorio apenas se utiliza ya que la mayoría de invitados prefieren el otro (lógicamente) Del que se puede ver un trocito aquí. Si es verdad que la decoración de la planta estaba más conjuntada, pero lo prefería con la puerta cerrada para no verlo.
    Fue hace unos meses cuando paseaba por Leroy Merlin que encontré una pintura baratísima en liquidación y me lancé a por ella: el color me encantaba. Eso era una señal!. Me hice con ella y en llegar a casa me puse manos a la obra.
    En un ratito cambié el negro por el verde manzana. Como solo era la pared del cabezal (las otras 3 las pinté en blanco cuando pasé de lila a negro) fue fácil y rapidísimo. Con 2 capas de pintura me bastó y sobró. En un santiamén la habitación ganó luminosidad y la cama agradeció el cambio.

     

    Una vez más detalles low cost para renovar la decoración:
    Los cojines verdes me los dio una amiga.
    Los de ganchillo los compré en una tienda de Reus donde venden la ropa a peso y salieron tirados de precio.
    La lámpara me sobraba del comedor.
    El buda es un antiguo regalo.
    El despertador lo encontré precisamente en esta habitación (nada más llegar a la casa). Es de cuerda y antíguo.
    La colcha es heredada, antigua.
    Ahora estoy más contento con esta habitación y como veis en la última foto he pegado la cama a la pared de la izquierda y ha entrado en juego una mesita de noche que no estaba y le aporta gran personalidad a la habitación.
    Pronto el paso a paso 😉 pero como aperitivo os dejo el antes:

     

    Redecorar un dormitorio solo con pintura y aprovechando muebles