Entradas

Un bol lleno de amor por San valentín

Se acerca San Valentín y no podía dejar de dedicarle algún post 😉
Así que os traigo este DIY para decorar un bol con calcas y rotuladores de cerámica y preparar un desayuno súper-amoroso 😉

Hay varias formas de hacer esta decoración o parecida, combinando calcas y rotuladores para cerámica. Os voy a dar algunos consejos que os facilitarán la vida.

En primer lugar debéis saber que los rotuladores para cerámica aguantan mejor que las calcas el uso/lavavajillas de las piezas que decoréis. Pero las calcas son más fáciles de usar.

Los rotuladores requieren cierta práctica. Y hacer líneas rectas y perfectas con ellos a mí me resulta complicado… por eso para las líneas rectas he preferido cortar con cúter de craft tiras de calca negra de 2mm de grosor.

También he recortado 3 corazones que previamente había dibujado a mano por el reverso de la calca (no tenía troqueladora con forma de corazón pequeño).

Los corazones pueden hacerse más fácilmente con rotulador. Este tipo de rotuladores son de los que contienen tinta que se libera al presionar la punta del rotulador sobre una superficie, pero hay que hacerlo con cuidado porque corres el peligro de que salga un montón de golpe.

La mejor manera que yo he encontrado de usarlos es presionar y depositar una gota grande de tinta sobre un cartón plastificado, un plástico u otra superficie no absorbente, y luego usar la punta del rotulador a modo de pincel, untando en la gota para ir dibujando.

Una vez tenemos las piezas que necesitamos para nuestro diseño recortadas, ya sabéis, se sumergen en agua un minuto:

Y cuando la lámina de color se despega del papel protector se van aplicando sobre la superficie; podremos moverlas y recolocarlas mientras estén húmedas.

Con estas tiras tan finitas hay que tener un poquito de cuidado…
Y si necesitamos hacer algún ajuste, pueden recortarse también en mojado…
Casi siempre que decoro una taza o similar suelo ponerle un detalle en el interior, en la parte que ves de frente si bebes de él 😉
Y ahora, con el rotulador negro, el detalle de la línea discontinua rodeando el bol:
Si es la primera vez que vais a decorar cerámica os aconsejo que sea una pieza más plana, como una taza básica, porque el bol, con su superficie curva, resulta un poco más complicado (poquito).
El rotulador sólo necesita secarse 3 días, pero la calca hay que dejarla 24 horas y luego meterla al horno 30 minutos a 180ºC. ( y ya sabéis que podéis encontrarlo todo en EstampoShop 😉 )
Nos vemos el domingo con otro post SanValentinero!

Lee el post original