Entradas

Tutorial invitado II: Zapatillas exclusivas

Después del éxito del tutorial invitado de costura de Meri,
la tenemos de vuelta con otro proyecto “handmade” ideal para este frío y más que original:

UNAS ZAPATILLAS

hechas a mano,

a medida,
personalizadas y
¡totalmente personalizables!




¡Me parecen una pasada y la combinación de colores me encanta!
¿Y [email protected] queréis unas también?
Pues aquí tenéis el Cómo se hizo:

Los materiales que se necesitan son muy sencillos:

Agujas de tejer (las agujas son de 3,5 cm para conseguir puntos apretados y un tejido cerradito)
Lana (podéis mezclar varios ovillos como en este caso)
Aguja lanera

¡Empezamos!

Paso 1. Patrón de la suela: colocamos el pie en un folio y dibujamos el contorno del pie. A partir de este dibujo dibujamos un rectángulo cogiendo como puntos de partida las distancias más larga y la más ancha (ver foto 1). Añadimos 2 cm en el ancho que será para el margen de costura y en el largo añadimos 4 cm para evitar que le pie se salga de la zapatilla. ¡Ya tenemos nuestro patrón o plantilla!


Foto 1

Paso 2. ¿Cuántos puntos necesitamos montar? Empezamos haciendo una muestra montando 10 puntos y haciendo 10 pasadas con la lana, lo medimos con una regla (ver foto 2) y vemos que 10 puntos corresponden a 6 cm. Ahora aplico una regla de tres: mi ancho de plantilla es de 14 cm (12 cm + 2 cm de margen de costura) así que calculo que necesito 24 puntos.


Foto 2

Paso 3. Montamos la pieza de la suela con 24 puntos y tejemos con punto bobo, es decir, todo del derecho. Y conforme el tejido va creciendo vamos midiendo sobre nuestra plantilla o bien haciendo la misma regla de tres que antes.

Paso 4. Montamos la pieza superior de la zapatilla. Para ello medimos la distancia desde los dedos hasta el empeine, en este caso la pieza es de 15 cm y para montar los puntos aplicamos la misma regla de tres de antes. En este caso tejemos en punto jersey (una pasada derecho, una revés) y cada 5 pasadas aumentamos un punto por lado hasta el final de la pieza (ver foto 3).

Foto 3

Paso 5. En este momento en lugar de cerrar los puntos y unir esta pieza a la plantilla, quise darle una gracia especial a la zapatilla poniendo dos puntas (o “cuernos”) como veréis a continuación. Para ellos puse dos marcas dejando 10 puntos por lado (ver foto 4).

Foto 4

Paso 6. Procedemos de la siguiente manera: primero haremos uno de los dos extremos (el trozo de los diez puntos laterales que véis en la foto 4) y usamos una tercera aguja reduciendo un punto por el lado de dentro en cada pasada del derecho hasta que nos queden 4 puntos y entonces los rematamos (ver foto 5).

Foto 5

Paso 7. Una vez terminado el primer “cuerno” rematamos los puntos centrales y llegamos al segundo lateral de 10 puntos y procedemos de la misma manera: reducimos un punto en las pasadas del derecho por la zona interior hasta quedarnos con 4 puntos (ver foto 6).

Foto 6
Paso 8. Para rematar la pieza superior de la zapatilla he usado el punto para las aplicaciones, conocido como punto festón, usando un color que contrastase (ver foto 7)
Foto 7

Paso 9. Por último colocamos la pieza superior sobre la plantilla, sujetamos (ver foto 8) y utilizando la aguja lanera cosemos alrededor y ya tenemos la zapatilla terminada.


¡Vaya creatividad!

Vamos, que si no tenemos unas zapatillas calentitas,
únicas y exclusivas para nuestros pies
es porque no queremos.
Aunque me recuerda Meri que estas zapatillas son de caballero,
para que no se diga que solo cosemos para nosotras y nuestros peques.


A lo largo del tutorial he ido enlazando los vídeos tutoriales de I Do Proyect,
cuatro valientes emprendedoras de Sevilla (España) donde encontraréis de una manera breve y concisa cómo montar y cerrar puntos y los tipos de punto necesarios para esta zapatilla increíble.

¡A tejer!

Lee el post original

diy# costura: Embellecedores

Esta semana me he cosido una cosa para mi:
unos embellecedores

¿Unos qué?

Un día le pregunté a mi esteticien si tenia algún remedio exprés para la piel seca de manos y pies y me dijo que me podía echar crema (mucha) y después ponerme unos guantes de tela durante un rato (largo).

Y gracias al RUMS, esta semana se me encendió la bombilla
e improvisé un DIY de costura de nivel cero:

Corté dos rectángulos a ojímetro (mirando que me llegara casi al codo) y lo doblé por la mitad por el revés, marqué con la tiza por donde quería coser y sujeté la tela con bastantes alfileres (ver foto 1) porque es elástica. Usé puntada ancha en zigzag (ver foto 2), luego corté un poco más el margen sobrante de costura para que resultasen cómodos y también la esquina (ver foto 3). ¡Y solamente queda volver la tela del derecho!
Foto 1
Foto 2

Foto 3

Tachán…

Puedo usarlos para los pies (que por cierto quedan muy chulos como calcetines)

como para manos (tipo manopla)

Ahora solo me queda embadurnarse (en vocabulario familiar, embarduñarse)
la piel con crema hidratante y plantarme mis embellecedores…

Si os apetece ver más ideas de costura para nosotras,
daros un paseo por la sexta jornada del RUMS.

Lee el post original