Entradas

Mi nueva lámpara del despacho

Hacía días que no enseñaba nada del apartamentito yonolotiraria, eh?


Estoy seguro que más de uno y una tiene ganas de ver algún avance, así que pese a la falta de tiempo voy haciendo mis cosillas, y ahí va un brico-tuneo.

Últimamente, desde que sustituí la habitación Tetris por un luminoso despacho paso gran parte de mi tiempo libre ahí metido, redactando los post, leyendo vuestros comentarios, etc.

Es el tipo de zona de trabajo con la que siempre había soñado. OS haré memoria:

En su momento elegí el blanco por su luminosidad, limpieza, y porque sí, sin más.

No os enseñé la lámpara, los bloggers tenemos truquitos y trampas y ocultamos aquello que no queremos que se vea. Decidí omitirla ya que era anticuada de narices.

Total, que tras un tiempo ahí me la miraba de reojo hasta que el otro día me planteé atacarla.

Tenía claro que en el despacho de yonolotiraria tenía que ir una lámpara o bien reciclada o bien hecha por mi mismo, y así es como fui a Leroy en busca de inspiración.


Empecé cargando en mi cesta un portalámparas y una bombilla grandota. Continué paseando por la tienda.

Sentía como en cada sección los materiales me guiñaban un ojo y susurraban al oido. Los tubos de pvc me soltaron algún que otro piropo, pero avancé. Las telas me mostraban sus mejores curvas y las maderas alardeaban de sus propiedades.
Buscaba algo sencillo, algo con lo que pudiera trabajar sin recurrir a demasiadas herramientas.

Al final topé con la sección de las maderas con melamina (esa capa plastificada que traen la mayor parte de los muebles). En un poste había unos pequeños paquetes de “chapa de melamina” enrollada. Vendría a ser el “remate” que tienen por ejemplo las mesas en sus cantos.

-Eso sí! me dije

Una vez en casa, presentación de materiales:


Empecé cortando 5 tiras de ese material. Todas de la misma medida, unos 55cm.

Con ayuda de una vela les daba calor al reverso, donde tienen una cola termofusible. Con unos segundos bastaba.

Con la cola caliente las pegaba, presionando fuertemente con los dedos y sujetando unos 15 segundos.

Una vez listos los 5 aros era momento de taladrar un agujero suficientemente ancho como para que pasara el cable del portalámparas. El agujero solamente lo hice en 4.


Una vez pasado el portalámparas hice una primera prueba y quedaba bastante guay el asunto, pero del peso quedaba “ahuevada”, así que la última cinta, la que habíamos reservado, haría de tirante sujetándolas todas alrededor.

Lo pegué con ayuda de la pistola de cola.

Y una vez todo listo así es como quedó mi lámpara handmade para el despacho. Su precio? menos de 10€, y la satisfaccion de hacerla uno mismo…. eso no se paga!

Image and video hosting by TinyPic

Lee el post original