Entradas

Convierte viejos juguetitos en broches

Hoy me he puesto sentimental, la verdad es que ultimamente lo estoy mucho pero ya os lo cuento en otra, estoy raruna.

Al lío, que resulta que todo el mundo tiene pequeños juguetitos, trastitos y objetitos varios que conserva de la infancia y de los que no renunciaría ni con amenza de tsunami urbano,

¿sabes de que te hablo?, seguro que sí.

convertir-juguetitos-en-broches

Y con estos juguetitos podemos crearnos originales complementos con un grado de dificultad…: ¡cero!,

ni explicación requiere pero yo os lo contaré porque sabeis que soy de historietas:

los materiales

 Para hacernos un broche de muñequitos necesitamos:

  • Muñequitos, evidentemente, pueden ser de cualquier tipo, ir solo o en pareja. Yo me decidí por estos dos porque forman una pareja de astronautas, como mi amor y yo, que muchas veces marcharíamos al espacio inter estelar de lo extraño que nos parece el planeta tierra.
  • Washi tape para personalizar los personajes, lo mismo vale pintura, un papel bonito…, pero con el washi tape que prometí que jamás compraría y os conté cómo hacerlo en casa, queda bien mono porque pueden ir cambiando de traje igual que lo cambio yo
  • Un trocito de chapa de madera como soporte. Cualquier cosita rectangular o de forma que se adapte a tu juguete, y que no pese puede valer
  • Lápiz, regla, tijeras… para cortar el soporte
  • Pistola de pegamento caliente que no se ve en la foto

Los pasos:

1. Creamos la base para los muñequitos, como os decía en mi caso es de chapa de madera. Sea lo que sea lo que elijais, trazad líneas para que  queden dos piezas que luego pegaremos entre sí, así es bonito por ambas caras, todo cuenta.

Fijaos que una es ligeramente más grande que la otra, es a propósito.

preparar la base del broche pangala

2. Uniremos ambas piezas del material elegido. Decidí poner una un pelín más grande que la otra porque con este material, cortar trozos tan pequeños y que queden idénticos es difícil, así que aliándome con la imperfección puse la más grande hacia fuera para que no se viera ningún bordecito.

Por si no me explico bien, en la imagen de aquí abajo la veis justo al contrario de como iría en la vida real ya como broche nostálgico que es.

pegar ambas caras de la base

 3. Mientras se calienta el pegamento en la pistola, a nuestros astronautas se les hizo un trajetico de washi tape, ayyyy, qué contentos estaban ellos, sabiendo que lo iban a poder cambiar cuantas veces quisieran y sin que su integridad de juguete ya vintage se viera alterada.

trajecito de washi tape

 4. Ya vestidos, presenciaron cómo se pegaba su futuro soporte para permanecer unidos astronautas-base-imperdible. Esto suena a pesadísima unión  de por vida, pero nooooo, relájense please, que es amor auténtico.

esperando al implante

 5. Unos retoques finales antes de unirse a la misión espacial: elimnar los restos de lápiz de la chapa de madera:

borrar restos de lapiz

6. Y ya está todo listo para embarcar en la nave: unimos astronautas a base, y a pasear juntos por el espacio se ha dicho.

broche de juguetitos pangala

Fijaos que este broche es muy versátil, a los astronautas se les puede cambia de trajecito, ponerles una bufanda, un gorrito, incluso con un poquito de maña, al estilo Einn, un trajecito. Para mi gusto están mejor así, y de hecho ya llevo puesto el broche hecho a partir de juguetitos de la infancia.

broche juguetitos observandote

astronautas descansando en pareja pangala

¿No os parece una bella y simpática forma de preservar y recuperar recuerdos?.

Para mí es estupenda, estoy a punto de descoyuntarme de tanto que doblo el cuello para mirar mi brochecito puesto en el vestido que llevo hoy. Confieso que estoy tan orgullosa que me falta poco para darme autobesitos de satisfacción jeje.

Y ya para terminar, no podía haber sido antes, os contaré algo muy pero que muy fuerte:

resulta que el recuerdo no es mio sino de mi maridito, son unos astronautas que iban en la plataforma espacial de Tente, ¿recordais Tente?, era como el Lego actual pero más viejunete. Me gustaron tanto los astronautas (tenemos más :)  en cuanto los ví que inmediatamente formaron parte de mi infancia, fijaos que hasta tengo recuerdos de estar jugando con ellos de lo más vívidos. Y qué pasa, si yo quiero que hayan formado parte de mi historia, han formado y ya está todo dicho, ¿no os parece?

Pues ya está, este es mi broche, tú puedes tener el tuyo también, y cualquier cosita que veas por ahí y te guste, no es imprescindible que sea de tu niñez y a los hechos me remito,  apropiatela sin usar la fuerza ni perder la educación, y en cinco minutitos siguiendo estos pasos tendrás tu encantador broche, ¿¿si?

La entrada Convierte viejos juguetitos en broches aparece primero en Mis Soluciones Pangala.

Lee el post original

Cómo hacer un cuello Peter Pan: tutorial y patrón descargable

Diy_cuello Peter Pan reversible (2)

Un cuello Peter Pan puede animar cualquier camiseta o jersei,  y colocado en un vestidito sería un extrem makeover vestidil. En resumen, que cambia tu look en cuestión de segundos, en el tiempo que te cuesta acoplártelo. Este en particular es fácil de hacer, sin embargo no verás la etiqueta “sin saber coser”, pues no es que sea difícil, pero si que requiere dos dosis de paciencia y una de maña, pero insisto, complicado no es, sólo maña,  paciencia (más que maña), y dos telitas monas, no tiene mayor misterio.

El modelo que os traigo está creado en dos telas distintas, cada una por una cara, el famoso 2×1 para así aprovecharlo en más prendas,

el patrón te lo puedes descargar aquí (click).

Te recomiendo que primero lo imprimas, lo recortes, y entonces veas si se ajusta a tu ropa, sería una lástima que no encajara en ningún cuello de todo tu armario. De todas formas cero sufrimiento: pronto sacaré otro más redondito y adaptable a cuellos convencionales.

Y ahora ya al lío:

Para hacer este cuello Peter Pan necesitamos:

  • El patrón
  • Tijeras, alfileres, aguja e hilo
  • Máquina de coser, plancha
  • Telas de dos colores distintos y cinta
  • Jaboncillo para marcar
  • Pinzas largas para ayudarnos a girar el cuello

Materiales cuello Peter Pan 1

1. Lo primero es recortar el patrón, todo lo perfecto que sea el recorte redundará en el resultado de tu cuellecito en ciernes, así que con mimo. Yo el sábado recogí mi colección de tijeras del afilador, estoy como niña con zapatos nuevos,  lo cortan todo taaaaaan bien…

cortar patron 2

2. Las dos telas que tenemos las encaramos haciendo que se toquen derecho con derecho, y sobre ellas fijamos con alfileres el patrón recortado.

3. Una vez bien colocadito trazamos una linea con jaboncillo, pintando el borde del cuello sobre la tela justo en el límite del papel, no es  necesario dejar un margen de tela, lo dejaremos al cortar.

fijar patron y marcarlo

4. Desprendemos el patrón y volvemos a unir las dos telitas con alfileres. En esta fase también es muy importante la precisión, tanto como el recortar bien el patrón.

Vamos a poner los alfileres como veis en la foto, de forma que se acerquen mucho al borde porque vamos a cortar alrededor de la línea trazada y no nos vendría bien que se nos separara una tela de la otra, ambas deben ser exactametne iguales.

Como veis, no cortamos sobre la línea que habíamos trazado, sino un centímetro más o menos por fuera de esta, a ojo.

Este es uno de los casos excepcionales en los que no os voy a dar la paliza con el rematar toda la tela, quedaría un borde gordo que al final nos afearía nuestro super cuello tuneador de ropa.

recotrar por fuera de la linea 5

5. La tercera cosa importante a considerar: en las partes curvas de esta prenda vamos practicar unos mini cortecitos. El objetivo es que cuando lo cosamos y giremos, que no quede la tela tirante y con arrugas, que las curvas queden bien definidas. Pero ojo, no nos pasemos con el cortecito, no debe llegar cerca de la línea azul, de lo contrario sería un fiasco porque la tela se desgarraría, y eso no nos interesa, no.

cortecitos en las curvas 6

6. Hechos los mini cortes en las zonas curvas, en todas ellas, nos sentamos ya delante de la máquina de coser, la parte que más nos gusta, la que da los resultados, ¿si?.

Vale, pues aquí no hay nada especial a tener en cuenta. Lo único va a ser pasar el pespunte por encima de la línea trazada con jaboncillo sin salirnos de ella, este pespunte va a ser lo que defina el borde de este cuellecito.

7. No obstante debemos dejar dos aberturas, una a cada lado del cuello como veis en la imagen de aquí abajo. Si vuestra máquina de coser tiene remate de puntada, utilizadlo, al girar el cuello lo agradecereis porque no se descoserá nada, y eso mola.

8. Ademas le vamos a cortar las esquinitas de los extremos, por si no me explico, los triangulitos de tela que se ven sueltos en la foto, eso es.

dejar dos aberturas para girar 8

9. Ahora viene el momento paciencia:

por una de las dos aberturas que dejamos sin coser giraremos la pieza entera. Esta es la parte que requiere paciencia, es simplemente paciencia y nada más, pero el resultado merece la pena, ya verás. Las pinzas nos van a ayudar a empujar la tela y a estirar de ella con mucho cuidadito.

girarlo con mucho cuidado 8

Aquí nos encontramos en el momento guiñapo, un amasijo de tela que no da esperanzas de nada pero promete mucho, y ya casi lo tenemos

Una vez dada la vuelta, podemos perfeccionarlo empujando la tela con ayuda de las pinzas, sobre todo en las esquinas rectas  para que quede bien cuadradito.

10. Y ahora ya, un toque de plancha, y ya casi casi tu armario ropero tuneado 🙂

empujar las esquinas con las pinzas 10

A partir de aquí lo cuento todo en modo telegrama porque es muy rápido, para que veias de verdad que no queda nada, comienza la marcha atrás: 3, 2, 1, y despegando

3.  Con la puntada más disimulada que puedas, cose las dos aberturas que dejaste.

coser aberturas a mano 11

2. Plancha los bordes de la cinta (dos cintas y dos extremos, en total cuatro) doblándolos dos veces sobre sí mismos para que no se deshilachen; y únelos a los extremos del cuellecito con alfileres.

fijar cintas

1. Cóselo a mano para que quede más cuqui, y si te apetece, en los extremos pon unos botoncitos para que sea bien coquetón.

Y voila, tu cuello Peter Pan encantado de tunear parte de tu armario o de prendas que aún puedes comprar con la excusa de este tutorial, está a tu entera disposición,

te quedó estupendo, ¿si?

yo le cosi botones en los extremos 14

Al ser bicolor, mira cómo queda de un lado y del otro:

colocado del otro lado 17

Como le hemos puesto una cinta el cuello puede colocarse más o menos largo, dependiendo del modelito sobre el que lo queramos poner, además la cinta también tiene su gracia, ¿no te parece?. Y recuerda, en nada vuelvo a sacar otro patrón de uno más redondito, que yo también me he encaprichado, así si te gusta pero no encaja en tu ropita, tendremos otro que sí lo hará ♥♥♥

del reves 15

colocado de un lado 16

¿Te animmas con el cuello Peter Pan?, no tengas miedo, que no es difícil, insisto, pero sí que requiere cierta precisión y mimo, no hay más, pero así como con este vestido, o esta bolsa reversible, o esta funda, os decía que no hace falta coser, aquí hay que ir con un poco de cuidadín, y si lo tienes el cuello ya es tuyo.

La entrada Cómo hacer un cuello Peter Pan: tutorial y patrón descargable aparece primero en .

Lee el post original

cómo hacer papel de aguas en 5 minutos

como hacer papel de aguas

El papel de aguas es una técnica tradicional que antaño utilizaban los encuadernadores para embellecer sus trabajos, en especial para las cubiertas de los libros cuando la impresión en color aún no existía o no estaba muy extendida.

Hoy vamos a ver la forma más sencilla de conseguir unos papeles preciosos, únicos e irrepetibles con tus colores favoritos. Existen técnicas  más complejas para obtenerlo y que continúan viéndose en los  talleres de encuadernadores, los suelen emplear para cubrir el interior de las tapas y a modo de decoración.Para hacer el papel de aguas en “modo facilón” necesitamos:

  • Pintura al óleo, muy poca cantidad
  • Disolvente
  • Un palito para mover
  • Recipientes pequeños para mezclar
  • Un recipiente con agua, el tamaño dependerá del tamaño del papel a decorar, pero siempre será más ancho que el propio papel
  • Papel
  • Un paño o papel absorbente

materiales para papel de aguas

Esto es rapídisimo de hacer, parece pura mágia instantánea, apto para impacientes y para niños.

En un pequeño recipiente echamos un poquito, poquito, de óleo, y lo mezclamos con la misma cantidad o algo más de disolvente (aguarrás o símil). Es importante mezclarlo bien porque la parte que no quede disuelta no formará parte de la magia que vamos a alcanzar, palabra de Pángala.

mezclar oleo con disolvente

Empieza el show: echamos la mezcla realizada, mejor quedarse corta que excederse, en el recipiente con agua, mirad cómo va variando la forma sin necesidad de moverlo.

chapapote lindo moviendose en el agua

Si con el palito lo mezclamos en el agua las manchas ya van adoptando otra forma, podemos jugar con ello pero aquí casi todo es improvisación,  con el “modo facilón” las manchas no podremos crearlas a nuestro exclusivo antojo.

azul ultramar

Deslizamos el papel sobre la superficie del agua. Aquí lo veis nadando, pero la técnica consiste en mover la hoja de papel de arriba hacia abajo pasando toda su superficie por el agua coloreada.

deslizar la hoja por la superficie del agua

Como en este agua las manchas azules son muy grandes, van a quedarse reflejadas igualmente en el papel.

Existe una forma más pringosilla de lograr este efecto con el que podemos jugar con mayor control y obtener con colores y formas.

Consiste en añadir al agua agar agar para espesarla, y a continuación los colores. Con ello lo que logramos es que el agua no se mueva tanto porque este alga le confiere una densidad muy útil para formar los dibujos del color con el palito sobre el agua espesa. Por este razonamiento pienso que con la cola de fijar papel pintado se obtiene el mismo resultado, pero yo no lo he probado, cuidadín.

resultado con mucho oleo

Lo que se produce es una transferencia, con lo cual, cuantas más hojitas pasemos, menos “chapapote” quedará en el agua y más pequeñitas serán las bolitas de color. A mi personalmente me gusta más en este segundo caso, no con todo el mogollón.

prueba sobre carton ondulado

Igual que vale el papel común, el cartón, cartulina, papeles especiales… todos son válidos siempre que no estén excesivamente satinados. Por ejemplo, con papel charol nunca funcionaría porque su superficie repelería el oleo disuelto.

papel de aguas con dibujo pequeño

Si añadimos un nuevo color mirad lo que sucede:

teníamos el azul, añadiendo el amarillo, en función de cuánto movamos la mezcla, nuestro papel decorado será amarillo y azul, o bien verde y amarillo, verde y azul…,


Encantada con el modo facilón para crear preciosos papeles de aguas
Click To TweetPowered By CoSchedule


¿os había mencionado que es magia instantánea?

añadir un nuevo color

Cada hojita que decoremos la dejaremos en horizontal sobre un paño o papel absorbente.

resultados

Ejemplos:

El papel de la izquierda es el resultado de un agua con mayor cantidad de mezcla, el de la izquierda queda más clarito porque ya había menos color en el agua. Ambos son de la misma tanda.

PAPEL DE AGUAS (14 de 21)

Cuando ya no chorree, si queremos acelerar el proceso, o simplemente por verlo pues queda monísimo, los tenderemos con pinzas de una cuerdecita.

PAPEL DE AGUAS (15 de 21)

PAPEL DE AGUAS (18 de 21)

Una vez los tenemos todos bien secos los juntamos, colocamos peso encima para eliminar algunas de sus arrugas, y nos ponemos cabilar,

¿qué haré yo ahora con estos papelitos?, ¿les aplicaremos más técnicas?, siiiiii

PAPEL DE AGUAS (17 de 21)

Yo ya lo tengo claro, y próximamente os lo enseñaré, creo que os gustará.

PAPEL DE AGUAS (21 de 21)

Aquí los tengo chafaditos con este plomo de modista para sujetar grandes telas, pero es sólo por presumir de él ♥, es antiguo y yo soy la tercera generación que lo utiliza. La plancha sin vapor con un paño u otro papel encima es más rápido y efectivo.

Y ahora la historieta pangálica:

En mi primera época de la facultad pasaba a diario por el negocio de un encuadernador, en su escaparate exhibía toda suerte de volúmenes: antiguos, restaurados, tesis doctorales… Me seducía tanto que a veces entraba a preguntar sólo por oler el papel, la cola, ver trabajos terminados e  intentar escudriñar el taller tras el mostrador. Así fue como me encapriché de este papel y descubrí que yo lo podía hacer en casa. Él me explicó cómo, pero yo le encargué una encuadernación de gusanillo con estas tapas, “necesitaba” poseer algo de ese taller. Absolutamente poco práctico para algo que se iba a manosear en noches y más noches de estudio, en viajes a bibliotecas, y a veces prestado, pero ya os digo, “lo necesitaba”. Si aprobé la asignatura fue porque era buena estudiante, pues la elección no fue la mejor: cada vez que me sumergía en ese  papel mi mente entraba en el mismo torbellino que Alicia al cruzar al país de las maravillas.

Y tú, ¿has hecho alguna vez este papel?, ¿te gustaría probarlo, tal vez con tus peques?, para el verano es un buen entretenimiento y sus utilidades son infinitas, ya verás para qué voy a usarlo yo, pero dime, ¿para qué lo aprovecharías tú?

La entrada Cómo hacer papel de aguas en 5 minutos aparece primero en .

Visita la entrada original AQUÍ