Entradas

DIY; De caja de vino a organizador de washitape

Hace algunas semanas mi suegro, el papi del baúl, quería tirar esta preciosa caja de vino a la basura!!


Claro, el espíritu diogenero se apoderó de mi cuerpo, y le dije, no, no, ya me la llevo yo, jeje.

Y así comenzó esta bonita historia de amor, con la que hoy se ha convertido en la caja más bonita del mundo (y eso que el decoupage no salió bien del todo…)

Así que hoy vamos a contaros como la transformamos…

Para ello hemos utilizado la técnica del decoupage en la tapa, y el resto lo hemos pintado. Solo necesitamos, una servilleta bonita, pintura y cola blanca mezclada a partes iguales con agua, para pegar la servilleta.


Lo primero que hemos hecho es lijar las letras de la tapa.

Una vez lijado, limpiáis bien para que no queden restos de madera, y con ayuda de un rodillo, dais una capa de la mezcla de cola y agua a toda la tapa.


Una vez que habéis dado la capa, colocáis con mucho cuidado la servilleta (solo la capa del dibujo, el resto debéis quitarlo antes, como os contábamos en este post)


A nosotros se nos ha arrugado más de la cuenta, porque una de las capas blancas estaba tan pegada, que parecía que las habíamos quitado todas, y no fue así…

Ahora, debéis dejar secar bien (y una vez seco, para que quede más consistente, repetís la operación). Mientras, vamos a pintar el resto de la caja.


Nosotros hemos pintado con rodillo, porque queda más homogéneo el resultado, con la brocha, el resultado es como más tosco…

Una vez bien seco, para rematar la caja, le hemos colocado con la misma técnica que la tapa un dibujo en el interior y unos corazones de strass en la zona delantera de la caja.


Y ya está lista, esperando ser llenada de, en esta caso, washitape!!



¿Qué os parece? ¿Os ha gustado nuestra nueva caja?

Un besote y feliz semana!

Visita la entrada original AQUÍ