Entradas

DIY Party II: Guirnalda reversible

Las preparaciones siempre conllevan emoción, nervios y
mirar más el calendario más de la cuenta.
Pues en esas estoy.
Después de los banderines al viento, el siguiente DIY para la fiesta es…
¡una guirnalda reversible!


INSPIRACIÓN:

El material que he escogido para la guirnalda es papel
con un diseño gráfico de Claudine Hellmuth, una artista estadounidense que me encanta.
He utilizado el patrón gratuito de gorritos de fiesta que ofrece en su blog
que está pensado para DIN A4 y
ofrece dos colores alternativos: azul y rojo estilo vintage.


Precisamente la idea de la guirnalda reversible vino de poder utilizar ambos colores
y así asegurarme que podré usar más veces esta creación pero cambiando el colorido.


REALIZACIÓN:

UNO: Imprimir 6 copias del modelo azul y 6 copias del modelo rojo en papel blanco (yo utilicé un espesor mayor que el habitual porque casualmente tenía por casa).

DOS: Recortar los patrones que tienen forma de abanico.

TRES: Pegamos por el reverso un abanico azul contra uno rojo y así sucesivamente hasta pegar las 6 parejas. Con este paso ganamos espesor y conseguimos piezas más resistentes. (Yo utilicé un pegamento que se extiende tipo tipex. Ver foto).

CUATRO: Primero doblamos el abanico por la mitad y después doblamos cada mitad por su mitad obteniendo así cuatro triángulos idénticos.

CINCO: Dibujamos una línea recta para eliminar la parte redondeada (nota: como podéis ver las dos piezas no encajan y al dibujar esta línea aproveché para eliminar imperfecciones).
SEIS: Cortamos por la línea y, si es necesario, borramos los restos de lápiz.


Y…
obtenemos un total de 24 triángulos con los que conseguiremos unos 2 metros de guirnalda.

Ahora solamente queda unirlos y ¿cómo?
Pues ¡con la máquina de coser!

MONTAJE:
– He utilizado la puntada sencilla (B en la máquina del Ikea) y entre pieza y pieza he dejado que la aguja picara una vez al vacío para que no quedara una guirnalda estática sino con algo de movimiento. – He dejado unos 35 cm de hilo antes de empezar a coser y al acabar para poder sujetar la guirnalda. Al hacer esto no es fundamental usar la puntada atrás porque se puede hacer un nudo al principio y al final con el hilo y queda imperceptible.

¡Tachán tachán!



Continuará

Lee el post original