Entradas

Cumpleaños azul

Hace unas semanas fue el cumpleaños de mi hijo pequeño y su pasión son los pitufos (“pitutos” como dice él con su lengua de trapo). Y como no podía ser menos, ahí estabamos preparando una superfiesta en color azul. Todo fue hecho en casa, y aunque supuso un gran trabajo preparar y organizarlo todo, su cara de sorpresa y su sonrisa lo merece todo.
Empezamos por la decoración… gorros de fiesta, globos, pompones, guirnaldas, dibujos…todo ambientado en azul y blanco y en aquellos diminutos personajes.
La merienda, llena de cosas ricas para los niños y algo también para los más mayores, estaba invadida de pitufos en forma de banderillas, servilleteros, pajitas o platos.

La deseada mesa de dulces tenía galletas decoradas con la inicial del niño, cupcakes, piruletas de chocolate, pequeños pitufos de nubes, “tea bags” rellenas de caramelos, y muchas chuches…. y todo cuiadosamente decorado con envoltorios o pequeños detalles de los pitufos.

La tarta… una riquísima torre de tres pisos de bizcocho de chocolate cubierto de fondant azul y blanco coronada por Papá pitufo, la pitufina y un pitufo juguetón. Para ser la primera vez que la hacía, quedó bantante bien aunque tengo que reconocer que no es tan sencilla como a primera vista parece. Eso sí, no sobró nada de nada.

Y por supuesto la piñata… el momento más esperado por los niños, o al menos los mios, que no conciben un cumpleaños sin ella. Una explosión de alegría mezclada con caramelos, pequeños regalos y confeti.

Y aquí está el protagonista con su regalo: una super bicicleta de la que no se ha separado desde entonces.

¡Feliz cumpleaños Mateo… ya tienes 2 añitos!

Lee el post original