Entradas

Reciclar latas: poner orden en el rincón de un manitas

Mi entrada de hoy participa en el XVII reto Diogenero. Quería haber participado con otra idea que tenía en mente pero no me ha salido bien, ni terminaba a tiempo, así que ayer decidí ponerme manos a la obra con una alternativa rápida, y sobre todo, útil.
Si recuerdas, hace tiempo te mostré una idea de reciclado de latas, usando papel decorado. Esta vez tenía una lata también, que guardé y limpié porque tenía buen tamaño (alta y de buen diámetro). Le pregunté a mi chico si quería usarla para guardar algo, y se le ocurrió que podía usarla para mantener herramientas un poco más ordenadas. Así que la lata ya tenía un destino y una función: poner un poco de orden en el rincón del manitas.
En un comienzo iba a usar el método del decoupage, pero los papeles que tengo ahora mismo me parecen demasiado delicados o femeninos, y esta lata debía tener un punto más masculino. Las flores o los estampados rosas no terminaban de encajar con las cajas de herramientas desgastadas, ¿no crees?
Entonces me decanté por una segunda vía: pintar la lata con acrílico. Tenía un bote de tono azul, que es un color que a él le gusta bastante, y le da ese punto masculino, pero sin ser exagerado. Le apliqué una capa de pintura, y fue suficiente. Cubría perfectamente. Lo dejé secar. Pero no terminaba de convencerme, así que busqué entre mis washitapes algo que le diese el toque que le faltaba. Así que me decanté por meter dos franjas en la gama de los azules, como si fuera un degradado.

Ahora la lata tiene un punto suficientemente masculino como para que él la pueda usar junto a sus herramientas, pero el azul tiene la ventaja de ser un color relajante, por lo que si él se cansa de la lata, me gusta para seguir dándole yo uso en otro lado.

Como ves, darle un lavado de cara a una lata es muy fácil y rápido. Y se pueden usar para muchas cosas ¿te gusta aprovechar las latas para decorar algo en tu casa? ¿cuál es el uso más raro que le has dado?

Lee el post original

tutorial cesta trapillo

El tutorial de hoy es un clásico dentro de las manualidades actuales, en concreto del trapillo.
Para quien no lo haya probado nunca aquí tenéis todos lo pasos. Lo primero de todo, el material que necesitaremos:
Como en el tutorial de el felpudo: una bobina de trapillo y un ganchillo (de 12 mm o de 15mm ).
Cada vez hay trapillo en más tiendas, podréis encontrarlo en muchas tiendas de lanas. Además cada vez lo venden más baratos, lo podéis encontrar ¡incluso por 4 € la bobina!


style=”display:inline-block;width:300px;height:250px”
data-ad-client=”ca-pub-9148871222194026″
data-ad-slot=”4018119197″>
Una vez, ganchillo en mano, ya podemos empezar a tejer. Aquí tenéis el patrón:
Para [email protected] que necesitáis una ayuda visual, ¡aquí tenéis unos videos!
1. El anillo mágico: para empezar a tejer en circular.
 
2. Si no os sale el anillo mágico…¡una alternativa!
3. Primera vuelta del cesto:
4. Por si le queréis hacer unas asas al cesto (en la penúltima vuelta)
Y así es como os puede quedar este cesto de trapillo;
Aunque en este tutorial os enseño este cesto, típico para tejer con trapillo, tengo que deciros que existen otros materiales, más agradables de tejer, con los que obtenemos resultados muy vistosos y bien bonitos! Como en este caso:
Se trata de un hilo de algodón. Se asemeja a la cuerda, pero es más maleable. Se teje con un ganchillo de 6mm.

Tutorial Cesta Trapillo