Entradas

DIY – TUNEOS VERANIEGOS COLACAO

Me resigno a aceptar que el verano acaba, a dejar de dar paseos por la playa, comer ensaladilla rusa y todas esas cosas típicas de esta estación y que tanto molan.

Si tengo un recuerdo veraniego de mi infancia  es el del ColaCao fresquito hecho con la BatiCao, batido, tanto que casi montaba a punto de nieve!

Es por eso que para los proyectos de este verano me he querido rendir homenaje al mar, la playa.

Ahí van las fotos de las manualidades, sobra decir que hechas a partir de botes.

Forman parte de la sección Taller de Reciclaje de Colacao.es, y además esta tiene nuevo diseño, para que de un vistazo podáis ver un montón de proyectos la mar de rebonicos que voy haciendo mes a mes.

 

farolillo blog

Clicka aquí para ver el paso a paso completo de cómo hacer un farolillo con un bote  de ColaCao.

pulpos blog

Y aquí para ver el paso a paso completo de estos animales marinos a partir de un bote.

 

Ahora toca pensar en el próximo proyecto, y como siempre acepto sugerencias.

¿ColaCao frío o caliente?

La entrada DIY – TUNEOS VERANIEGOS COLACAO aparece primero en Yonolotiraria.

Lee el post original

Cómo pintar un paraguas aburrido y animar un día de lluvia

Llevaba un tiempo pensando en pintar un paraguas. Y es que de verdad que no puedo comprender por qué existen los paraguas negros más allá de los entierros de mafiosos en Nueva York, sinceramente, otra utilidad no les encuentro. ¿No es ya oscuro un día de lluvia como para además “animarlo” de esa manera?. Por esa razón decidí matar tres pájaros de un tiro:

  1. Experimentar con un paraguas que no me había costado nada
  2. Animar una anodina lona negra
  3. Retarme a tapar la publicidad que contenía de una forma creativa

El resultado: si llego a saber que estaría tan contenta con el resultado, y que me iba a tomar tanto tiempo, lo hago con un paraguas de calidad. Este era de los baratillos, de esos que tienen mil arruguillas que lo afean.

El Sr. Pángala está muy contento de ser el Sr Pángala porque le encanta esta nueva creación, ya os lo conté el lunes pasado cuando os enseñaba la bolsa decorada con calcetines.

paraguas pintado pangala

Técnicamente no tiene absolutamente ningún misterio, para esta decoración, tan sumamente redundante con un día de lluvia, no son necesarias nociones de dibujo ni pintura, al menos para un resultado como este. De siempre he deseado saber dibujar y pintar, de niña mi mayor deseo, antes que ir a Disney World, era ser Sorolla, ningún otro me valía. Ninguno de los dos deseos se cumplieron, el primero era más factible, improbable pero factible.

Los materiales que utilicé fueron los siguientes:

  • Pinturas textiles de color azul y blanco. Yo creo que con pinturas acrílicas queda igual o mejor, y además da menos trabajo, no sería necesario fijar la pintura con calor
  • Un paraguas aburrido
  • Pincel fino y brocha de espuma
  • Un frasco con agua
  • Un trapo para absorber el agua del pincel y la brocha
  • Secador del pelo para fijar la pintura. El secador y el siguiente objeto no son necesarios si utilizas pintura acrílica
  • Clips o ganchos del pelo si no aplicamos del calor del secador en una sola sesión, es para saber por qué gajo vamos

Los pasos son sencillísimos, pero a os adelanto que al menos mi elección tomó su tiempo:

Primero pinté las gotitas blancas. Como os decía no tengo absolutamente ninguna noción de dibujo y pintura, sólo sé lo que es la perspectiva caballera y porque me da risa el nombre, que sino, ni eso.

pintar las primeras gotitas en blanco paraguas pangala 3

Contaba con que al aplicar el azul en cada gota el blanco aún no hubiera secado y entonces se fusionaran ambos colores en perfecta y bella armonía. No fue asi.

No tenía mucha idea acerca de cómo combinar ambos colores, así que en unas gotitas ponía el azul en un lateral de la gota aún blanca en otros en la parte de abajo, en otras en el centro… Mientras lo iba haciendo no me convencían en exceso, pero mi constancia y tenacidad (ahora hago el gestito ese de quien se tira el aliento en las uñas y se saca brillo, la falsa modestia), eso , que mi constancia y tenacidad no me consintieron abandonar mientras reflexionaba sobre lo siguiente: por el precio de tres pares de zapatos innecesarios podría haber invertido en unas clases de pintura.

darle toques de azul paraguas pintado pangala 2

Superé la crisis de las gotas que no me gustaban, alguna quedó totalmente azul, pero vistas en su conjunto me encantaron. Sé que están faltamente coloreadas, ¿se llama colorear a esto? pero insisto, en conjunto me convencieron, unas despistan a otras.

todas las gotas paraguas pintado pangala

vista superior paraguas pintado pangala

¿Ves las arrugas de la tela?, una auténtica lástima

Las gotitas resultaban insuficientes para decorar este paraguas aburridote, y es que de manera simétrica, en dos gajos, aparecía el logo de la empresa. Me lo regaló una amiga, y querida, el día que yo haga reclamos pÁngala slow bags  espero que no me apliques venganza. Tengo miedo.

Para disimular el logo de esta magnífica empresa tracé unas nubes. Fueron necesarias dos capas cargaditas de pintura, y aún creo que me quedé corta. Para dibujar y pintar las nubes simplemente tracé su perímetro, a pelo, con el pincel fino en color blanco. A continuación apliqué con la brocha de espuma más pintura blanca, e insistí más aún con la azul. Me quedaron monas, pero tuve que repintarlas por aquello del fondo negro y de lo potentes que son las serigrafías industriales.

paraguas pintado pangala

Las pinturas textiles deben dejarse secar durante tres días, y a continuación plancharse para fijar el color. Ya que no podía planchar el paraguas le apliqué calor con el secador del pelo a plena potencia.

No sé si mi suerte va a cambiar desde que me he puesto con este proyecto, y es que lo tuve tres días abierto en la terraza, los vecinos debían alucinar conmigo y mis absurdas costumbres. Además, a ratos, estuvo abierto un par de días dentro de casa mientras le daba con el secador. Como me aburría soberanamente lo de aplicarle calor durante diez segundos a cada gota, y tres o cuatro minutos a cada nube, me lo tomé con tiempo y me costó tres o cuatro días dentro de casa a paraguas abierto. Y ya os digo, menos mal que no supersticiosa, que de lo contrario me veía llenando la casa de elefantes con la trompa hacia arriba, ahí queda eso.

Finalmente lo sometí a la prueba de fuego: una ducha fría para comprobar, y en su caso llorar/tirarme de los pelos, si chorreaba la pintura o si por el contrario había quedado bien fijada. Fui afortunada y superó el test sin ninguna pega. Ahora, ¡deseando y buscando la lluvia!

¿Te gusta la idea?, ¿te animas con ello?, si es así, te aconsejo utilizar pinturas acrílicas y no textiles, yo estas porque ya las tenía y sinceramente tampoco lo pensé, pero lo del secador del pelo es un poco rollo, y pudiéndolo evitar…

La entrada Cómo pintar un paraguas aburrido y animar un día de lluvia aparece primero en Mis Soluciones Pangala.

Lee el post original

Decoración navideña alternativa con Pángala

He decidido empezar a crear mis propios objetos de decoración navideña al pÁngala style. Yo no soy de decorar la casa para comerme el turrón y los polvorones, sinceramente me da muchísima pereza montar y desmontar, y si le añadimos esta obsesión rozando con la enfermedad psiquiátrica del diy que tengo y el tiempo que dedico a mi negocio… la cosa se complica y mucho.

Además  no me gusta en general, salvo que no sea muy sobria, tirando a sueca pero no puro Ikea, y cero espumillón, brillos por doquier y rococós varios. Con este planteamiento y la fijación del diy, la cosa se complica, y nuestro hogar dulce hogar en navidades parece más el de la Familia Adams que otra cosa.

Pero esto va a cambiar, y como aún estoy a tiempo, he decidido crear mi propia decoración navideña a riesgo de censura Mr. Pangálica. Veremos cómo acaba esto, de momento os cuento cómo ha empezado:

Este va a ser nuestro árbol de navidad. Lo sé, es distinto, no parece un árbol, imposible colgarle regalitos, y no lleva estrella. Este árbol es

el árbol de navidad alternativo, y te contaré cómo lo hice.

ramita del arbol de navidad de pangala

Seguramente como árbol no interese a la mayoría, pero alguna de las técnicas e ideas se puede trasladar a otras creatividades, incluso cambiando los colores vale para todo el año.

Para empezar te diré que me he gastado la ingente cifra de cero euros, y este es un buen comienzo, ¿no te  parece?, todo absolutamente es reciclado y lo que no regalado.

Si te quieres hacer un árbol de navidad como este, o trasladar la idea a otro objeto como puede ser un tarro, un vaso alto, un antiguo florero… necesitarás:

  • Un recipiente, en mi caso una botella vintage de un laboratorio
  • Cinta de carrocero de dos anchos distintos
  • Cola
  • Chapa de madera
  • Una ramita de árbol
  • Bolas de fieltro, o pompones de lana, o cualquier cosa redonda
  • Pintura color plata y pincel para aplicarla

materiales navidad pangala

Los pasos.

Habrás visto en la foto del resultado que el árbol de navidad pangálico lleva una franja plateada. Para poder pintar sobre vidrio sin complicarme la vida decidí pegarle una tira ancha de cinta de carrocero, y sobre ella aplicar la pintura. Esta es una botella preciosa para mi gusto, y no resulta fácil de conseguir hoy día, así que esta forma de aplicar la pintura la preserva para futuros usos distintos al actual.

Coloqué la tira de chapa de madera en el borde inferior para ver así a qué altura debía ir la cinta adhesiva sin que quedara hueco sin pintar.

poner cinta de carrocero arbol de navidad pangala

Una vez pegada la cinta de carrocero en línea recta, que la tira termine en el mismo sitio que empezó al dar la vuelta en la botella, pegué otra encima que sirviera de frontera a la pintura.

poner una segunda tira arbol de navidad pangala

Al pintar sobre la cinta el papel empezó a arrugarse, no me disgustó el efecto e incluso lo vi rollito navideño. Continuamos.

pintar sobre la cinta para proteger la botella arbol de navidad pangala

Mientras se secaba pegué las bolas de fieltro procedentes de una pulsera que ya no me ponía. Elegí los colores más acordes

rama arbol de navidad pangala

Una vez seca la pintura apliqué cinta de carrocero en la franja libre, la encolé, y encolé también la tira de chapa de madera. Transcurrido un ratito, cuando al tocar la cola se formaban hilos, uní ambas superficies y las dejé juntitas con un trozo adicional de cinta para que por la inercia no se me soltara.

Como inciso te diré que tengo especial debilidad por la chapa de madera de roble blanco, mira cómo me hice otros objetos:

restauré una caja de madera vintage y la hice más lujosa

decoré un bote de vidrio para la cocina

hice un pisapapeles para recordar el verano durante todo el año

decoré una lata para tener ideas en nuestros ratos libres

monté un broche monísimo hecho con juguetitos de la infancia

creé una bandejita para contarte que yo desayuno en el baño 😉

chapa de madera en arbol de navidad pangala

Este fue el resultado, y vale que no soy  yo de decoración navideña, pero de momento… la verdad es que no apuntaba maneras. Por eso decidí colocar un poquito de cinta en el cuello de la botella para pintarlo también, y aquí me empecé a preocupar: ¿enganchada a la plata y los brillos?, ¡¡¡heeeeeeeelp!!

sin título-14

Viendo que ni por esas, ni con la ramita florida siquiera, me fui al frasco de las cintas, con esto ya empezaba a apuntar maneras: el rojo salva cualquier circunstancia con aspiraciones navideñas, y los nuditos, lacitos y toda suerte de ataduras también.

sin título-17

Así que un cinturoncito con nudo, y la rama decorada…

sin título-32

… y en casa de los Pángala ya tenemos árbol de navidad. Un árbol que simplemente quitando la cinta y despegando las tiras, vuelve a ser una botella vintage color topacio procedente de un laboratorio

arbol-de-navidad-pangala

¿Te ha gustado?, si como árbol de navidad no te va, puedes tomar  ideas sueltas y adaptarlas a otras creaciones. Desde mi punto de vista el poner cinta de carrocero para pintar sobre la botella es muy socorrido, pues aunque sólo sea para hacer probaturas varias, o para creaciones efímeras, tiras de la cinta y recipiente intacto. Si te estimas determinados recipientes como yo este, y además no dispones de mucho tiempo, es perfecto, de hecho creo que esta es la idea esencial de este diy más que el árbol de navidad, vaya.

Y bueno, ahora voy a continuar con unas cositas que tengo a medias para la tienda para la sección de complementos, y que creo que te van a encantar, ya me contarás.

La entrada Decoración navideña alternativa con Pángala aparece primero en Mis Soluciones Pangala.

Lee el post original

De linterna a muñeco: Tetrañor, un señor con 4 personalidades (y ojos)

monstruo reciclado pangala (14 de 17)

Hoy os voy a contar la historia de Tetrañor, es un señor con mucha personalidad, cuatro, ni más ni menos, mucha pompa y boato, y una pizca de cachondeo. Es mayor, con su barbita dorada emula a Moises, le encanta el ajo y asustar a los niños, a las niñas no, no sé por qué, y de vez en cuando le da por hacer la ola, es un poquito raruno, tal vez porque tiene cuatro ojos  y le da de cada puntazo…

Tetrañor además es un engendro, mucha pose, pero es un engendro, tanto es así que nació linterna, sufrió una avería irreparable y acabó siendo un tetra señor, Tetrañor

PicMonkey Collage

monstruo reciclado pangala (3 de 17)

Esta fue su metamorfosis, Kafka, lo siento pero me río de tí, vas a ver:

Con un poquito de pintura, unas tiritas de washi tape, un ventilador de ordenador abandonado, un latiguillo de ducha que perdía agua, alambre, y cuatro ojos rosas rosísimos, nació Tetrañor. La lengua grande larga y verde se la robó a un sapo, y cuanto más la usa más grande se le hace.

PicMonkey Collage2

Tetrañor ya nació mayor, desconocemos si es familiar de Benjamin Button porque en un tsunami durante un fin de semana en Albacete perdimos todos los números del móvil y ya es imposible localizarles, pero ciertamente hace cosas un poquito raras. Una de sus primeras fijaciones fue el reptar haciendo la ola y en casa no nos explicamos, nunca ha sido constumbre entre nosotros, ni siquiera los domingos lluviosos.

monstruo reciclado pangala (8 de 17)

Un día le dio un puntazo de los suyos y se compró unas pestañas postizas, le acomplejaban unos ojos tan grandes  pelados. Hizo bien, aunque supuso un conflicto familiar, se formaron bandos: a favor de las pestaña postizas, y en contra de ellas. Yo estaba en ambos según diera sol o sombra.

monstruo reciclado pangala (12 de 17)

A partir de las pestañas postizas  todo cambió, hubo un antes y un después. Su envejecimiento se aceleró a marchas forzadas, lo que en tiempos memorables fue un glamouroso tupé rubio,  viró a barba dorada, sus ojos encogidos ya no aceptaron pestaña alguna, y a cambio le crecieron unos largos dedos. Y continuábamos sin podernos hacer con la familia del Batton, ¡maldito tsunami manchego!.

Fue así como cogió la manía de asustar a los niños, que no a las niñas, que conste, cosa que tampoco somos capaces de explicarnos en casa, jamás lo hemos hecho, ya os digo, ni en domingo de lluvia.

monstruo reciclado pangala (14 de 17)

Sin embargo esta tontuna de asustar no le gustaba, fue una manía que cogió y que pasó a vicio, pero se observaba claramente en sus tristes ojos, siempre vidriosos y uno de ellos bizco. Pobre Tetrañor.

Era tal el sufrimiento que cuando no podía asustar a los niños porque éstos dormían, emulaba a las ardillas mientras leía a Cervantes.

monstruo reciclado pangala (15 de 17)

Tan profunda fue su inmersión en la novela caballeresca que los ya calvos y encogidos ojos, otrora grandes y de velludas pestañas, encogieron hasta el infinito en su cana cabeza posada sobre cuello de lechuguilla

monstruo reciclado pangala (16 de 17)

Los brazos se alargaron y adelgazaron, ya siempre caídos, grandes manos estiradas, con dedos en abanico, y la cola de ardilla… esa cola de ardilla que fue lengua robada a un sapo cuando Tretrañor reptaba haciendo la ola.

monstruo reciclado pangala (17 de 17)

Y esta es la historia de Tetrañor, el engendro que nació linterna, mutó a persona anciana de nacimiento,  y en una visita del Imserso a Albacete,  subido a un auto de choque, y en pleno maremoto manchego, volvió a su tiempos mozos reptando la ola, cosa que en casa, ni los domingos de lluvia.

PicMonkey Collage3

Este engendrito es mi aportación al desafío diogenero, el reto es crear algo con aquellas cosas que no tenían ya ninguna esperanza en nuestras casas, esos objetos que sufrían tembleques de miedo al pasar cerca del cubo de la basura, o venga, del contenedor de basura selectiva, seamos responsables.

Si quieres descubrir muchísimas ideas acerca de cómo otras flipaditas como yo lo aprovechamos todo todo todo, no debes perderte el resto de publicaciones en el desafío de las Diogeneras, el primer  viernes de mes en sus pantallas. Yo me lo pasé bomba engendrando a mi hombrecillo mutante, ¿te lo ibas a perder tú?, ¿acaso eres tú un@ mutante?, ¿reconociste a Tetrañor en los autos de choque?

La entrada De linterna a muñeco: Tetrañor, un señor con 4 personalidades (y ojos) aparece primero en .

Visita la entrada original AQUÍ

Cómo tunear una camiseta básica (y triste, y fea) en 10 minutos

IMG_4077

 Una camiseta barata pero con potencial reconocible puede ser una buena pieza de tu armario, sobre todo en primavera y verano, épocas en las que cambiamos de vestuario con mayor frecuencia.

camiseta básica tuneada

Yo encontré esta en una gran superficie, sinceramente la compré en un gesto de humanidad consumidora, y también por su irrisorio precio, no lo negaré, pero es que estaba ella ahí tan desvalida, solita, con algún que otro pespunte suelto, y un precio tan sumamente irrisorio que me pareció que su ego, si pasaba una persona más por delante suyo sin llevársela a casa, jamás iba a elevarse de nuevo.

camiseta antes de tunear

 

manga anchota

En un alarde de magnanimidad le practiqué un extreme make over que sólo tú vas a saber si realmente fue acertado, o si mi camiseta azul ya no va a salir jamás del pozo de la depresión.  Por si acaso te gusta te mostraré el paso a paso de su cirugía:

Los materiales:
  • tachuelas que se colocan a mano
  • aguja, tijeras e hilo
  • cinta métrica
  • cinta u orillo de una tela que te guste, esta fue mi elección
  • cinta de carrocero

NO aparecen en la foto, pero también hacen falta:

  • un trozo de tela de punto de refuerzo, si es entretela blandita mejor
  • pegamento textil
  • plancha

materiales para el tueno camisetil

El proceso:

Lo primero fue crear un lacito con la cinta de orillo, me sirvió para disimular uno de los descosidos del cuello y además para crear un contraste con las tachuelas, que son un poquito heavys y me apetecía suavizar su estilo.

cinta de orillo

A continuación obtendremos el centro de la camiseta y trazaremos una línea recta con la cinta métrica. Es conveniente medir la distancia desde ambos hombros hasta esta línea horizontal con el objeto de que no esté inclinada. Con cinta de carrocero podemos tomar referencias que nos ayudarán en nuestro trabajo.

En la cara del revés de esta zona vamos a poner una pieza de entretela finita.

El colocar las tachuelas se puede hacer de dos formas, la correcta, y como lo hice yo.

La correcta sería crear una plantilla en papel con la ubicación de cada una de ellas, situando dicha plantilla en el lugar exacto que medimos en el punto anterior nos quedará perfecta y a la primera. En cada tachuela que coloquemos, antes de doblar estas patitas que veis que tiene, dejaremos caer una gota de pegamento textil para afianzarla, de lo contrario ya os aseguro que no aguantan un lavado.

Como lo hice yo es tomando sucesivas medidas con ayuda de la cinta métrica, algunas las tuve que enderezar, recolocar…, mejor el método anterior, tenemos que crear, crear y reinventar desde nuestra sala de estar, así que no hay tiempo que perder.

mejor que tomar medidas haz una plantilla

Una vez colocadas todas las piezas recortaremos la entretela del revés de la camiseta dejando sólo en las zonas de las tachuelas, el resto fuera. Es fácil porque habíamos utilizado pegamento textil.

Finalmente y por la cara del revés con la camiseta en vertical, un golpe fuerte de vapor para eliminar las arruguitas.

Y ya la tenemos, ¿te gusta?, ¿de damos el aprobado o la acomplejamos ya de por vida?

a falta de un golpe de plancha

Este es el resutado final de la primera operación, pero además necesitaré adaptarla a mi talla, si lo necesitas te recomiendo este tutorial, te explico de una forma sencilla y sin necesidad de nociones de costura, cómo adaptar una camiseta a tu talla o a la forma de otra que te guste.

Así fue como nos hicimos amigas. Así y porque soy  una buenaza, la verdad, porque ya me dirás tú una camiseta dos tallas más grandes que la mía, sin ninguna forma femenina, pespuntes descosidos en el cuello, y con bolsillo en el pecho, que aunque esté de moda no me gustaba ni cuando surgió en los 80…,

¿me merezco el cielo o no me lo merezco?

album pangalico

La entrada Cómo tunear una camiseta básica (y triste, y fea) en 10 minutos aparece primero en .

Visita la entrada original AQUÍ

Cómo tunear una camiseta “lunareándola” sin pegotes de pintura

tunear una camiseta oscura con lunares claros

Hoy veremos cómo tunear una camiseta oscura con  lunares de colores y un lacito (soy cursi, ¿algo que objetar?) sin que se vean pegotes de pintura de esos que hacen rígida la tela.

La gracia se encuentra en que la camiseta sea oscura porque sobre una blanca es infinitamente más fácil, pero si estás aquí es porque te van los retos que siempre salen, así que adelante, a tí precisamente te va a quedar genial.

Y es que tunear camisetas es algo que me gusta, ya sabes, que coges una camiseta, algo aquí, algo allá, ánimo e inspiración o tutorial, y ya tienes una nueva camiseta para emprender la primavera. La primavera va a ser la misma, no nos confundamos, pero tienes una camiseta nueva, y eso mola :) . Al final de este post encontrarás otros tutoriales para el tuneo y adaptación a tu talla que te pueden gustar, pero ahora vamos a lo que vamos.

Te voy a contar qué me he hecho yo, y además te lo voy a enseñar, pero que sepas que tuve que sacarlo en dos fases porque diluviaba y no tenía buena iluminación para captar el momentazo foto camisetera tuneada primavera tímida, venga, primero los materiales.

Necesitamos:
  • Un platito enano con un disco de algodón y un chorrete de lejía
  • Un lápiz con goma en el extremo
  • Hilo de bordar, aguja, y  almohadilla con tinta para textiles. Aquí ves dos colores de hilo pero finalmente me decante por uno solo de ellos.
  • Tijeras
  • Algo de plastico para que no traspase la tela a la parte de atrás, yo utilicé una carpetilla fina
  • y lo principal, la camiseta, y algo de paciencia, si, así es

tunear camiseta con lunares materiales 1

Esta camiseta es nueva, de hecho le quité la etiqueta para tunearla, pero parece que no lo sea, esperemos que no continúe todo así de mal, ya me dirás al final ;-)

tunear camiseta con lunares materiales 2

A ver, lo primero es sentar las bases:

Queremos hacer una camiseta con lunares de colores, yo he optado sólo por dos colorcitos, porque el verde caqui de esta camiseta, con lejía se convierte en camel, color que combina fenomenal. Tú puedes jugar con distintos colores según tus gustos, cómo responda la camiseta a la decoloración, y las cosillas que tengas por casa o quieras comprar.

Los pasos a seguir:
  • Metemos la carpetilla de plástico dentro de la camiseta para proteger la tela de la espalda, no obstante usamos tan poquita lejía que resultaría difícil que calara, pero por si acaso…
  • Impregnamos el algodón en lejía pura, en la foto no se aprecia bien, pero no debe ni siquiera estar totalmente empapado, más vale que falte lejia y tener que insistir, que arriesgarse a gotones chungos lejieros.
  • Vamos a realizar de  manera automática y a destajo, pero con mimo,  el siguiente movimiento: impregnar goma del lápiz en el disco con lejía, presionar sobre la camiseta con fuerza y cuidadito, sin titubear para que quede una circunferencia perfecta, volver a la lejía, volver a la camiseta… así tantas veces como queramos tener lunarcitos en la camiseta. Los lunares que se señalan al presinar con la goma del lápiz son prácticamente inmediatos, verás los resultados rápidamente
  • Yo extendí una tira de cinta de carrocero para definir una frontera, pero indudablemente existen millones de posibilidades para esparcir tus lunarcitos sin necesidad de marcarte límites

marcar los lunares

Como toda maniática que se precie, insistí con el lápiz y la lejía en un montón de puntos previamente marcados. Para eso hay que ser un poquito paciente pues debemos atinar perfectamente en el mismo punto, pero no te apures, es fácil porque la circunferencia es pequeña.  No es necesario que sea en todos, pero en algunos de ellos, ahora verás por qué, verás:

  • Hechos los puntos con lejía limpiamos  la goma, fundamental. Y ahora la  impregnamos  en el tampón de tinta textil aplicándola aleatoriamente, sobre algunos de los puntos “lejiados”. Por eso te decía antes que si haces los puntos más claritos insistiendo dos veces con la lejía, el colorcito este rosa palo queda mucho mejor
  • También es conveniente insistir un par de veces con la tinta en los lunares para obtener un color más intenso. En estas fotografías no se aparecia bien, pero quedó un tono bien mono.

colorear algunos lunares

bordado facilito

Además como no me conformaba con unos lunarcitos, también decoré algunos de ellos con una simple aspa bordada sin excesivo esmero, la gracia de la improvisación.

Si te decides por esto mira cómo  lo hice, para evitar remates que se marcaran en el tejido: consiste en dejar los cabos largos y luego poderlos anudar, mira:

dejar los cabos largos

Cuando ya hemos bordado todos los  lunares que nos apetezca, elegidos a boleo, sólo nos queda atarlos del siguiente modo: dos nudos con ambos cabos, y un nudo doble, con los dos cabos a la vez. Tras docenas de nudos cortaremos los extremos sin apurar en exceso, aquí los ves sin cortar aún:

anudar doblemente

El resultado casi final, que aún nos queda un poquito es este, ¿te va gustando?, sea si, sea no, continuamos para bingo

esto ya apunta maneras

los detalles cuentan

Como las mangas eran largas y en Valencia la primavera es muy buena, les corté un trozo. ¿Por dónde?, pues ni idea, lo hice a ojo y a continuación estiré el borde para que se me hiciera rulito, me encanta el rutilo en la tela de punto, ya sabes, el borde efecto trapillo.

Ahora viene el momento lacito:

Con los dos trozos, uno de cada brazo, hice lo siguiente:

  • A uno de ellos corté el borde del puño y el restante lo extendí en la mesa de operaciones
  • Con el otro realicé un transplante: le corté una tira de tejido de uno dedo o dos de ancho.

cortar manga para hacer el lazo

En la mesa de operaciones repetí el proceso de la camiseta, pero sin compasión, a muerte con los lunares. Decoloré con lejia  coloreé con tinta.

Atención: algo muy importante, ¿veis cómo estos lunares no están tan bien definidos como los anteriores?, es porque esta vez se me fue la mano con la lejía en el disco de algodón. Lección aprendida: la lejía no debe impregnar totalmente el disco, tengo que escribirlo cien veces, ¡hoooombre!.

lunares de lejia y lunares con tinta

Ya las he escrito :-( , ahora continúo.

Cosí el tubo de tela por el centro, es sólo cuestión de crear unas arruguitas y afinazarlas, vamos a crear un lazo

cosemos el lazo

Con la tira de camiseta que cortamos de la otra manga vamos a disimular el anudado, y asi tenemos una pseudo pajarita que será un broche en la camiseta. Podemos coserla directamente a la camiseta, o colocarle un cierre de broche, así la colocaremos en distintos lugares.

tapamos el cosido con la tira de camiseta

 Y voila, camiseta tuneada lunareada con lazo lateral que también puede ser frontal, contra la crisis, variedad :)

camiseta tuneada lunareada con lazo lateral

¿Te gusta mi camiseta lunareada?, si te gusta esta técnica mira otra cosita que hice un día tonto con el mismo sistema. Si además te gusta tanto como a mi tunear camisetas, aquí tienes otro ejemplo con tutorial, y… ¿que tienes una camiseta a la que le plantarías toda suerte de monerías pero te viene grandota?, pues menos sufrir y más ponerse con ella, con este tutorial la adaptarás a tu talla o a la forma de otra que tengas y te guste.

Con todo esto ya no hay excusa para andar con camisetas sosainas, eso sí:

confieso que soy una gran amante de la camiseta blanca inmaculada, ya lo he soltado, ahí está esto.

¿Y tú?, ¿eres de camiseta blanca, eres de camiseta tuneada, odias las camisetas, te ponen frenética las camisetas estas baratas en las que la costura de la manga se tuerce como el cuello de la niña del exorcista?

camiseta tuneada lunareada con lazo frontal

La entrada Cómo tunear una camiseta “lunareándola” sin pegotes de pintura aparece primero en .

Visita la entrada original AQUÍ

Con chapa de madera convierte una caja cutre en molona

forrar una caja con chapa de madera

Compré chapa de madera hace unos años para forrar varias cajas vintage, realmente vintage, que tenía en casa.

Las caja eran bien chulas, sobre todo cuando fueron nuevas: cuerpo de madera malilla, tapa y base de cartón, y cierre de plumier, en principio una chulada, pero como todo en esta vida, tenían pega. La mayoría de ellas habían estado en un trastero con humedad y además no eran de muy buena calidad, así que el cartón estaba muy deformado y la madera no encajaba del todo bien, muchos huecos.

Para más inri estas cajas habían formado parte de nuestra infancia, fijaos esta para qué me servía (por aquél entonces ya era de poner cartelitos ;) :

01 caja (Copy)

Y otra cosa mas, su punto débil, la tapa. Como podeis ver aquí abajo, de tanto abrirse y cerrarse la tapa sufría mientras se agrietaba y resquebrajaba, un horror.

Como no podía consentir tanto sufrimiento en unas cajas que han acompañado a mi familia y a mi tantos años y para tan diversos menesteres: zapatos infantiles, juguetes, lápices de colores, fotografías, prácticamente como las antiguas cajas de colacao pero en más grande, me decidí a tunear esta.

Os contaré lo que hice, no va a ser un tutorial al uso porque además de que no me quedó perfecta, su forma es un tanto peculiar, así que os contaré mis ideas, errores, y truquitos que  descubrí. Allá vamos:

La tapa de cartón: como estaba tan dañada le apliqué cinta americana en el pliegue, tanto por dentro como por fuera para afianzar el material y hacerlo más flexible.

02 caja (Copy)

Con un papel pintado de la misma época que las cajas o incluso anterior, de los años 60, la forré por dentro en sus partes de cartón, y por fuera en lo que sería el lomo de un libro. Para forrarla empleé cola de carpintero aguada, no me fue mal.

La madera interior la barnicé con un producto que me encanta: es un barniz ecológico, acrílico, mate y efecto cera, de Titan, es genial.

03 caja (Copy)

En la foto de la derecha veis cómo me equivoqué, el papel de lomo lo puse demasiado pequeño en la zona de la tapa, así que luego lo tuve que sustuituir, me fastidió porque este papel ultravintage me resulta muy valioso, pero en fin, un error humano

04 caja (Copy)

A continuación medí, corté y apliqué con el calor de la plancha y sin vapor la chapa de roble sobre la madera.

Vereis que necesité pulir el borde con un bisturí, lo hice así pensando en que bastante deforme era la caja como para cortar la chapa justo a la misma medida, perferí tener que quitar a no llegar, y resultó que los que saben lo hacen así. Un error anterior compensó un acierto posterior, ¡bien!.

Una vez que lo tenía más o menos nivelado le pasé una lija que me lo unificó muy bien, incluso en el color, ciertamente alucinante.

05 caja (Copy)

Si sumamos mi inexperiencia, la falta de destreza en el uso de este material, nuevo para mí, y la deformidad de la caja…, el resultado era un mar de desniveles, agujeros, abollamientos, y toda suerte de imperfecciones. La solución: el maquillaje de la madera, es decir, la masilla.

Pensé en aplicarla super bien, como los profesionales más esmerados, con sofisticadas herramientas. Eso fue lo que pensé, pero al final como mejor se me dio fue con el dedo, confieso.

En el bote indicaba que se dejara secar una hora, yo no fui capaz de aguantar tanto, y pensando en que aplicaba muy poca cantidad me lancé al papel de lija y creo que acerté: con la presión de la lija la masilla que no ha llegado a penetrar en los agujeros entra a la fuerza, y el acabado no es que quede profesional, no nos engañemos, pero mejora muchísimo.

06 caja (Copy)

Para cortar la chapa tuve algún problemilla porque la venden en rollo y al manejarla se agrieta, un infierno. Tras varios errores descubrí que para cortarla con un cutter el mejor sistema es extendiéndola en la mesa con la cara encolada hacia arriba, pues por la curvatura que tiene se daña menos y las posibilidades de fractura se reducen notoriamente.

07 caja (Copy)

La última parte que forré fue la tapa. Aquí cometí dos errores, al menos, y te los contaré para que tú no los repitas:

1. El cartón estaba abombado, tal vez si hubiera tratado de rellenarlo con algo para intentar igualarlo, me hubiera ahorrado problemas posteriores. ¿Qué problemas?, pues que se me formaran burbujas una vez fijado con la plancha porque se me despegaba la chapa de la parte que no tocaba con el cartón. ¿Te había dicho ya que un infierno?

2. Corté la chapa algo más pequeña que la tapa contando con que al haber forrado los faldones de la tapa con papel, no iba a poder pasar lija ya que  lo rasgaría. El error cometido: hubiera estado mejor con un par de milímetros más de chapa, pero nos conformaremos, ¿no?

08 caja (Copy)

Aquí abajo veis cómo quedó una vez fijado el último pedazo de chapa, al final no me disgusta, de hecho, estoy encantada con ella, con sus aciertos y sus errores.

En un trozo de papel hice la prueba de barnizar con el producto del que os hablaba arriba, y como me gustó, practicamente invisible, lo apliqué por toda la superficie de la caja. Con esto intentaba proteger la madera, claro, pero también el papel en la zona de los cantos.

09 caja (Copy)

La caja ya está llena, dentro acoje mis herramientas para trabajar el cuero.

8 (Copy)

Decidí no ponerle ningún cierre porque definitivamente nunca va a estar del todo cerrada.

Me agrada su aspecto vintage y me recreo pensando en que tiene un aire a caja de antiguo taller, ¿no te lo parece?, al fin y al cabo tanto caja como papel son más viejos que yo. Creo que otorga a mi estudio un aire de maestro de taller que ya quisiera para mí, todo se andará, ¿si? :)

Y aquí la veis en su destino final: sobre la maleta de cuero vintage de la misma época, y que acoge mis preciadas telitas que acaban siendo los bolsos que ves en mi Tienda Pángálica

IMG_2923 (Copy)

Estas cajas han estado siempre en mi familia, algunas ya las he tuneado anteriormente, y otras, la  que contiene mis cositas para hacer sellos, ya pasó por manos de mi madre hace muuuuuchos años aunque no se ve en las fotos, otro día os la enseño bien.

¿Teneis en vuestra familia objetos que tuneais de generación en generación?, a mi particularmente me parece una tradición genial, ¿y a tí?

boton suscripcion (Copy)

La entrada Con chapa de madera convierte una caja cutre en molona aparece primero en .

Visita la entrada original AQUÍ

Seguimos con tuneos de nuestra casa. La escalera de la buhardilla!

Por el Facebook lo decía:
5 años en esta casa y aún no me había dado por tunear la escalera del dormitorio… Si llego a saber que en un plis lo conseguiría lo hago antes!”
(espero que ya me sigas por Facebook, si no ya tardas! clicka aquí)
Me ha encantado la respuesta de Carmen:
-Nos la enseñas?
Ejem, Carmen, espero que hablemos de la habitación! Si es así…. Dentro historia!:

Desde que nos mudamos a la casa las escaleras han sido un gran descuidado. Hace unas semanas adecenté un poco la que va del comedor a mi “laboratorio de creaciones“, y aún tenía pendientes las otras 2 (laboratorio-dormitorio y dormitorio-terraza).
Esta es la puerta de mi laboratorio que da la escalera:
No sé si habréis visto la historia de la casa y su transformación. (Aquí os dejo la página donde lo voy recopilando).
En el que ahora es nuestro hogar hemos invertido más chapa y pintura que el maquillador de Karmele. Recuerdo angustiado las agujetas en los brazos de tanto pintar y esas merienda a base de yeso vía nasal. Ahora me río y empezaría de nuevo encantado, pero fueron tiempos dignos de la película “Esta casa es una ruina”, y aunque este blog no existía ya hacíamos fotos del proceso.
Aquí me tenéis liado con la dichosa escalera.
Las paredes estaba hechas una mi**** y siempre explico que lo primero que hicimos con nuestra casa fue sanearlas lijándolas y pintando todo en blanco. Y es que estaban llenicas de roña!
Una vez hecho eso se ve mucho más higiénico y ya tienes todo listo para darle color en cuanto quieras. Además al lijar quitamos los goterones de otras capas de pintura y de paso arreglamos desconchones y rozaduras.
A esta escalera le dimos color cuando pintamos nuestra buhardilla-dormitorio. Elegimos el mismo color.
Si os fijáis las barandillas seguían pintadas con el mini (?) que le pondrían hace 12 años, cuando reformaron la casa. Yo las pinté con pintura para forja. Todo un acierto.
Además, para no hacerla tan oscura y que rebotara la luz que entra por la ventana que hay justo arriba dejamos la pared del final y la de la izquierda de color blanco.
Y así es como ha estado la escalera desde que dimos por finalizado el tuneo de esta parte de la casa.
Desde luego que una escalera triste, sin nada. Un poco sosa. De hecho por tener no tiene ni lámpara.
Hoy he tenido que parar a la tienda Casa a por un regalo para unos amigos que se han mudado y los ojos me han hecho chirivitas al ver las letras decorativas. Yo ya hice unas hace semanas, concretamente estas (clicka la imagen para ver el tutorial)
http://yonolotiraria.blogspot.com.es/2014/01/como-hacer-letras-carton.html
Pero reconozco que da curro hacerlas, y para mi idea me venían genial unas más pequeñas (lo cual no sé si sabría hacer con cartón). Total, que he salido de la tienda con esto:
Al ver las letras en la tienda me ha venido a la cabeza una idea que hace días que me apetecía poner en práctica.
Siempre me han encantado los carteles que invitan al silencio en los hospitales, con una enfermera (de esas que llevan cofia y todo) con un dedo en la boca y un “shhh”. Pues sí, mis letras harían eso: rogar silencio!
Con un poco de cinta de doble cara en menos de un minuto ya lo tenía listo, y como aquí se duerme le he añadido un “ZZZ” que sube las escaleras.

El tema de la lámpara no es que me preocupara demasiado, pero sí es cierto que si predico que no hay que gastar muchos euros en la decoración no podía dejar la bombilla desnuda. Me he acordado de la lámpara que hice hace unas semanas con hilo y una pelota. Esta:
http://yonolotiraria.blogspot.com.es/2013/12/lamparahilo-tutorial-pasopaso-randomlight.html
Y en unos minutos también tenía mi lámpara hecha!
Esta escalera está cambiando mucho!!!
Finalmente mirando la pared blanca del fondo la veía muy sosa, y aunque no se ve mucho (casi siempre está la puerta abierta tapándola) he optado por añadir un detalle, concretamente estos cuadros que os enseñé hace tiempo:
http://yonolotiraria.blogspot.com.es/2012/08/otra-de-cuadros-de-regalo.html
Y ya con sus cuadros, su lámpara y sus letras dormilonas ya tengo mi escalera tuneada, como siempre rápido, barato y “shulo”.
3 pequeños detalles que visten la escalera. De paso dan carpetazo a un tema pendiente más en la casa (uno de esos miles que tengo). Ahora ya puedo abordar otro proyecto!!!
Precio total del tuneo… 10€??? (las letras valen 1,99€/las grandes, y las pequeñas no recuerdo).

Lee el post original