Entradas

Cómo marcar los libros y cuentos con étiquetas removibles y reutilizables DIY

Al cole de Bruno se pueden llevar cuentos, juguetes no, pero cuentos sí. Y a él es una cosa que le encanta. Claro está que hay que tener la precaución de marcar el libro no vaya a ser que se pierda. Por supuesto que la opción de escribir el nombre en la primera página no la contemplo, los libros cuanto más cuidados e intactos se conserven, mejor que mejor, así tendrán una vida útil más larga e incluso los podremos donar cuando ya no los queramos. Hay que cuidar los materiales y aprovechar los recursos al máximo.

Libro con etiqueta de Washi Tape con el nombre pegada en la portada
Libro con etiqueta removible y reutilizable DIY

Ponernos a marcar toda la biblioteca de nuestros hijos tal y como hacemos con los libros de texto, tampoco me parece una buena opción. Además los libros de texto van forrados y por lo tanto las etiquetas encima del forro, pero no sé qué tal se quitarían de la portada de un cuento, es posible que dejaran restos de pegamento o incluso de la propia etiqueta y eso es una auténtica guarrada. Para solucionar esto la alternativa no es forrar todos los cuentos, lógicamente, pues se trata de simplificar y tener poco trabajo, no más.

Así que ¿cómo marcar los libros y cuentos sin poner el nombre en la primera página? pues es muchísimo más fácil y sencillo de lo que imaginas y con hacerlo una vez será suficiente para todos los libros.

Materiales para una etiqueta removible y reutilizable hecha por nosotros mismos


Materiales para una etiqueta removible y reutilizable hecha por nosotros mismos
Lo primero que necesitas son los materiales que en este caso son mínimos:

  1. Boligrafo para escribir el nombre.
  2. Washi Tape con estampado o motivo decorativo que permita escribir encima y que se entienda o en su defecto la versión más rudimentaria que sería la cinta de carrocero o cinta de pintor.
  3. Taquito de hojas de papel en sucio (opcional).


Cómo hacer una etiqueta removible y reutilizable nosotros mismos
Pues el sistema no puede ser más sencillísimo que estoy tardando más en contarlo por aquí que lo que se tarda en hacer.

  1. Pegamos un trozo de Washi Tape en un taco de hojas en papel en sucio para que hagan mullido debajo y escribir mejor. Lo bueno es que para cortar el Washi Tape no necesitas ni tijeras, con los propios dedos se puede cortar.
  2. Escribimos el nombre del niño y curso o lo que queremos poner como identificación en el trocito de Washi Tape.
  3. Despegamos el trozo de Washi Tape del papel en sucio y lo pegamos en la portada del libro que queremos marcar.

Una vez que tengamos esta etiqueta la podremos ir cambiando de un cuento a otro, según cual sea el que se quiera llevar al cole.

Cómo hacer una etiqueta removible y retuilizable nosotros mismos

Este proceso podría ser más rápido aún si pegamos la cinta directamente en la portada del libro y sobre esta misma escribimos, pero dado que es muy fina estaremos marcando y haciendo muescas sobre el libro y de alguna manera lo estaremos dañando que justo es lo que queremos evitar.

Poner una etiqueta removible y reutilizable a un cuento de papel y digital
Puedes usar este método para marcar el cuento de Realidad Aumentada “Zapatos, zapatitos y zapatones” de la editorial Parramón perfecto para niños entre 3 y 6 años que todavía no saben leer, pues se tratará de una gran estimulación. Así en lugar de la clásica guerra entre el libro de papel o el digital, esta editorial ha encontrado la forma perfecta de fusionar las dos opciones en este primer cuento de la colección Cuentos Creativos.

Si se enfoca el libro con la tablet, mediante una app gratuita para Android o para Apple podremos darle continuidad a la historia con sonido, música, voces, elementos en 3D, profundidad, en definitiva un montón de elementos que permitirán al niño entender la historia aunque aún no sepa leer. Echa un vistazo al vídeo que muestra como funciona, ¡es chulísimo!

Si no te quieres perder este cuento, desde este enlace podrás hacer una compra con un 5% de descuento y sin gastos de envío. Yo me estoy pensando coger uno para Bruno, pues parece de lo más divertido, interactivo y estimulante.

Y a tu hijo ¿Crees que le gustaría un cuento de realidad aumentada como el de “Zapatos, zapatitos y zapatones”? ¿Suele llevar cuentos al colegio? ¿Los marcas de alguna manera?

Lee el post original

Cómo hacer un dispensador de bolsas casero

Dispensador de bolsas DIY

Vaya por delante que cada vez me estoy olvidando más del uso de las toallitas y es que llevan muchos componentes químicos que entran en contacto con la piel permeable de los niños, aunque si bien es verdad que hay que reconocer que son muy cómodas cuando estás fuera de casa.

Sin embargo para dentro de nuestro hogar su uso está prácticamente proscrito ya. Lo mejor para limpiar el culito de los niños es el agua y si ya es mayor, el papel higiénico. Así que me vi con una estupenda caja dispensadora de toallitas húmedas para el WC que ya no necesitaba.

Cómo desechar los pañales sucios
Por otra parte, en casa tenemos nuestra particular forma de desechar los pañales sucios. No nos gusta tirarlos en la basura de la cocina y es que resulta un tanto desagradable que cuando estás en plena comida o merienda y vas a tirar el vasito del yogur, un nauseabundo olor te abofetee en la cara en cuanto abres el cubo de la basura.

Para evitarlo están los contenedores de pañales, pero en mi opinión son un poco caros, te implican un gasto constante en los recambios de bolsas, son exclusivamente para los pañales, no te sirven como papelera normal y algunos ocupan mucho sitio cuando los pisos de hoy en día no es que se caractericen especial ni precisamente por ser muy amplios.

Nosotros tenemos un pequeño cubo de basura en cada uno de los dos baños, son muy útiles para tirar cosas sin la necesidad de desplazarse hasta la basura de la cocina y para evitar la tentación de usar el WC como cubo de basura, que siendo honestos creo que lo hemos hecho todos en algún momento de nuestra vida.

Además, el cambio de pañales en casa casi siempre lo hemos hecho en el baño, así que esas papeleras son perfectas para tirarlos. Los pañales de pis los solíamos tirar directamente, pero cuando las cacas ya eran sólidas, solíamos vaciar el pañal en el WC y luego cerrarlo sobre sí mismo e incluso meterlo en otra bolsa de plástico y atarla precisamente para evitar al máximo los olores. Depende del éxito en el vaciado del pañal, esta última operación era prescindible, sin embargo si se trata de la típica deposición tipo plasta que no hay quien retire, el meter el pañal dentro de una bolsa de plástico y cerrarla con un nudo es totalmente obligatorio.

Hasta ahora tenía una caja de cartón en uno de los baños con bolsas de plástico dentro para este fin. En realidad se trata de las pequeñas bolsas que te ponen en la frutería que las reutilizamos así, hay que aprovechar los recursos al máximo. Pero un día se me ocurrió dar uso a la inutilizada caja dispensadora de toallitas húmedas para el WC que había metido en un armario.

Materiales para hacer un dispensador de bolsas casero
  • Caja de toallitas húmedas para el WC, o caja de toallitas común, incluso una caja de cartón dispensadora de pañuelos de papel también nos puede servir, aunque puede ser un tanto endeble.
  • Bolsas de plástico pequeñas como las que nos dan en la frutería
Caja dispensadora de toallitas vacía y un montón de bolsas de plástico pequeñas
Materiales para hacer un dispensador de bolsas casero
    No es mucho lo que necesitamos y tampoco complica mucho la elaboración, lo único que hay que hacer es meter las bolsas dentro de la caja de toallitas y ya tendremos nuestro dispensador de bolsas, para tenerlas siempre a mano en el baño o donde decidamos colocar nuestro dispensador.
    ¿Qué te parece este dispensador de bolsas DIY? ¿Crees que te sería de utilidad? ¿Cómo desecháis los pañales sucios en vuestra casa?

    Lee el post original

    Regalo desestresante para profesores

    plástico de burbujas empaquetado
    Kit desestresante para profesores

    Ya mostré el regalo que les hicimos a los profesores en navidad al terminar el primer trimestre y que les gustó mucho. Ahora, en la recta final de curso que ya nos conocemos todos un poco y hay más confianza, se me ha ocurrido hacer un regalo menos convencional y algo irreverente. Un regalo para poner un poco de humor que nos ayude a seguir adelante cuando ya no podemos más y estamos estresados, idóneo para principios y finales de curso.

    Además hacen falta muy poquitos materiales. De nuevo un regalo económico para poder regalar a toda la tropa de profesores y maestros que tienen nuestros hijos, sin olvidarnos de ninguno ni hacer de menos a nadie y sin gastarnos una fortuna.

    Materiales y utensilios para elaborar un kit desestresante para profesores
    • Bolsas de autocierre o de celofán, que se pueden encontrar en los bazares de todo a 1€.
    • Plástico de burbujas, lo puedes reciclar, tal y como hice yo, conservando el del embalaje de paquetes o productos para futuros usos. Pero también se encuentra en los bazares de todo a 1€.
    • Sobres de papel para grapar a las bolsas como empaquetado. Puedes usar la plantilla que hemos diseñado el padredefamilia y yo para esta ocasión, hemos puesto sólo dos en una hoja, para que se pueda escalar al ancho de las bolsas que se vayan a usar.
    • Impresora, para imprimir cuantos sobres sean necesarios según el número de kits que preparemos.
    • Tijeras y/o guillotina, la primera para cortar las porciones de plástico de burbujas y la segunda, aunque no es imprescindible, nos ayudará a ir más rápido y tener un mejor acabado al cortar los sobres de papel.
    • Grapadora, para grapar los sobres de papel doblados a la parte superior de las bolsas.
    • boligrafo o rotulador, para escribir en el espacio habilitado a tal efecto los nombres de los obsequiados y de la persona que hace el regalo, así personalizamos cada kit.

    Cómo elaborar un kit desestresante para profesores

    Imán con la insignia de No sin mis hijos
    Imán con la insignia de No sin mis hijos
    1. Cortar tantas porciones de plástico de burbujas como kits deseemos preparar. Hacerlo de un tamaño algo menor que la bolsa en la que irá el kit.
    2. Imprimir tantos sobres para embalar como kits vayamos a preparar y cortarlos y doblarlos por la mitad.
    3. Escribir los nombres de los obsequiados en los sobres de papel que acompañarán las bolsas a modo de envoltorio del kit.
    4. Meter las porciones de plástico de burbujas en las bolsas. Si además queremos completar con algo más, es el momento de introducirlo también. Yo por ejemplo metí chapas e imanes con la insignia del blog cuyo significado es: #Nosinmis…. que cada uno puede completar según se identifique con: hijos, sobrinos, hermanos pequeños, primos, nietos, ahijados, hijos de amigos,… En el caso de los profesores #Nosinmis alumnos, pero en definitiva #NosinNiños, porque “el mundo no sería igual de de emocionante”.
    5. Grapar los sobres a la parte superior de las bolsas y ya tenemos nuestros kits listos para entregar.
    ¿Qué os ha parecido este regalo para profesores? ¿Os atreveríais a regalárselo a los maestros de vuestros hijos o lo veis mejor para otro tipo de ocasiones? Y si sois maestros ¿Os gustaría y os haría gracia recibir un pequeño kit desestresante para profesores?

    Lee el post original