Entradas

espejo decorado, esta vez con servilleta de tela

En las últimas rebajas nos encontramos con una liquidación de textil del hogar a precios increíbles, y aunque no teníamos pensado ninguna de las dos en gastar dinero en “vestir” la casa, compramos alguna cosilla con el fin de aprovecharla en uno de nuestros tuneos,como hicimos con la silla de oficina tapizada con la tela de un cojín,



Así que en esta ocasión aprovechamos unas servilletas para hacer uno de nuestros habituales: un espejo forrado de tela.

El paso a paso ya os lo hemos enseñado en más de una ocasión: más fácil imposible

  1. Aplicando calor con un secador, quitamos la pegatina con el precio del espejo (¡¡¡TRUCO INFALIFLE!!)
  2. Lijamos para que se adhiera mejor la solución de cola blanca y agua para pegar la tela
  3. Tomamos las medidas al espejo y las marcamos con un lápiz
  4. Pasamos un pincel empapado en la solución sobre las marcas del lápiz. Cuando esté seco, podremos cortar sin que se deshilache la tela (otro ¡¡TRUCO INFALIBLE!!)
  5. Damos una capa de la solución de cola y agua por todo el espejo, sin que queden huecos, y sin echar demasiada cantidad
  6. Con cuidado, posamos la tela al espejo y la vamos alisando para que no queden burbujas

Un bonito detalle que podéis hacer de forma rápida y sencilla.
¡Hasta la próxima entrada!

PD: sí, estamos un poco vagas y hemos copiado el tutorial de ésta otra entrada que publicamos hace tiempo…

espejo decorado, esta vez con servilleta de tela

pintar un mueble wengué en blanco y casi morir en el intento…

Julia estaba a punto de nacer y necesitaba muebles para su habitación. Sus padres pensaron ¿y si aprovechamos unos muebles que tenemos en casa?



Pensaron en todo ¡hasta en el diseño!


Y nosotras nos encargamos de materializarlo. En este paso a paso, os enseñamos cómo hicimos la transformación:


  1. Encintamos las partes que no queríamos pintar.
  2. Lijamos bien toda la superficie (a mano, la lijadora murió :(( )
  3. Con una brocha, recortamos el mueble con la imprimación.
  4. Tomamos una cerveza.
  5. Pintamos el resto del mueble con rodillo. Lijamos. Otra mano de imprimación. Lijamos. Una mano de pintura blanca acrílica. Lijamos. Otra mano de pintura blanca acrílica. Lijamos. Otra mano de pintura blanca acrílica y…. NOOOO, 5 ya está bien.
  6. Lijamos las esquinas y los cantos para envejecer el mueble.
  7. Diseñamos la estrella.
  8. Hacemos la plantilla con un plástico que tengamos por casa.
  9. Con pintura plateada mojamos una esponja y hacemos una especie de estarcido (presionamos la esponja levemente hasta pintar el motivo) CUIDADO, se puede colar pintura, y salirse los bordes. Queda muy bien que los bordes no sean perfectos, pero cuidado con el exceso de pintura.
  10. Después de seco, y limpio, damos un poco de cera natural.
Así que Julia ya tiene habitación:


¡Qué tengáis una feliz semana!

pintar un mueble wengué en blanco y casi morir en el intento…