Entradas

CÓMO HACER VELAS PRECIOSAS POR MUY POQUITO DINERO

No me digas que después de la maratón de cenas y comidas de estas navidades, no os apetece quedaos en casa tranquilamente de relax en el sofá haciendo lo que más te guste y acompañada por la luz de fondo de unas preciosas velas.
Pues os tengo que confesar que me chiflan las velas, pero claro me dirás; a mi también, pero las bonitas valen una pasta y después del gasto de las navidades no estoy yo para velas.

Hoy te voy a mostrar que hacerte tus propias velas no vale tanto ni cuesta tanto, es ponerle imaginación y en 30 minutos te puedes hacer unas por muy poquito dinero.

Ya hace un tiempo os preparé un tutorial de cómo hacer nuestras propias velas, es ese caso compré un recipiente muy bonito en un tienda, pero esta vez vamos a utilizar botes de cristal que tengamos por casa, o un vaso que este descascarillado y vayamos a tirar.


Utiliza el mismo sistema que el anterior, pon la cera al baño maría hasta que se deshaga e introdúcela en los tarros.
Una vez tengas tus tarros llenos con la ayuda de una pistola de silicona le pegas todo lo que se te ocurra, yo le he pegado cintas de bies y pasamanerías.

Y taraaaaaaa una vez descoradas, ya puedes usar tus velas en el lugar que más te guste de tu casa!


Lee el post original

diy: reutilizando cajas de las compras online

Este post es de lo más sencillo. Os explico una forma de utilizar las típicas cajas que nos dan en las compras online para preparar un regalo bonito. Hay miles de formas, pero a veces, cuando la caja no es del típico color marrón craft, poner una simple blonda o un trozo de washi tape no queda tan resultón.

En este caso en concreto, la caja era rosa clarito. Así que busqué en todos los papeles estampados que tengo guardados alguno que tuviese un tono semejante, y encontré uno de flores rosas, amarillas y azules. Tras eso, con la troqueladora redonda recorté cartulinas de colores que fuesen bien con el estampado elegido, y después los corté en semicírculos, creando como escamas.

Luego solo hay que pegarlos siguiendo un patrón. En mi caso, como podéis ver, fue blanco-celeste-azul oscuro. El papel de flores, que también lo corté por la mitad, lo introduje de forma aleatoria en el patrón.

Y finalmente, con un washi tape que no fuese demasiado llamativo, pegué las escamas por encima y decoré todos los demás bordes de la caja.

Evidentemente no es la caja más bonita del mundo, pero sirve para reutilizar una que ya tengamos por casa y con materiales baratitos baratitos.
¿Y quieres ver lo que hay dentro de ella? Pues espera a mañana, porque os contaré quién y qué recibió el regalito del sorteo especial 🙂

¡Besitos!

diy: reutilizando cajas de las compras online