Entradas

Mochila tejana reciclando unos pantalones

Esta mochila tejana es mi aportación a la segunda edición del reto tejano que organizamos junto con Lucía de Srta. Palomo.

Tengo que confesar que, aunque tenía la idea clara (es lo que quería hacer para el primer reto, antes de iluminarme con la torera) no me puse hasta último momento y, después de un intento fallido tuve la suerte de que esta idea salió sobre ruedas y lo hice en menos de 2 horas!


Si queréis ir apuntado, coged ordenador e impresora (lo de lápiz y papel creo que ya no se estila) porque vamos, primero de todo con los MATERIALES:

  • Pantalón tejano: en este caso usé un par de perneras (una para el cuerpo de la mochila y otra para las asas) También usé un bolsillo trasero para la tapa.
  • Tela de algodón: para el forro (en mi caso es una sabana vieja).
  • 4 Reguladores de asas. (Si no tenéis o no encontráis, no son imprescindibles, pero siempre es más cómodo).
  • Cinturón viejo: para cerrar la mochila
  • Puntilla para adornar (opcional. También podéis poner botones decorativos, bies o lo que se os antoje!)
  • Materiales básicos: hilo, aguja, dedal, cinta métrica, tijeras, alfileres…

Y ahora que ya lo tenéis todo, vamos con el PASO A PASO:

Cogemos una pernera y cortamos los sobrantes, por encima y por debajo, de manera que quede tan larga como queramos y más o menos recta.
En mi caso corté un trozo de 50 cm. y usé la parte más ancha para la base de la mochila.
Para aprovechar las costuras, y que se viera un poco la giré de manera que quedara una delante y otra detrás (en vez de una a cada lado, ya que ahí casi no se apreciarian).

Para las asas hacemos 4 tiras: dos que van cosidas a la parte baja de la mochila, que son cortitas. Las otras dos tiras son largas y salen des de la parte superior.

Para decidir el ancho de las tiras medimos el regulador de asas, que en mi caso hacen 2 cm. de ancho. La tira debe ser el doble más 1cm para la costura así que el ancho de las tiras sera de 5 o 6 cm.

Mi idea inicial era hacerla aprovechando la costura de la otra pernera, pero quedaba demasiado grueso, así que use una parte lisa.

Los trocitos cortos deben hacer 6 centímetros de largo, aproximadamente. Las tiras largas unos 90 centímetros.

Cosemos las tiras, tanto las largas como las cortas, como si de un biés se tratara: doblamos los dos extremos del ancho hacia dentro (si lo preferís, pasadle un planchado para que queden fijas) y unimos los dos extremos con un perpunte.

Con el cuerpo de la mochila del revés vamos a coser la base de ésta, no antes sin colocar las tiras cortas con el regulador puesto.
Como la tela del cuerpo está del revés tenemos que colocar la tira corta entre medio, de manera que no veamos el regulador, ya que tiene que quedar fuera.

Dejamos un margen lateral. En mi caso, que la base hace 34 centímetros de ancho, colocamos estas tiras a 6 centímetros de cada extremo.

Colocamos los reguladores de asas en los extremos de las tiras largas. Dejamos lo justo para poder doblar y coser con el otro extremo de la tira dejando el regulador sujeto por el medio.

Colocamos la tira larga en la base de la mochila, de la siguiente manera:

  1. Pasamos el extremo sin coser por el regulador que tenemos en la base de la mochila.
  2. Pasamos ese mismo extremo por el regulador de la propia tira, vigilando que la costura quede en el interior (no es importante, pero queda mucho mejor).

Una vez tenemos bien colocados los reguladores de las tiras, las colocamos rectas y colocamos en la parte superior, donde le daremos un sobrehilado para que no se nos mueban y haga un poco de fuerza. Lo dejamos en stand by.


Vamos a por la tapa de la mochila. En mi caso el pantalón tenía unos buenos bolsillos, así que pensé que seria ideal para usar de tapa!
Los bolsillos de un pantalón normal, que son bastante más pequeños, también le puede dar un toque chulo!

Vamos a hacerle un forro a la tapa, porque seguro que se ve, y así queda más bonito. Repasamos el contorno de la tapa tejana y cortamos dejando margen de costura.
Cosemos, el contorno, abriendo la costura del bolsillo y con las dos telas del revés, dejando la parte superior sin coser para dar la vuelta.

Hacemos la funda para el cuerpo de la mochila colocando ésta encima y repasando el contorno. Recortamos dejando margen de costura. Cosemos el contorno, por el lado interior, dejando la parte superior sin coser.

Colocamos la tapa de manera que el tejano de la tapa (del derecho) toque con el tejano del cuerpo de la mochila (también del derecho) haciendo coincidir los extremos deshilachados de ambas piezas. Hacemos un sobrehilado, como hemos hecho con las tiras.

Doblamos hacia dentro, tanto el cuerpo de tela tejana como el forro de manera que, al coser uno con el otro, queden en el interior. Ponemos alfileres o hacemos una embasta, y cosemos.

Presentamos el cierre, reciclado de un cinturón viejo, y lo cosemos. En mi caso es una polipiel muy fácil de coser a máquina. Os aconsejo que lo pongáis con los dos extremos atados, para que no se os mueva al coser.

Colocamos la puntilla, o el adorno que más os guste (si le queréis añadir algo, claro está!)

Este paso y el anterior podéis hacerlos antes de coser el forro, para que no se vean las costuras. En mi caso la puntilla la cosí a mano, así ya procuré no coser el forro.

Y ya la tenemos!!

Además….ya la he estrenado! jejej

Mochila tejana reciclando unos pantalones

El reto tejano: un DIY sin aguja ni hilo

El reto tejano que nos propusieron Srta Palomo y Calacoru me ha venido como anillo al dedo.
Hace tiempo que guardo unos tejanos viejos, que estaban rotos y no podía donarlos,
pero que tal vez podría reciclar de algún modo y por fin les voy a dar uso.
Mirad, mirad…
Ya véis que es un DIY de telas
¡pero sin costuras!
Simplemente corté los dos bolsillos y pegué tela adhesiva
(que ya os enseñé para las pinzas y para los banderines)
y queda estilo campero y lo encuentro muy práctico,
¡me encanta!

Lee el post original