Entradas

SAL falda: la cinturilla


Os habéis dado cuenta que ya estamos en la recta final? La falda ya tiene forma, solo falta el toque final: la cinturilla. Para ello tenemos tres opciones:
SI HABÉIS HECHO / QUERÉIS HACER FORRO:
Como ya os comenté la semana pasada, no había pensado en el forro (porque mi falda no llevaba) pero ya os dije que es lo que podíais hacer. Ahora nos encontramos en el punto en que unimos el forro y la falda.
Primero de todo vamos a abrir todas las costuras(separar el sobrante de tela, que tenemos sobrehilado, uno a la derecha y el otro a la izquierda) de los laterales. En la falda, en el lado de la cremallera, ya lo tenemos. En el forro hay que abrir ese lado, teniendo en cuenta el hueco donde irá “encajada” la cremallera. Aguantamos las costuras con alfileres o un hilván.

Por otro lado hay que tener en cuenta la línea que marcamos en la falda (de puntos flojos o con jaboncillo) de nuestra cinturilla. Esa misma marca la debemos tener también en el forro.
Colocamos la falda y el forro juntos, de manera que veamos tan solo los interiores de las telas: Envolvemos la falda, del derecho, con el forro, del revés de manera que quede el forro (por el lado de las costuras) en el exterior.
Hacemos coincidir la línea de la cinturilla de la falda y del forro, y unimos con un hilván (o con alfileres).
Cosemos, a máquina, con un pespunte sencillo, en todo el contorno.

Le damos la vuelta al forro, de manera que quede dentro de la falda, y no se vean las costuras. Sujetamos con alfileres o con un hilván y hacemos un pespunte en el borde, a 1cm aproximadamente del extremo.

Es el momento de coser la obertura de la cremallera. Como al principio ya hemos abierto las costuras, la tela nos tiene que quedar doblada. Os aconsejo que en este caso hagáis unas puntadas invisibles procurando que quede a la vista un trozo de cremallera (si hiciéramos la costura muy pegada a la cremallera se nos atascaría).

CINTURILLA CON TELA NO ELÁSTICA:
Cortamos una tira de la tela que hayamos escogido (en mi caso tela de forro) que sea un poco más larga que la medida del contorno de la cinturilla (por ejemplo 8 o 10 centímetros más) y de ancho unos 10 centímetros, como mínimo (puede ser más ancha).

Colocamos la tira alrededor de la falda, en la zona de la cinturilla, dejando un margen para la costura. La falda debe estar al derecho y la tira al revés.

Hacemos el pespunte alrededor de la cintura, por la marca de puntos flojos o de jaboncillo que hicimos al principio. Habrá que vigilar que las pinzas queden dobladas hacia un lado (a mi me resulta más cómo doblarla hacia la derecha, en dirección de la costura). También habrá que vigilar que las costuras queden abiertas (el lado opuesto a la cremallera).

Hacemos un sobrehilado alrededor de la cinturilla y de la tela no elástica (si es tela de forro se deshilacha mucho).

Doblamos los extremos de la tela de forro, donde coinciden con la cremallera, hacia el exterior (dado que luego giraremos la tela y quedará escondido).Sujetamos con un hilvanado o con alfileres, y le hacemos un pespunte alrededor.

Doblamos la tela que hemos añadido por la mitad, hacia el exterior, y la giramos de manera que quede justo por la costura. Sujetamos con un hilván o con alfileres y hacemos el pespunte final! (a 1,5 cm del borde aproximadamente).
CINTURILLA CON LA TELA DE LA FALDA Y FLISELINA (entretela, vileda…)
La diferencia de usar una tela no elástica no es más que el tipo de tejido. Lo que hacemos es convertir la tela de la falda en una no elástica añadiéndole la fliselina. (El objetivo de que la tela no sea elástica es que, con el uso, no se nos caiga).
Así que tenemos que cortar, igual que en el caso anterior, una tira unos 8/10 cm más largos y 10 centímetros de ancho.

Cortamos una tira de fliselina de las mismas medidas y la pegamos a la tela: colocamos la tela con el lado interior hacia arriba y colocamos la fliselina con el lado con pegamento hacia abajo. A la hora de planchar os recomiendo que no deslicéis la plancha, sino que la dejéis unos segundos y levantéis, para que no se muevan las dos telas.
Cuando ya tenéis las dos tiras pegadas seguimos el mismo proceso que con la tela no elástica.
Y ya, por fin, la podemos disfrutar!

Espero que os haya gustado tanto como a mi participar en este SAL.
Este primer SAL me ha servido de prueba para poder mejorar algunos aspectos en los próximos. Me ha encantado conoceros, poder resolver vuestras dudas y ver como han ido avanzando las faldas (y lo que aún os queda). Espero que las que teniais ganas per aún no habéis encontrado el momento, en cuanto os pongáis no dudáis en enseñarnos el resultado o en consultarme dudas!

¡Y con esto, solo me queda daros las gracias! (jejeje..)

SAL falda: la cinturilla

SAL falda: del patrón a la tela

Ahora que ya tenemos el patrón…¡vamos, por fin, a tocar tela!

COLOCAR LA TELA Y EL PATRÓN
Antes de colocar el patrón encima de la tela hemos de tener clara la “dirección del hilo” de la tela procurando que esté al “recto hilo”. Para entender qué significa hemos de saber que los extremos de la tela que no se deshilachan (orillos) son los extremos del rollo de tela. Los extremos donde se deshilacha la tela son los que el/la dependiente/a ha cortado, en función de los metros de tela que hayamos pedido.

A la hora de colocar el patrón encima de la tela procuraremos que los orillos queden en horizontal y los bordes cortados arriba y abajo.

Como vimos el martes pasado, el patrón se hace únicamente de la mitad delantera y de la mitad trasera para que ambos lados queden totalmente simétricos.
Para que, en la tela, la parte delantera y/o la trasera salgan de una pieza (es decir una pieza delantera y una pieza trasera y no cuatro piezas independientes) la doblaremos , dejando la parte interior de la tela a la vista.
Yo, que soy muy agarrada con la tela, no la doblo por la mitad, sino que doblo justo el ancho que necesito para que me quepa el patrón (el patrón más un margen para la costura).
Así que os recomiendo que dobléis en un extremos para hacer una de las dos partes del patrón y, cuando ya lo hayáis cortado, volváis a doblar por el mismo lado para hacer la otra parte (así, si os sobra tela siempre tendréis unos de los orillos sin cortar, como guía, para colocar el patrón correctamente).
El centro delantero/trasero (el lado del patrón que es recto) debe coincidir con el lomo (donde doblamos la tela). Colocamos el patrón encima de la tela, lo más cerca del lomo, y afianzamos con alfileres.

Marcamos, con jaboncillo o rotulador de agua, el margen que dejamos a la tela para la costura. En el lateral y arriba dejaremos 1,5 cm y en el bajo 4 cm. (Si os da respeto, o no estáis muy seguras de las medidas tomadas, podéis dejar más margen por si hay que rectificar y, cuando estéis segur@s, lo recortáis).

Cuando tenemos marcado todo el contorno (cintura, lateral y bajo) ya podemos recortar, resiguiendo la linea marcada.
MARCAR EL CONTORNO DEL PATRÓN
Ahora nos toca marcar el contorno del patrón (parte superior, lateral y bajo) y las pinzas. Este paso lo podemos hacer de diferentes maneras:
La más segura, pero más entretenida: Hacer puntos flojos en el contorno del patrón, sin dejar margen de manera que quedará marcado en ambos lados de la tela. Si no tenéis mucha experiencia os aconsejo que probéis con esta.

Los puntos flojos se hacen con el hilo de hilván. Se hacen dos pasadas y a la tercera se vuelve atrás, dejando un trozo de hilo más largo (de ahí el nombre de “punto flojo”).
Una vez tenemos todo el contorno ya podemos retirar el patrón. Os aconsejo que no hagáis pasadas muy grandes, ya que los puntos flojos tienen tendencia a caer. Así, como más cortas sean las pasadas, más puntos flojos nos quedarán (os aconsejo que sean de 1 cm aproximadamente, aunque no tiene que ser nada preciso).
Ahora tenemos que intentar abrir la pieza, tirando de los dos lados de la tela tanto como el hilo dé de sí. Separamos ambos lados de la tela cortando los puntos flojos justo por el medio.
Así tenemos bien delimitado el contorno del patrón en los dos lados de la tela.
La más rápida, pero menos precisa: repasar el contorno del patrón con jaboncillo en ambos lados.
Repasamos el contorno, resiguiendo el patrón.Para repasar el contorno del otro lado necesitamos colocar el patrón en el otro lado, pero debemos hacer que coincida con la parte delantera.

Para ello, marcamos con alfileres las esquinas del patrón (esquina superior del lomo, esquina superior/lateral, esquina inferior/lateral, esquina inferior del lomo) de manera que sepamos donde hay que colocar el patrón en el otro lado (además así conseguimos afianzar la tela, los dos lados, para que no se nos desplace el lomo).
Retiramos el patrón y lo colocamos en el otro lado procurando que el centro quede en el lomo de la tela (damos la vuelta al patrón). Intentamos que las esquinas coincidan con los alfileres y lo afianzamos a la tela.
Repasamos el contorno con el jaboncillo o rotulador de agua y, ya lo tenemos.
Repetimos la misma operación, tanto si usamos puntos flojos como si usamos jaboncillo, con la otra pieza del patrón y ya podemos retirar el patrón.
HILVANAR LAS DOS PIEZAS:

Vamos a unir la parte delantera y trasera de la falda por los laterales, con un hilvanado.

A tener en cuenta que en un lateral (habitualmente en la izquierda) colocaremos la cremallera. En este lado dejamos un trozo, según el largo de nuestra cremallera, sin hilvanar, únicamente con la marca de los puntos flojos.

(Os aconsejo, a las que no habéis hecho puntos flojos, que hagáis ahora unos pocos en este trozo. Os será más cómodo a la hora de colocar la cremallera).

Recordad que, al repasar el contorno (con jaboncillo o con puntos flojos) siempre lo hemos hecho por el lado interior de la tela:
  • Si hemos repasado con jaboncillo o rotulador de agua, debemos ver el lado pintado, tanto en la pieza delantera como en la trasera. Es decir, que el lado pintado quede en el exterior de ambas piezas.
  • Si hemos apostado por lo seguro, y hemos hecho puntos flojos, la parte cortada (los “pelillos” que yo le llamo) debe quedar en el interior. “¡Pelillo con pelillo!”y en el exterior veremos las pasadas.
Al hilvanar, igual que hemos hecho con los puntos flojos, procuramos no hacer puntadas extremadamente largas para que, al probárnoslo, queden los dos lados bien sujetos.

Una vez hemos hilvanado los laterales haremos lo mismo con las 4 pinzas. Para ello debemos juntar los dos extremos de la pinza, formando un triángulo.
PRIMERA PRUEBA:
¡Vamos a probarnos la falda!
Aunque no esté terminada ya podemos comprobar si las medidas que hemos traspasado al papel se adaptan a nuestras medidas reales. Una vez puesta unimos los dos extremos, donde irá la cremallera, por la línea de puntos flojos, con alfileres.
Si nos queda demasiado justa deberemos ampliar un poco (la misma cantidad en los dos lados). No os asustéis, ¡aún tenemos un trozo de costura para ampliar!
Si nos queda demasiado ancha deberemos ajustar (también, la misma cantidad en los dos lados), con alfileres. Podemos ajustar de los laterales y/o de las pinzas, en función de cómo os quede mejor. Por los laterales es más sencillo.
Haced la prueba con alfileres, de la cantidad que hace falta reducir. Y volvemos a hilvanar y probar, hasta que se ajuste al máximo a nuestras medidas.

COSTURA DEFINITIVA:

Una vez ya tenemos la medida bien ajustada ya podemos enchufar la máquina de coser. Haremos el pespunte en los laterales vigilando el lado de la cremallera, que empezaremos justo debajo de éstal, donde empieza el hilván.

Haremos la costura de arriba abajo, des de donde empieza la tela hasta donde termina. (Por ejemplo, en el bajo de la falda no hay que parar donde irá la costura, sino que hay que continuar hasta que se acabe la tela.)
Cosemos, también, las pinzas, resiguiendo el hilván.

Hacemos también un sobrehilado en el contorno de la tela, con el objetivo de que no se deshilache.
Cosemos los laterales. Hacemos 4 costuras: las dos de la izquierda (delantera y trasera) y las dos de la derecha (delantera y trasera).

Una vez sobrehilados los laterales abrimos las costuras (doblamos una hacia la derecha y una hacia la izquierda) y doblamos las pinzas (todas en la misma dirección. Yo las doblo hacia la derecha, porque me resulta más cómodo para el sobrehilado a máquina posterior) para sobrehilar la zona de la cinturilla y la zona del bajo, vigilando que las costuras laterales queden bien abiertas.

Siempre que cosemos a máquina debemos rematar los hilos para que no se deshaga (las máquina suelen tener un botón para rematar).

Ya véis que aquí las pautas no son tan marcadas como con el patrón. Si la falda os queda bien a la primera, perfecto! pero tamposo os extrañéis si hay que retocar un poquitín.
Ánimos, que esto ya empieza a tomar forma!

SAL falda: del patrón a la tela

Bolso de cuerda calado

Hace un par de cumpleaños, entre otras cosas, me regalaron una bobina de cuerda (naranja, ¡como no!) con la que tenia en mente hacerme un bolso. Pero no había manera de que me decidiera y me pusiera a ello.
Recién llegado el verano me dije que tenia que empezar a liquidar proyectos pendientes, que se me acumulan, y este ha sido uno de ellos: ¡Por fin he acabado el bolso de cuerda!

¿Queréis ver como me ha quedado?



Y, para no perder la costumbre, os voy a explicar como lo he hecho, ¡paso a paso!

Lo primero de todo, el material que he utilizado:



Básicamente la bobina de cuerda, de 3mm de ancho en este caso (es bastante finita, por lo que se trabaja bastante bien)
Además un trozo de tela, para forrar el bolso.
También necesitaremos el ganchillo, yo usé el de 5mm, pero eso segun teja cada un@!
Aguja, tijeras e hilo. Además del hilo convencional, de poliester, para coser los laterales y el borde del forro he usado un hilo invisible para coser el forro al bolso, pero se puede hacer igual con el convencional.

Para las expertas, es muy fácil:
Empezáis la base, a punto bajo. Para el punto de red del cuerpo hacéis un punto alto doble con cadeneta de espacio (cada dos puntos de la base, para que sea la misma cantidad de puntos). Al final hacéis dos puntos bajos en cada hueco. Para la asa, igual que en la market bag: váis haciendo punto bajo hasta que decidáis que empiece la asa, y ahí hacéis una cadeneta tan larga como queréis que sea la asa. Entonces la amarráis al cuerpo del bolso y seguís tejiendo (con la otra asa, igual) seguís tejiendo en punto bajo, en la asa también, hasta que tengáis el ancho que or guste.
Para las que preferís un poco de ayuda gráfica, aquí va:


BASE:


Empezamos con una cadeneta, en mi caso fueron 29 puntos.
Como siempre os digo, lo podéis adaptar a vuestro gusto. Eso sí, tened en cuenta que al tejer en circular (o en ovalado, en este caso) se va a ir ensanchando, así que siempre tenéis que contar unos cuantos puntos de menos. En este caso la base acaba teniendo 35 puntos.

Tejeremos puntos bajos a lo largo de toda la base. Una vez llegamos al extremo aumentamos un punto en cada esquina, (es decir, aumentando 4 puntnos en cada vuelta) de manera que la base quede plana.
En esta primera vuelta las esquinas de cada lado coinciden, por lo que tendremos que hacer 4 puntos en el mismo extremo.
Hacemos 3 vueltas aumentando un punto en cada esquina.Acabamos la base dando dos vueltas más de punto bajo, sin ningún aumento. Veréis que la teoria es muy parecida que la que se usa para hacer cestos: puntos de aumento para la base y cuando queremos que “suba” dejamos de aumentar.

CUERPO:


El cuerpo del bolso es todo “punto de red”. En este caso se basa en hacer punto alto doble y una cadeneta entre puntos.

El punto alto doble se realiza de la siguiente manera:



  1. Cojo hebra 2 veces
  2. Paso por el hueco del punto anterior
  3. Cojo hebra
  4. Vuelvo a pasar hacia el otro lado del punto
  5. Cojo hebra
  6. Paso la hebra por dos de los puntos que me quedan en el ganchillo
  7. Cojo hebra
  8. La paso por dos puntos del ganchillo
  9. Cojo hebra
  10. La paso por los dos últimos puntos que me quedan en el ganchillo.
Empezamos la vuelta con una cadeneta de 4 +1 puntos. Estas 4 cadenetas seran como el primer punto alto doble y el punto extra es la cadeneta de separación entre puntos.
Vamos haciendo series de 1punto doble alto + 1 cadeneta, hasta el final de la vuelta, que la cerramos con 1 punto raso.
Los puntos dobles altos de la segunda vuelta, y las restantes, la sujetamos en el hueco de la cadeneta, de la vuelta anterior. Haremos, en total, 8 vueltas, a punto de red.


PARTE SUPERIOR:


En la primera vuelta hacemos 2 cadenetas en cada hueco de la vuelta anterior (Haremos la misma cantidad de puntos ya que “2 cadenetas = 1punto doble alto + 1 cadeneta”). Hacemos dos vueltas más, a punto bajo.


ASA:


Como decía al principio, la asa la he hecho igual que hice la de la market bag.
Dividimos el perímetro del bolso en 4 (yo lo he doblado dos veces) de manera que sabremos desde donde sale la asa y donde hay que volver a sujetarla. El resto del perímetro lo tejemos a punto bajo.


1ª vuelta: Tejemos 1/4 del perímetro a punto bajo. Contínuamos tejiendo una cadeneta de 50 puntos (ahí escogéis segú lo largo que queráis que sea). Dejamos 1/4 de perímetro del bolso y enganchamos la cadeneta con 1 punto bajo. Seguimos tejiendo a punto bajo durante 1/4 de perímetro y repetimos las cadenetas de la segunda asa. Cerramos la vuelta con punto raso.

2ª-4ª vuelta: Tejemos toda la vuelta a punto bajo.

Podéis hacer solamente 3 vueltas o 5 o más, segun lo ancha que queráis que sea.
Acabamos de tejer con un punto raso y una cadeneta para asegurar que quede bien cerrado.

Cortamos la cuerda y escondemos el sobrante.


FORRO:


En este caso se trata de una tela que, por el revés se ve el estampado bastante claro, por lo que me he ahorrado hacer el forro soble (para que se viera el estampado, por dentro y por fuera). También tenéis la opción que el estampado solamente se vea por fuera, por el calado, pero a mi me gusta más que se vea por los dos lados.


Cortamos dos trozo de tela, de las medidas del bolso, en este caso de 45cm x 55cm (más un margen de 1,5cm para la costura en laterales y parte inferior y 4cm en parte superior).
Cosemos los laterales y la parte inferior con un pespunte (o punto atrás) y además con un sobrehilado en el extremo, para que no se deshilache la tela (si coséis a máquina, punto zig-zag).

Pespunte:
Sobrehilado:


En la parte superior, hacemos el sobrehilado igual, y después un dobladillo doble para esconder el sobrehilado. El dobladillo doble consiste en doblar la tela: la primera vez de manera que el sobrehilado quede en la cara de atrás de la tela. El segundo doblez se hace de manera que el sobrehilado quede en el interior.


Una vez ya tenemos el forro listo, solo tenemos que montarlo dentro del bolso y coser la parte superior. Yo he usado un hilo invisible, de manera que no se ven las puntadas, ni en la tela, ni en la cuerda. Se puede coser de igual manera con hilo normal, vigilando, que no se vea en el lado exterior del bolso.

Y lo mejor aún no os lo he contado, y es que se hace en un momentín! Así que ya podéis coger una bobina de cuerda y un trozo de tela, y a por vuestro bolso, ¡que aún queda mucho verano para lucirlo!

Bolso de cuerda calado