Entradas

Cómo empezar a usar tu nueva "Silvercrest" del Lidl

¡Buenos días!

A mi, si os ponéis todos de acuerdo con un tema me hace más que tremenda ilusión dedicaros un post que os pueda ser de ayuda.
Así que como muchos fuisteis los que comprasteis este puente la máquina de coser del Lidl, y muchos fuisteis los que me escribisteis pidiéndome ayuda para poneros en marcha con ella, para vosotros va esta pequeña ayuda:
Así que vamos con lo básico para que podáis empezar a pegar puntadas a diestro y siniestro, se os vaya el miedo del primer contacto y empeceis a poneros con proyectos propios o con algun tutorial de algún blog (de éste, por ejemplo :)).


Os recomiendo que tengáis el libro de instrucciones de la máquina con vosotros para que podáis consultar las partes según las vaya nombrando.

Las máquinas de coser, por muy básicas que sean, suelen venir con dos portacarretes para la bobina de hilo. Esto es porque, yo nunca lo he usado, pero existe una aguja doble para hacer dobles puntadas en un mismo paso (puntadas paralelas de todo tipo). Así que tenéis que tener la posibilidad de colocar dos carretes a la vez. En el caso de esta máquina vienen en posiciones distintas, así que según gustos podéis usar una u otra. La primera coloca el carrete en horizontal y la otra en vertical.


Además de la bobina de hilo, necesitaremos que nuestra canilla de plástico tenga el mismo hilo. Las canillas de esta máquina son las altas. Cuando vayáis a comprar que sepáis que hay dos tamaños diferentes de las transparentes (mi primera máquina de coser usa, justo, de las otras, las chatas), así que con decir la alta o compararlas no os equivocaréis 😉

Tenemos que pasar el hilo de nuestra bobina por las indicaciones de la línea discontinua. Después lo pasamos por el agujerito de la canilla transparente y la colocamos en el devanador. Movemos el devanador con la canilla a la posición de la derecha de manera que quede más cerca del tapón de la bobina.
Sujetando el hilo que hemos sacado por el agujero de la canilla transparente, encendemos la máquina y vamos apretando el pedal un poco para que vaya enrollando el hilo. Cuando lleva varias vueltas podemos soltar y cortar el hilo que estábamos sujetando al ras. Seguimos pisando el pedal para que siga enrollándose hasta que esté lleno.


Colocamos la canilla en el canillero metálico que está en el interior y lo colocamos hacia dentro hasta que haga clic y encaje.


El hilo de nuestra bobina lo vamos pasando ahora por las indicaciones de la línea continua. Los pasos van marcados con números (1-5) en la máquina. Para el paso 4 nos podemos ayudar del volante del lateral para que suba el enganche por donde debe pasarse el hilo. Siempre giramos el volante hacia nosotros. Por último lo pasamos por la aguja, si es necesario con el enhebrador.


Vale. Ahora viene lo que a mi en su momento me pareció cosa de magia: Que salga el hilo de abajo.

Estiramos del hilo de arriba y a la vez vamos girando el volante hasta que sale, como veis en la foto el hilo de abajo. Tiramos de los dos hacia atrás y ya podemos empezar a coser.


Para la prueba del millón vamos a coger una puntada muy simple.
  • Dejamos la ruleta de la tensión del hilo en “auto”
  • El disco de ancho de puntada entre 2-3
  • El disco de longitud de puntada en 4
  • El botón selector de puntos (o la ruleta de las letritas, vaya) en A
Antes de apretar el pedal, por lo que pueda pasar, os recomiendo que os acostumbréis a sujetar firmemente los dos hilos en las primeras (2-3) puntadas.


Para cerrar una puntada podéis echar un par de puntadas hacia atrás bajando la palanca de control de retroceso.


Cuando acabéis, teneís a la izquierda una cuchilla pequeña para cortar el hilo. Es muy cómoda cuando te acostumbras. Yo tardé mucho (muchísimo) en descubrir que mi primera máquina de coser la tenía. De hecho lo descubrí porque la overlock la tiene 🙂
Cosas del directo.


Ahora podéis empezar a probar distintas puntadas, una misma puntada con diferentes longitudes, o con diferentes anchuras de puntada…


Yo os prometo algún otro post con alguna puntada especial que pueda ser práctica y, claro está, puesta en práctica en algún proyecto 😉

Por ahora a emocionarse y a cogerle gustillo. ¡Que la disfrutéis!
Espero que os haya servido aunque sea un poquito este post 🙂
¡Besos! 🙂

Cómo empezar a usar tu nueva "Silvercrest" del Lidl