Entradas

El reto de "estanterías metálicas low cost"

Hace unos días me contactó una empresa de venta de estanterías metálicas low cost (ya solo el nombre pintaba bien).
Tenían un reto para mi y quien se quisiera sumar:
Tunear su modelo madera-click, que viene a ser una estantería que se monta rápida y comodamente sin herramientas.
Pues claro que me apunto!

Como no, me ha pillado el toro y hoy es el último día para presentar el proyecto, así que entre ayer por la noche y esta mañana me ha tocado ponerme manos a la obra.
Primero examiné el paquete.
Luego lo abrí y exclamé:
-Dónde narices están las roscas de la estantería???
-Y las instrucciones de montaje???
Pasado el primer momento de pánico recapacité y miré bien las piezas que venían junto las baldas y las guías.
-No puede ser que resulte tán sencillo montar esto!
Pero sí, lo era, no solo no lleva ni una sola rosca (va todo a presión) si no que es taaaaaan fácil que hasta mi sobrino de 5 años lo podría haber hecho, de ahí a que no hagan falta ni instrucciones.
En un periquete tenía mi estantería montada, y para mi sorpresa es mucho más rigida y resistente que las que tengo en mi trastero (que por cierto, para montarlas cuesta la vida misma).
Os dejo una foto del sistema de montaje “click” para que entendáis de lo que hablo.
Una vez montada tocaba tunearla. Lo primero que me vino a la cabeza fue una tela de polipiel imitación serpiente que me dio Serafín (creo que os he hablado alguna vez de él, es todo un artista del tapizado y además gran tuneador. Siempre que lo visito me enseña algún proyecto, además de ser el proveedor oficial de telas y espumas de YONOLOTIRARIA).
Al lío. Mi idea era forrar las baldas con esa tela, vestirlas elegantemente (sí, considero la imitación de piel de serpiente elegante, quizás soy un poco cholo….)
Junté todos los materiales:
Cola en spray.
Cutter.
La polipiel.
Y las baldas.
Extendí en el suelo un trozo bastante grande de polipiel como para poner las baldas encima.
La puse del revés y las tablas encima.
Con el pegamento rocié una de las caras de los estantes.
Y acto seguido les dí la vuelta para que se pegaran.
Con el cutter bien afilado corté el contorno de las maderas.
Y una vez cortado todo, y como diría un cocinero, las “reservé” aparte.
Entonces, aún no sé cómo, me acordé de una estantería de cogí en un contenedor hace ya mucho tiempo. En teoria iba a ser para la ventana de mi dormitorio, ya que no tengo, pero confiando en que aparezca otra de similar medida la fui a buscar para este tuneo. Como veis aquí se recoge todo y no se tira nada!
SORPRESA!!!! Era de la misma medida que la estantería!!! (alineación de los astros, pese haber sido malo y dejar el tuneo para última hora, os debo una)
Me gusta el acabado y la textura que tiene, envejecido natural. Así pues no le hice nada más que limpiarla.
Para poder ponerla en nuestra estantería había que idear algo. Puse unos tornillos con una arandela, que encajarán en los agujeros que vienen en las guías.
Y una vez terminado, nuestra estantería ya no son unas simples baldas, dignas de cualquier garaje o trastero, si no que se ha convertido en un armario informal o un zapatero:


Finalmente aquí tenéis un gif del proceso. Perdonad la cutrez, pero ha sido algo rápido y experimental.

Lee el post original