Entradas

Percheros DIY

Buenos días!!!
Qué tal ha ido vuestra semana?
Cómo ya sabréis los que me seguís en RRSS yo estuve un par de días a principios de semana en Andorra con mi chico celebrando que hace dos años y medio que estamos juntos. La verdad es que hizo unos días preciosos aunque allí ya hace bastante fresquito. La semana que viene os cuento en un post más detalles y os enseño algunas fotos.
Pero el tema a tratar hoy es otro. Resulta que desde que nos trasladamos a este piso cada vez que entro por la puerta tengo que dejar el bolso encima del mueble de la entrada y la chaqueta (que ya va haciendo falta) en alguna silla colgada. Y eso porqué? Pues porque aún no encontrado en una tienda de decoración un perchero bonito que me convenza.
Así que estoy explorando nuevas opciones como hacérmelo yo misma. He estado rebuscando y he encontrado algunos ejemplos que os muestro a continuación…
Un ejemplo rústico y según mi criterio algo complicado de hacer. Para mañosos!

Muy curioso! También se puede usar una base de madera y pintar las botellas del color que más le guste a uno.

Ya hacia tiempo que lo había visto en una revista y me pareció
muy original, aunque no sé si serían capaces de soportar el peso del bolso de una mujer…

En este caso lo que no me gusta nada es el color del los ganchos, pero me parecen
una opción más resistente que la anterior.

Para las amantes de la costura esta es una idea genial! En este caso también llena de color!

Idea estupenda y sencilla! Pero considero que hay que tener
una gracia especial para saberlo hacer y que quede bien!

Una solución curiosa fantástica para espacios diáfanos y minimalistas.

Esta es una de las opciones que más me convence. Una base de
madera con pomos de distintos modelos, aunque estos no son
los que yo habría elegido. Sino algunos más parecidos a los que os mostré en este post.

Para reutilizar perchas que ya no usamos. Puede ser en su
color natural, pintadas, decoradas con washi tape,etc.

Esta opción la he incluido por su originalidad no precisamente porque me guste visualmente.
Pero sobre gustos no hay nada escrito…

En este caso estaríamos hablando más de un colgador de llaves…nunca mejor dicho!

Aunque también es una opción que dudo que soporte
mucho peso, la verdad es que está muy bien pensada!
Bueno pues hasta aquí los ejemplos de percheros DIY que quería mostraros hoy. Ya os contaré más adelante por cual me he decantado y si al final decido comprarme uno seguro que también lo acabaréis viendo!
Que paséis un feliz fin de semana y un bonito día de Todos los Santos. Permitidme un recuerdo a los que ya no están.
Salud, amor y DIY.

Lee el post original

DIY: BRAZALETE ACETATO CAREY

Después de largas horas preparando el post y varios días organizándolo, aquí llega el SUPER DIY. No os engañaba cuando hablaba el otro día de que éste era el tutorial más complicado y trabajoso que habíamos hecho, pero, no os asustéis, siguiendo todos nuestros pasos podrás conseguir este brazalete tan molón.
Eso sí, tengo que confesarlo, este DIY no es nada low cost, porque el precio del material principal (la plancha de acetato) puede oscilar entre los 20-40 euros, ésta en concreto, de imitación carey, me costó unos 33 euros en una tienda de manualidades de mi ciudad, que, dicho sea de paso para mis lectores rondeños, es Cándido.
Seguramente sea la primera vez que veis algo así en el mundo DIY, y es que las planchas de acetato se usan, normalmente, para hacer peinetas. Os cuento, Mummy, hace unos meses, hizo un curso de peinetas (impartido por la madre de Violeta que hizo este post) en el que trabajaban con este material, al principio, se volvió loca haciendo peinetas para toda la familia, incluso para mí que la verdad no he salido muy flamenca. Pues bien, con los restos que le sobraban de las planchas empezó a hacer collares, pulseras, pendientes… accesorios para el día a día, y fue ahí cuando surgió la idea de este tutorial, que llevamos intentando hacer desde hace meses pero que, por falta de tiempo, no se ha podido hacer antes.
El otro día ya os puse un sneak peak de lo que sería el post de hoy donde la estrella indiscutible era la colección primavera/verano 2013 de Alexander Mcqueen, cuando Mummy y yo vimos la maravillosa colección nos quedamos muertecitas, porque…¡todo era carey! desde corsés hasta cinturones, toda una fuente de inspiración, que hemos exprimido al máximo.
Si habéis visto la foto de los materiales y os habéis echado para atrás, porque creéis que es demasiado difícil, confiad en vuestra Annie de todos los Santos que os ha preparado un tutorial detalladísimo.
El material estrella, es la tan mencionada plancha de acetato, yo he utilizado una de imitación carey pero hay de muchas clases: de asta, de concha, incluso de colores. Como ya mencioné anteriormente, yo la compré en una tienda de manualidades de mi ciudad, pero si no la encuentras en tienda física, en Internet hay varios sitios donde las venden.
El banco de trabajo (esa cosa de madera tan basta) no es fundamental pero sí recomendable para poder cortar sin problemas la plancha, de todas maneras os he hecho una plantilla muy simple con la que no tendréis problemas a la hora de cortar. Si os preguntáis dónde lo ha conseguido Mummy, ésta fue a un carpintero para que se lo hicieran, pero, ya te digo, no es un requisito indispensable.
Los demás materiales (que no son pocos) sí que los vas a necesitar, ten mucho cuidado con la acetona porque se come todo, mi pobre MAC sufrió un atentado “peineteril” por un despiste de Mummy y se comió, en 3 segundos, media tecla.
Bueno, pues vamos al lío
Lo primero de todo, es medir tu muñeca y elegir el diseño que quieras hacerte, se pueden hacer diseños muy elaborados, pero, para una primera vez, os recomiendo que hagáis una plantilla así de sencilla. Recuerda que las medidas de la plantilla que os pongo son orientativas y están puestas según la medida de mi muñeca, la cual es bastante fina, así que, seguramente, necesitarás medidas más grandes.

Bien, pues, una vez tengamos nuestra plantilla con las medidas de nuestra muñeca, las pegamos a la plancha de acetato con pegamento de barra (siempre es mejor pegarla varias horas antes para que el papel no nos de problemas cuando tengamos que cortar). Cuando esté bien pegado, hacemos agujeritos con el punzón para poder meter la sierra de la segueta.

El siguiente paso es cortar con la segueta (también llamada sierra de marquetería), metiendo los “pelillos” de la segueta (nombre oficial: sierras) por el agujerito, y cortando por el límite de la zona sombreada de la plantilla, es decir, la zona sombreada de la plantilla no va a formar parte de la pieza, sólo nos sirve para cortarla con mayor precisión.
¡Ya tenemos nuestros brazaletes cortados! Pues bien, ahora tenemos que quitarle el papel, así que los metemos en un recipiente con agua y jabón y quitamos bien los restos de pegamento que puedan quedar. Es muy importante que queden sin una gota de pegamento, tienen que estar bien limpitas.
Sácalas del agua, sécalas bien, y, si lo ves necesario, frótalo con un fregón para quitar los restos de pegamento, no te asustes por los rayones, ya que la acetona se los comerá después.
Por último, con la pieza seca y limpia, lima los bordes.

Presta atención, este es el paso más complicado, con ayuda de un punzón, hacemos otro agujerito (muy pequeño, que no se note) y metemos un alambrito para no mancharnos de acetona, en un recipiente echamos la acetona con mucho cuidado de que no te salpique..

Sumerge la pieza en acetona durante 10-15 segundos, no la dejes más tiempo porque la acetona es muy perra, sácala y cuélgala en algún sitio seguro hasta que esté completamente seca. Con la acetona conseguiremos brillar la pieza, quedando un efecto muy similar al carey real.

Ahora, pasamos a darle forma.

Pon en un recipiente agua caliente (no necesariamente la olla de tu abuela como la de la foto), sin llegar a hervir, sumergimos nuestra pieza, y, acto seguido, le damos la forma deseada con nuestras propias manos o con ayuda de un vaso para que adopte la forma de un brazalete.

Llegamos al último paso, pega los abalorios con super glue o silicona, yo recomiendo el super glue de brochita porque es más limpio que la silicona que siempre te deja algún “bigote” suelto por ahí.

Et voilà!

Si has conseguido terminar de leer este señor pestiño tutorial (pero muy bien hecho, todo hay que decirlo jaja) mereces tooooodo nuestro amor.

¿Qué os ha parecido?

Puedes ver este post en Handbox

Estoy enlazando este post a la Fiesta de Enlaces de Personalización de blogs

Visita la entrada original AQUÍ