Entradas

¿Qué es eso de la arcilla polimérica?

Último DIY del año 2013
¡Qué emoción! En unas horas sonarán las 12 campanadas y despediremos por todo lo alto el 2013 para dar comienzo a un nuevo año en nuestras vidas. No sé a vosotros, pero a mí todos los 31 de diciembre me da un poco de “morriña”, como decimos en mi tierra, cambiar de año. Todos los años por estas fechas me pregunto: ¿Qué me deparará este nuevo año que entra? ¿Será mejor que el anterior? ¿Dónde estaré de aquí a un año? ¿Qué nuevos lugares visitaré? ¿Qué cosas nuevas aprenderé? Y un sinfín de preguntas cuya respuesta encontraré con el tiempo. Pero sin prisas: tenemos 365 por delante para resolver nuestras dudas☺.
Después de filosofar un poco os presento mi última creación de este año, en este caso hecha con un nuevo material que nunca os he mostrado en el blog: la arcilla polimérica. Es un material muy fácil de utilizar y barato. Es como una arcilla normal y corriente, pero usada para manualidades. Se seca al aire y necesita de una mano de pintura al terminar. Además se puede encontrar fácilmente en tiendas de papelería, bazares y, por supuesto, tiendas de manualidades.

Vamos a ver el proceso:
Comenzamos amasando la arcilla. Yo he hecho todo el proceso sobre una mesa de mármol, porque el trabajar con este material ensucia un poquito ☺
Estiramos la masa
El dibujo elegido para mi pulsera fue una hoja de roble. ¿Razón? Es un árbol típico de mi tierra y la característica más destacada de su madera es la gran resistencia que posee tanto para la creación de mobiliario como para su uso en la construcción. Por tanto, cuando veo esta hoja pienso en fuerza, un mensaje subliminal que quería que tuviese mi brazalete.
Pasamos un rodillo (o, como en mi caso, un bote redondo) para plasmar la hoja en la arcilla:
Así es como se ve la arcilla:
Comenzamos a recortar por los bordes para, a continuación, retirar la masilla sobrante. Una vez retirado todo el sobrante retocamos un poco los bordes para que quede lo más parecido a una hoja natural.
Para lograr una forma curva y que la hoja se adapte bien a nuestra muñeca la dejé secar sobre una superficie curva (en mi caso la puse sobre un bote de coca cola pero valdría cualquier otro).
Ahora sólo queda pintarla del color que más nos guste. Usé pinturas acrílicas, pero seguro que hay otras mejores para este tipo de material.
Y por último, y no menos importante, decidí rematar el brazalete con unas pequeñas cuentas semitransparentes que tenía guardadas de una antigua pulsera que se me había roto. Para unir las cuentas utilicé hilo de goma.
Y esto es todo. Espero que os guste, os animéis a hacer algo así, o, por lo menos os sirva de inspiración.
Os deseo todo lo mejor para el nuevo año: mucha salud, felicidad, trabajo y amor ☺
Cristina

Visita la entrada original AQUÍ